Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Un nuevo complemento en tu armario

La situación actual que por desgracia estamos viviendo estos días, nos enfrenta a un reto sin precedentes que obliga a adaptarse a las circunstancias, el escenario es muy distinto al que teníamos hace apenas mes y medio y toca una nueva normalidad.

PRE COVID-19

Para muchos de nosotros, ver a una persona con mascarilla por la calle nos producía una cierta sensación de extrañeza e incluso de intranquilidad, ya que la asociamos a una enfermedad contagiosa más o menos grave, lo cual estigmatiza al portador de esta prenda. Pero en las sociedades asiáticas, y especialmente en China, este complemento se ha utilizado durante mucho tiempo por diversas causas, como la contaminación en las ciudades, o la cuestión cultural de respeto al prójimo que conduce a usarla para no contagiar a la gente que tenemos alrededor cuando estamos enfermos.

Entre las medidas de protección a las que nos tenemos que acostumbrar, aparece un complemento que sin duda será el dominador absoluto y al que hasta ahora en nuestras sociedades occidentales no se le había dado el protagonismo que le corresponde.
Efectivamente, hablamos de la mascarilla, una prenda que tradicionalmente se ha reservado para los ambientes sanitarios, pero que a partir de ahora nos acostumbraremos a ver en todo tipo de situaciones.

En el mundo artístico y cultural, la mascarilla ha sido puntualmente utilizada por artistas e iconos de la música como Justin Bieber, Rosalía, Jhay Cortez, Hailey Baldwin, Bad Bunny para simbolizar la excentricidad, y pero también ha sido usada como objeto de denuncia social como por ejemplo en la serie “El cuento de la criada”. En el que las sirvientas llevan mascarillas en escenas particularmente duras de la serie como símbolo de la lucha feminista y contra las políticas ultraconservadoras.

Captura de pantalla 2020-05-06 a las 11.38.10
HULU

ÉTICA O ESTÉTICA

El uso de las mascarillas responde a la creciente necesidad de protección ante el virus, pero una vez que su uso esté extendido y generalizado, el diseño de las mismas tomará un papel protagonista.

Los expertos en tendencias ya consideran la pandemia un detonante para la expansión de un complemento de moda que ya llevaba tiempo apareciendo en sus análisis.

No debemos frivolizar ni olvidarnos de que la finalidad de este complemento es protegernos para ello es necesario que las mascarillas cumplan los criterios de seguridad pero la ética no está reñida con la estética buscamos un todo, una mascarilla funcional y fashion.

Al inicio de esta pandemia se empezaron a confeccionar mascarillas para tratar de cubrir la emergencia sanitaria: mascarillas quirúrgicas , EPIS… Pero ya se están empezando a comercializar las realizadas con TNT (tejido no tejido) de un solo uso, con diferentes colores y estampados e incluso con filtros de diferentes colores, que nos recuerdan a la serie Chernóbil.

Por otro lado están las mascarillas de algodón, muchas empresas de moda se han puesto a confeccionar en masa mascarillas con estampados de todo tipo, hasta el momento son un tanto improvisadas, pero poco a poco se irán sofisticando y se empezarán a confeccionar mascarillas con una mayor carga de diseño, para posteriormente iniciar una fase en la que entrarán en juego otros factores añadidos como el lujo y la exclusividad.

Una vez que se haya convertido en un complemento habitual, llegará la innovación y la preocupación por aspectos como la sostenibilidad, igual que ha ocurrido con el resto de la moda. Se verán mascarillas con diferentes targets: mascarilla para el trabajo, para ir de fiesta, infantiles, etc; de manera similar a lo que ocurre con algunos complementos por excelencia, como son los bolsos o los zapatos.

Relacionado