Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿Y PARA TI QUÉ ES EL FRACASO?

Emprendí Leonora en 2016 y como lo he dicho en diferentes ocasiones, lo hice de una manera muy natural y sin pensarlo mucho, cuando eso pasó, estaba muy lejos de pensar en fracasar o siquiera en la palabra “fracaso”.

En 2018, decidí dedicarme full time a Leonora y fue ahí cuando esa palabra apareció, lo hizo de una manera delicada y de una forma en la que mi mente me hizo notar el “riesgo” que tenia al tomar dicha decisión, sin embargo,  la palabra confort era la palabra que más ruido me generaba en aquel entonces y la que decidí silenciar para lanzarme a construir mi proyecto.

En 2020, el fracaso, se sintió cercano y fue ahí donde descubrí el miedo que me invadía con el sólo hecho de pensar en él, sentí ansiedad por días seguidos, en distintas horas del día, en mi mente cada minuto luchaba en contra de que esa palabra me atrapará, durante meses sentía que trabajan en cuenta regresiva para que “la cuarentena” terminará y así pudiera quitar esa palabra de mis temores.

Hoy ha pasado poco más de un año desde que inició la cuarentena por COVID-19, me he sentido afortunada de que el “fracaso”, thanks God, aún no ha tocado mi puerta, Leonora sigue y probablemente seguirá por varios o muchos años más, segura de eso no lo estoy,  pero afortunadamente en 2021 he logrado modificar el significado de la palabra fracaso en mi vocabulario, poco a poco voy quitándole carga a ella y a mi emprendimiento.

En 2021 he aprendido que lo único seguro en esta vida es el cambio y debemos de aprender a bailar entre él; que si el día de mañana mi emprendimiento no cumple con los objetivos como empresa o con mis objetivos personales, no habrá sido un fracaso, habrá sido el sueño más retador y el trabajo del que más haya aprendido en mis 10 años de carrera profesional.

Así que esta carta más que ser para ti querido emprendedor, la dedico a mi yo del futuro.

Anahí: Si en tus 35´s, 40´s o maybe a tus 50´s, decides que Leonora no te está generando esa alegría, esa paz y esa motivación para seguir construyendo, no habrás fracasado, probablemente, ya haz cambiado y eso también está bien, recuerda que muchas veces es mejor soltar y llevar un viaje ligero.  

Te escribo en la siguiente carta, Anahí 2021!

Relacionado