Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Yoga Naked, una tendencia consolidada en las aulas y en la red

meditation-1670100_640

Aunque no lo creas el yoga naked no es un invento nuevo. Aunque sí es cierto que su popularización y su salto a internet viene de no hace más de tres años, cuando dos profesores de yoga de New York deciden liberarse a ellos y a toda su clase de la ropa para sentir la libertad en el aula, como medio de mejorar su expresión y para buscar un mayor contacto con su clase y consigo mismos. Desde entonces, no tardaron mucho tiempo en ofrecérlee a esta pareja de profesores neoyorquinos franquicias a lo largo del globlo, y, al mismo tiempo, la noticia de sus clases se extendió por la propia red como la pólvora.

Sin embargo no creáis que es de todo una novedad, el nudismo y el yoga han estado muy unidos desde la irrupción de este último en Occidente. Por poner un ejemplo en la década de 1960, en Estados Unidos, con el desarrollo del movimiento hippie, practicar yoga desnudos se convirtió en una práctica bastante habitual. Pero la novedad del yoga nudista actual ha sido, el haberse llevado a las aulas, convirtiéndose así, de manera casi oficial, en una nueva categoría de yoga. Eso sí, para practicarlo es necesario dejar el pudor en casa.

A cambio conseguimos importantes beneficios frente al yoga tradicional. Como categoría, el yoga nudista o naked yoga, se basa mucho más en las partes más relajadas y pasusadas del hatha yoga tradiciona, con un mayor control de la respiración, una mayor importancia de los estiramientos, la  relajación y posturas o anakas más estáticas y prolongadas. Todo ello permite un mejor contacto entre cuerpo y mente y una mayor sensación de conexión física y espiritual con nuestro cuerpo y nuestro propio yo.

También, claro está con el cuerpo y la mente de los demás participantes de aula. En este tipo de hatha yoga el nivel de relajación y las sensaciones se disparan. La necesidad de autocontrol y la adrenalina, junto con la exigencia de las propias posturas, hace que las sensaciones y la disciplina mental fluyan de una forma mucho más intensa. Nuestro cuerpo se tensa y se relaja a la vez y la sensación de paz y de esfuerzo físico y mental al salir de las aulas se convierte en una sensación mucho más intensa.

El contacto con otras personas en la clase, la consciencia de nuestro propio cuerpo desnudo, con sus imperfecciones, la libertad y la capacidad de apertura y de compartir el momento con otras mujeres y hombres, con la misma piel como vestimenta, se convierte en un cómulo de sensaciones completamente intenso y liberador. Por último las limitaciones de la ropa, especialmente la ajustada, desaparecen, y las molestas costuras, el poliester, el elastan y todos los componentes artificiales y mercantiles de nuestros vestidos de deportes desaparecen, dando lugar a una mayor sensación de naturalidad y , según se afirma, mayor efectividad del ejercicio.

 

Pero el fenómeno del naked yoga tiene una cara oculta también, pues desde la irrupción de la noticia en 2014, el fenómeno no sólo se ha llevado a las aulas de muchas escuelas tradicionales de yoga sino que se ha convertido en un verdadero fenómeno en internet. El naked yoga ha llenado las plataformas de video, en el más naif de los casos, de tutoriales, pero, además, de muchos otros formatos cuyo fin último es estimular la imaginación y el erotismo de lo los internautas, dejando de lado las connotaciones tradicionales del yoga.

No es de extrañar, las sensaciones que exporta este tipo de ejercicio son especialmente estimulantes, una exposición física en el juego entre la sensación corporal completa y el encuentro con participantes desconocidos. Así, no es de extrañar, que el mundo del erotismo y del porno se apropiaran rápidamente de él. Además de los propios tutoriales, cientos de videos han llenado la red, desde los más estimulantes y sugerentes hasta los más explícitos, pobres y chapuceros. Y, como no podía ser de otra manera, el cuerpo de la mujer se ha convertido el objeto preferido de este subgénero erótico.

Pero no te asustes, también, como en el mundo del masaje, hay vídeos estimulantes y pensados para disfrutar a solas o solos o en pareja.

 

Sin embargo, ya bien te estimule, te excite, o simplemente te apetezca como experiencia física, no olvides que el yoga nudista o yoga naked no es en sí una disciplina caracterizada por el erotismo, sino más bien por la experiencia física y natural con el cuerpo. Las clases de yoga nudista se centraron plenamente en la actividad corporal y en las sensaciones de libertad y de control entre cuerpo y mente, excluyéndose, a priori, todo componente sexual de las mismas. El naked yoga, como cualquier otro tipo de nudismo se centra en el contacto con el propio cuerpo, con la capacidad de aceptarlo como parte de nosotras y nosotros mismas, de compartir la sensación de libertad con otras mujeres y hombres, y la capacidad acercarse hacia una nueva disciplina que, aumente o no tu libido, te libere de toda ropa, de todo límite y de toda convención.

El yoga nudista podrás practicarlo en clase, en grupo, en medio de la naturaleza o en la intimidad de tu propia casa. Puedes seguir de forma colectiva o personal las pautas de un profesor o puedes seguir los tutoriales que se encuentran e internet. También puedes, claro está, practicarlo con tu pareja, o con quien tú libremente quieras, y añadir un punto erótico a su práctica. Pero no olvides que el yoga es una actividad compleja que requiere disciplina y concetración. No olvides como no podía ser de otra manera, cuando lo practiques, que, lo hagas como lo hagas, no debes olvidar la relación desnuda de cuerpo y mente. Si realmente buscas una actividad de mindfullness esta puede ser la tuya.

Relacionado