Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Vistiéndome para la vida

Elegir una vestimenta lo suficientemente decente para cada día nos puede resultar un poco complicado, principalmente porque se convierte en una tarea diaria, y segundo, no siempre tenemos ropa que nos haga ser el centro de las miradas.

Y está bien.

Hasta las personas dedicadas al mundo de la moda tenemos problemas para vestirnos de vez en cuando, hay ocasiones en las que nada nos parece bien, días en que actuamos como que nuestro clóset estuviera vacío, aunque en realidad esté repleto de todo tipo de ropa.

Comprendo muy bien que no siempre quieras vestir “decentemente”, y que haya veces en las que deseas salir a la calle con un par de tenis, una camisa floja y un pantalón para hacer ejercicio, pero debo recordarte algo, cada mañana te estás vistiendo para la vida y no solamente para el día.

¿Quién asegura que ese día no conocerás al amor de tu vida?

O sea, ¿qué pensará de alguien que viste como que fuera al gimnasio aunque en realidad va a realizar sus tareas diarias?
Con esto no quiero sonar superficial, pero la forma en que vestimos proyecta una gran imagen de lo que somos, y es un hecho verdaderamente cierto; tú no me dejarás mentir, ya que en alguna ocasión habrás juzgado a alguien por su vestimenta, y si nunca lo has hecho, quizá al que juzgaron fue a ti.

No sé tú, pero yo me fijo hasta en la ropa interior que me pongo, porque como decía mi abuelita “no vaya a ser que tenga un accidente y los doctores (o los de la funeraria) me vean con un calzón todo roto”; resulta gracioso, pero es cierto, cada día estamos vistiéndonos para la vida, comenzando desde el humor en que nos levantamos hasta la ropa que usamos.

Yo no sabía que ponerme hoy, entonces me coloqué una sonrisa y fui feliz, porque entendí que mi estilo se proyecta desde adentro hacia afuera.

¿Y tú? ¿Cómo decides vestirte para la vida?

Relacionado