Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

“Vintage no significa segunda mano”

REPORTAJE | Desde hace varias décadas en países como Estados Unidos y Suecia la compra de la ropa vintage ha estado muy extendida entre la sociedad, sin embargo, en España esta moda no ha tenido una gran repercusión hasta hace unos años. El motivo por el que este tipo de prendas han tenido un gran desarrollo entre los más jóvenes es porque como dicen muchos de los que las usan: “te hace sentir único y original”. Además, uno de los putos más importante es que se trata de un tipo de moda sostenible con el que ayudamos a cuidar y a conservar el planeta. Cada vez más vamos viendo como en las tiendas convencionales luchan por sacar en sus nuevas colecciones prendas similares, lo que hace que al fin y al cabo todos acabemos yendo igual vestidos.

La tienda de ropa vintage Picos Pardos está situada en Madrid en la zona de Malasaña. Y gracias a su fundadora y dueña de la tienda, Sonia Sánchez, su negocio se ha convertido en uno de los más visitados y transitados de la zona, sobre todo, por la gran acogida que tuvo en su instagram superando los 16000 seguidores. Debido al auge de la ropa vintage, la zona de Malasaña se caracteriza por su gran número de locales de venta de este tipo de ropa y es aquí donde asisten chicos y chicas procedentes de todas partes de España en busca de ropa vintage.

Es muy común que confundamos el término vintage con Segunda Mano, sin embargo, no tienen nada que ver un término con el otro. Vintage, según nos explica Sonia, hace alusión a aquellas prendas de ropa que tiene un mínimo de 10 años, aunque otros prefieren hablar de ropa que va desde los años 20 hasta los años 80 y ropa de segunda mano hace alusión a las prendas de ropas antiguas, sino que son prendas de ropa que han pertenecido con anterioridad a alguien, es decir, que la persona que posee este tipo de ropa es su segundo propietario.

Los inicios de este tipo de tiendas no fueron fáciles ya que cuando comenzaron a aparecer estas nuevas tendencias, no tenían el suficiente auge para ser visitadas y conocidas por un gran numero de personas. Sin embargo, aunque no fueran suficientemente conocidas, eran muchas las páginas web que había dedicadas a la venta de este tipo de ropa y gracias al desarrollo de internet y, más concretamente, de las redes sociales, entre las que mencionamos a Facebook o Instagram, estas webs publicitaban sus prendas entre sus seguidores y poco a poco consiguieron abrirse un hueco dentro del mercado.

Según afirma, Natalia, dependienta de Flamingos Vintage, otra tienda de ropa vintage situada en la zona de Malasaña: “Ha habido una evolución, ahora mismo es como que está muy de moda. A todo el mundo le gusta ir a tiendas de segunda mano porque llevas algo que es diferente o porque te quieres diferenciar del resto, de zara, mango, H&M… aunque todavía sigue habiendo reticencias”. Con esta declaración nos damos cuenta de que la gente lo que busca ahora es diferenciarse y resaltar, ya que estamos en una época en la que los cambios cobran protagonismo y lo que se pretende con la ropa es expresar como eres al igual que lo haces cuando escuchas un determinado estilo de música o cuando te compras un determinado modelo de coche.

El motivo principal de que esta ropa haya tenido tanto auge entre los jóvenes ha sido en gran parte porque los famosos y modelos de nuestro país han sacado este tipo de prendas y se han hecho virales. Entre las que podemos destacar a la actriz Ana Polvorosa y Leticia Dolero luciendo camisas con cuello de pico con botones hasta el cuello y que no sean muy ajustadas para reflejar fielmente el estilo vintage. También podemos destacar a la actriz Amaia Salamanca luciendo un pantalón capri o tobillero convirtiendo esta prenda en todo un símbolo de identidad.

A la izquierda Ana Polvorosa y a la derecha Leticia Dolero luciendo ropa vintage

A la izquierda Ana Polvorosa y a la derecha Leticia Dolero luciendo ropa vintage / Agencia EFE

La actriz Amaia Salamanca luciendo ropa vintage

La actriz Amaia Salamanca como icono de referencia de la moda vintage / Agencia EFE

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de las tiendas de ropa vintage traen la ropa de lo que se conoce como Remake USA, es decir, utilizan a EE.UU como principal proveedor de sus productos, sin embargo, cada vez más los diferentes dueños de este tipo de tiendas deben innovar y buscar otros lugares donde poder conseguir este tipo de enseres ya que sino todos los establecimientos ofrecerían al publico prendas iguales o similares. Según nos cuenta Sonia, este tipo de prendas se pueden adquirir en España, sin embargo, al desplazarte a otro país las prendas son mucho más baratas y normalmente cuentan con una calidad superior. A parte de EE.UU., un país muy exportador de ropa vintage es Corea ya que es uno de los principales distribuidores, el cual aparte de su propia ropa dispone también de ropa japonesa, china y tailandesa entre otros países asiáticos. Un problema creciente es que cada vez se vuelve más difícil buscar determinadas piezas ya que hay una gran demanda y una gran competencia de estos artículos. Así, los proveedores de lo vintage venden este tipo de prendas a un precio muy por encima de lo que costaban en un principio, por lo que resulta complicado para los dueños de las tiendas hacer frente a este problema debido a que cada vez es más difícil poner un precio asequible para que no exceda el valor de lo que se pide por una prenda nueva de una tienda convencional.

Se puede decir que el vintage se mantendrá a lo largo del tiempo porque en muchos países como Inglaterra y EE.UU, llevan vendiendo este tipo de prendas muchos años atrás donde era muy habitual encontrarte artículos vintage en mercadillos, tiendas físicas e incluso se lleva a cabo una moda muy habitual en Australia y EE.UU de sacar las prendas que ya no usas y venderlas particularmente en la calle. Sin embargo, como todas las modas dentro de unos años esta tendencia perderá peso y aparecerán nuevas tendencias que dejarán lo vintage en un segundo plano, pero sin desaparecer lo que obligará a sus dueños a renovar y evolucionar el concepto que se tiene de vintage.

 

 

Relacionado