Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Vivir una vida que merece la pena ser vivida

Necesitamos un remezón… Pero uno fuerte!

Javiera Suárez lo encontró “gracias” al cáncer.

¿Qué hacía ella antes de ser diagnosticada, hace tres años atrás?

Probablemente hasta sus 33 años llevaba una vida bastante normal, como usted o como yo…

Tenia su trabajo, sus amigos, lo pasaba bien, tenia sus proyectos…

Pero vino el remezón y despertó en ella todo su poder! Levantó a una mujer gigante, que se movilizó y además inspiró a cientos de personas.

Su legado de mantendrá por mucho tiempo.. Sus frases y pensamientos registrados en distintos medios y redes socialesserán reproducidos más allá de su muerte.

Pero lo más importante.. Ella murió teniendo claro su propósito.

Esta cruda enfermedad despertó en ella el propósito de su vida y lo que la despertó cada mañana de estos últimos tres años.

Una vida con propósito, es una vida que merece ser vivida, aunque sea corta… Es una vida apasionante.. Una vida que deja huella.

Vivir 90 años sin propósito, es lo mismo que estar muerto.

Si no lo has encontrado aún, búscalo!

No esperes que una enfermedad terminal te impulse a hacerlo.

¿Cuál es tu propósito? ¿Qué es lo que te anima a levantarte cada mañana y agradecer este regalo que es el presente?

Nadie sabe cuando ese regalo ya no llegue más, y no exista un mañana

Relacionado