Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Wonder for People lanza colección en Wanted Design

La marca de zapatillas presentó durante la feria de diseño en Nueva York su más reciente propuesta inspirada en Colombia como territorio.  

Era la oportunidad perfecta para que Wonder for People iniciara su proceso de internacionalización. Nueva York no solo es la capital de la moda; es la puerta de entrada de muchas marcas al mercado global. Pero no es una oportunidad que tiene cualquiera; la firma nacida en Santander es una propuesta única pues reúne diferentes saberes artesanales de Colombia en cinco modelos de zapatillas, pero exhibe un diseño contemporáneo, versátil y cómodo, bañado por los colores de temporada.

Eso fue lo que llamó la atención de los compradores que asisten a Wanted Design, la feria de diseño industrial, decoración, mobiliario e iluminación que tuvo lugar en la Gran Manzana a mediados de mayo y que le da cabida a algunas propuestas de moda.

Wonder for People llegó a ella por invitación de Alberto Mantilla, diseñador industrial colombiano afincado en Nueva York, quien conoce a los fundadores de la marca, María Claudia Medina y Francisco Ocampo, de tiempo atrás. “Él vio nuestras Terranas (alpargatas) en diciembre y le fascinaron. Dijo que tenían gran potencial en el mercado internacional y que había que mostrarlas al mundo. Conoce muy bien a los organizadores de la feria y nos invitó a formar parte del stand de marcas colombianas con acento artesanal que exhiben sus propuestas allí”, cuenta María de Sagarminaga, directora de la firma.

Terranas

Las Terranas son el corazón de Wonder for People y la historia de su nacimiento fue una de las que impactó a los visitantes de Wanted Design. Estas zapatillas están inspiradas en los chocatos, alpargatas de algodón tejido y teñido con la capellada bordada en hilo negro y suela de caucho. ‘Makis’ –como llaman a María Claudia–, y su esposo Francisco las descubrieron mientras vivían en Barichara, Santander, pues es un tipo de calzado que usan los campesinos de la zona.

Indagando por su origen, la pareja conoció a Carmen Moreno, propietaria del taller de cotizas que elaboran los presos de la cárcel de San Gil, muy cerca a Barichara. Le compraron un buen número de zapatos para ver qué tanto le gustaban a posibles compradores. Durante el ejercicio Francisco se dio cuenta que la suela de caucho era lisa y no muy confortable por lo cual decidió buscar otra alternativa.

La pareja contactó también a una artesana en Charalá para que les hiciera la capellada en algodón hilado, tejido y teñido a mano. Todo fue encajando. En búsqueda de nuevos modelos y con la idea de rescatar la suela de fique trenzado de antaño, Makis y su esposo llegaron a Curití, donde artesanos crean tapetes con esta técnica. Si bien al principio les dijeron que no era posible, logró convencerlos y arrancaron a trabajar. Así le fueron dando vida a los modelos de la marca.

Una propuesta de moda sostenible

Otra de las historias que conquistó a los compradores de Wanted Design fue el uso de tinturas naturales por parte de la marca. Durante la feria, Wonder for People lanzó su línea de carteras hechas en fique teñido con cebolla y repollo; esto, sumado al uso de materiales naturales, la aplicación de procesos manuales y la cocreación con comunidades artesanas e indígenas de diferentes partes del país, convierten a la firma en una etiqueta de moda sostenible.

Fique tejido y teñido con tintes naturales

Además de apoyar a artesanos en Santander, el sello ha acogido saberes ancestrales de los camëntsa, camëntsa inga y camëntsa biya del Putumayo, quienes trabajan las técnicas de tejido y enchapado en chaquiras, y el tejido en telar vertical y horizontal con el que crean sayos y chumbes, y a los artesanos de Sandoná, en Nariño, que manejan la palma de iraca.

Tejido en chaquiras

El tejido en chaquiras está presente en la capellada de las Bambas, sandalias de suela gruesa urdida en fique; en las Cuyas, zapatos planos destalonados cuyos flecos en chaquiras están inspirados en la palma del Chontaduro, y en las Zacas, zapatos destalonados con tacón enchapado en chaquiras. Los chumbes se han acondicionado como cargaderas en la línea de carteras de cuero y gamuza de la marca, y los tejidos en palma de iraca están aplicados en otra versión de Cuyas.

Zacas con círculos de palma de iraca

Para Wanted Design, la firma creó un nuevo modelo: los tacones Curití con capellada hecha en algodón y fique. “Todos los diseños que llevamos a la feria forman parte de la colección Sayvita, nombre con el que se le conoce al Río Suárez en Guane; este afluente baña diferentes departamentos y para nosotros es la representación de la conexión que nace orgánicamente entre territorios, técnicas y saberes en nuestra propuesta, y como esto, a su vez, se conecta con la naturaleza”, explica María de Sagarminaga.

Curití

Inspirada en Colombia como territorio, en el valor de lo que nos da nuestra tierra, Sayvita explora una gama de colores que incluye mostaza, vino tinto, tonos pastel y azul oscuro. “Todos los productos tienen un elemento hecho a mano por algún artesano del país y son ensamblados en nuestro taller en Bogotá (a excepción de las Terranas que se hacen en la cárcel de San Gil)”, advierte la directora de Wonder for People.   

Gracias al gran éxito que tuvo la firma en la feria, muy pronto se verán sus zapatos y carteras en las calles de Nueva York. Mientras tanto, los colombianos pueden conocer los diferentes modelos en su recién inaugurada tienda de la Calle de los Anticuarios en Bogotá o en la que será su flagship store en Cartagena, que abrirá puertas en el mes de septiembre.

“A través de la tienda queremos ofrecer una experiencia para el cliente Wonder for People. Nuestros concepto de diseño interior conectará lo tradicional con lo contemporáneo –la misma esencia de la marca–, así que utilizaremos mobiliario hecho en Colombia, materiales naturales y rústicos, nuestros zapatos y carteras, y lo combinaremos con tecnología de punta a través de pantallas para proyección de video y de una vitrina diferente, esto con el fin de que la gente vea que sí es viable mezclar las dos cosas y que la artesanía está más vigente que nunca, que es actual y se puede usar cotidianamente”, concluye María.

Relacionado