Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Un diálogo constante con la moda mexicana

En la colonial y multilaureada San Miguel de Allende, La Kolectiva by Hoja Santa es un espacio y un concepto que expresa las búsquedas y los logros del diseño nacional con toda su vanidosa identidad

Energía, vitalidad, expresiones de la sofisticación y el estilo con una identidad propia son elementos determinantes de La Kolectiva by Hoja Santa, un concepto que desde su propio origen y su evolución advierten también la ruta que San Miguel de Allende, su sede, ha tenido para convertirse en una de la ciudades con mayor relevancia en el panorama turístico internacional.
Y es que junto con todo su esplendor arquitectónico e histórico, la población guanajuatense es también un bastión de cultura contemporánea, efervescente y dinámica, en el que la moda mexicana juega un papel estratégico. La definición del vestir como una forma del ser e interactuar no es un estado inconsistente entre las calles del centro histórico de San Miguel de Allende. Lugares como Hoja Santa, y Hoja Santa en particular, para ser más precisos, han escrito un extenso, profuso y creciente capítulo en torno a la moda mexicana, sus actores, sus dimensiones, sus alcances, en estas latitudes de enigmático barroquismo.

“Creemos en la sofisticación y en el valor incuestionable del trabajo artesanal. Hay un enorme talento en nuestro país que es fundamental difundir y apoyar. Todo parte de una necesidad imperante de entender a los diseñadores, brindarles apoyo y en esa misma frecuencia tener siempre presente una consigna de responsabilidad social, apoyando asimismo a distintas organizaciones altruistas”, expresa Adriana Criollos, fundadora de este espacio que hoy se distingue como uno de los máximos escaparates del diseño mexicano.
“Hoja Santa es el resultado de una serie de diosencias, más que de coincidencias”, expresa Adriana en torno a la evolución de La Kolectiva, una propuesta que fue cobrando forma a partir de distintas experiencias, consejos pero, sobre todo, “de aprender regándola”.

“Somos muy creyentes y estamos convencidos de que en la vida hay diosencias que nos van llevando para conseguir buenos resultados. Una de las cosas que nos quedan claro es que hay que compartir y crear vínculos con la gente, con los empresarios, que permitan avanzar a los diseñadores que participan con nosotros. Nos interesa promover la moda, pero mucho más que eso: nos enfocamos en fomentar la amistad; así como el amor y el respeto por el trabajo”, resalta.
En sintonía con Adrián Ramírez, coimpulsor de esta gran aventura en desarrollo continuo, Adriana ha configurado un mapa conceptual que permite a los diseñadores proyectar su trabajo desde una perspectiva honesta tanto para el público como para ellos mismos.

“Manejamos 40 marcas, todas ellas mexicanas, con la inclusión de algunos diseñadores invitados de otros países. Uno de los puntos medulares de lo que es el DNA de Hoja Santa nos lo dio Bertha González Nieves, directora de Casa Dragones, quien en su momento resaltó que la identidad de Hoja Santa debía centrarse en el diseño mexicano.
“A partir de esa definición, nos hemos enfocado en impulsar el diseño nacional. Es una labor constante de interacción, de diálogo, de descubrimiento de diseñadores con una visión propia y clara de la moda. Recibimos muchas recomendaciones y sugerencias. Tenemos mucha comunicación con los diseñadores para saber que es lo que buscan, cuáles son sus expectativas, incluso para definir cuál es su momento y su temporada ideales. Hoja Santa es muy incluyente; pero también buscamos tener muy claros los nichos de mercado, que haya una motivación en el trabajo y para aceptarse cada quien en su dimensión real”, apunta Adriana.

“Fuimos la primera boutique que trajo glamour a San Miguel de Allende. Actualmente somos un referente para la gente que viene de paseo, a la celebración de una boda, de un evento social, y busca un concepto original para lucir o complementar su vestuario. La moda además no es un concepto que solo atraiga a las mujeres; hemos visto crecer la cantidad de hombres que nos visita y adquiere prendas. No competimos con las tienditas, ese es un segmento aparte. Estamos muy contentos de promover el diseño mexicano y que seamos la plataforma para que se proyecte hacia distintas latitudes”, subraya Adrián Ramírez.

“Nos interesa promover la moda, pero mucho más que eso: nos enfocamos en fomentar la amistad; así como el amor y el respeto por el trabajo”

http://www.hojasantaboutique.com/

Relacionado