Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Ya es verano…, helado, calor y ¡gafitas de sol!

No me digas que no, venga…, las gafas de sol de casi siempre han sido el complemento perfecto para cualquier outfit que quieras llevar y, sobre todo, el complemento perfecto para que el sol no te achicharre los ojos. Bueno, si eres yo…, siempre te las olvidarás.

Sin saber exactamente cómo, las gafas de sol han pasado a ser un complemento más a una necesidad en muchas ocasiones.

Hay que decir que, según la historia y documentos, el primero en usar algo así fue Nerón. El emperador Nerón miraba las peleas de los gladiadores en una esmeralda. De esto a China, Italia…, etc. Hay mucha historia detrás de esto. Lo que nos interesa a día de hoy es cuáles son las más vendidas, las más originales o las más baratas…, en resumen, las que queremos. Ahora mismo es más un sencillo añadido que algo que nos haga falta de verdad, y eso que a veces sí es una necesidad.

En cuanto Marylin, Hepburn y estrellas de la época comenzaron a usarlas, por A o por B, tooodos querían tener unas. Y, no es por otra cosa que por la moda, por el acercamiento que creemos tener con este mundillo si nos las apañamos para hacernos con lo último, lo más top.


¿Quién no recuerda una escena con Audrey Hepburn, su cigarrillo, una taza y unas gafas de sol? ¿Quién no recuerda a Will Smith en Men In Black protegiendo su memoria con unas gafas de sol? ¿O a Brad Pitt en El club de la lucha?

Combinar unas gafas de sol, a estas alturas, se ha vuelto una forma más de moda, de estilo, por el mero hecho de sus disferentes formas, colores, variaciones… Buf, hay tantas gafas como en su época se usaban los cinturones hasta el extremo. El hecho de llevar un outfit de colores ocres con unas gafas también de la misma paleta, ya dice algo. La forma de tu cara, tu… composición, en general, también ayudan y, a la vez, complican la búsqueda de las gafas perfectas.

Créeme, lo dice alguien que ha tenido que estar en una óptica con una barbaridad de gafas rodeándola y ayudando a otra persona para encontrar sus gafas, las gafas perfectas para esa persona. Al rato, se me llegó a hacer muy interesante, al principio algo lioso, pero… la de tipos y estilos que hay. Claro, al principio iba con la idea general de tienes ojos pequeños, pues se compensan con gafas grandes y viceversa, tienes la cara redonda, pues tal… Emm…, pues no, no conté con la inmensa variedad que me topé, pero desde luego, fui haciéndolo menos complicado aportando más ideas sobre el tema de las que ya tenía.

#mokkablog

Relacionado