Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Yves Saint Laurent en Caracas

Por @mafergonp

Las venezolanas tenemos fama de coquetas y bien arregladas. Aunque en los últimos años la crisis nos ha afectado también en ese, nos cuidamos el cabello, las uñas, hacemos ejercicios y comemos sano para mantener nuestras figuras lo más estilizadas posibles y poder mostrar nuestras curvas tropicales.

Por eso para nosotras los nombres de diseñadores y modistos famosos no son extraños y aunque representan el lujo y el glamour de París o Milan somos capaces en Caracas de lucir con estilo cualquier pieza creada por ello. No en vano Carolina Herrera tiene una tienda en la capital venezolana a la que llegan piezas de todas sus colecciones y en la que siempre y, a pesar de los precios, hay compradoras.

Esto lo saben esos diseñadores y modistos que siempre nos ha tenido en su mira y uno de ellos fue el especialísimo Yves Saint Laurent. Fueron muchas las formas en las que el diseñador cambió al mundo y una de ellas fueron sus boutique de sistema ready-to-wear de alta costura.

Aunque en estos tiempos el ready-to-wear es muy popular ahora, en septiembre de 1966, Saint Laurent se convirtió en el primer couturier en abrir una boutique de ready-to-wear con su nombre. La ubicó en en el número 21 de la rue de Tournon en parís.

¿En qué consistía? Pues no era una versión más barata de sus diseños de alta costura, sino un espacio  de pruebas para nuevas ideas, creando colecciones completamente separadas. Fue un gran éxito y una importante separación del mundo de lujo y deslumbrante de los salones de la alta costura.

De estas boutique abrió una en Nueva York (1968) y Londres (1969). Pero especial mención mereció la primera sucursal en Latinoamérica ¿Dónde? Pues sí, en nuestra Caracas.

El “American way of life” se apoderó de nosotros con la llegada del petróleo, y en 1955 Susana Duijm ganó el Miss Universo. Las venezolanas eran fiel compradoras de las altas casa de lujo y esta época popularizó las joyas, las coronas y el derroche obsesivo por querer lucir bien.

Aunque al país ya había llegado Christian Dior, quien fue un suceso nacional, YSL marcó una pauta en el sentido de sus boutique ready-to-wear. Las caraqueñas y las venezolanas que podían viajar a la capital para hacerse de prendas del modisto no lo dudaron y todas lucimos, alguna vez Y aunque fuera de imitación, una prenda de la marca.

Hoy, como dije antes, las cosas han cambiado sustancialmente y cada vez es menos lo que queda en el país, pero una vez las cosas retomen su cause natural, recibieremos con los brazos abiertos a todos lo que quieran traer sus diseños y atuendos para que la ciudad recupere su lujo y glamour de otros tiempos.

Relacionado