Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Un cuarto de sal para el bienestar

En Bogotá abrió las puertas el primer centro de haloterapia, una terapia totalmente natural y libre de medicamentos que consiste en respirar un ambiente saturado por micropartículas de sal natural de origen mineral. Conoce sus beneficios*.

*Con información suministrada por la Dra. Donajy Bracho Romero, asesora médica de Cuarto de Sal 

Cuando llegas a Cuarto de Sal, al norte de Bogotá, y ves una de las dos salas acondicionadas para la realización de haloterapia, la primera sensación es la de una playa recreada en la ciudad. Una fina arena de sal de mina recubre el suelo, hay sillas con cojines acolchados y tumbonas para relajarse durante los 45 minutos que dura cada sesión. La música es relajante y la luz crea un ambiente único para el bienestar.

La haloterapia es una terapia natural complementaria que ha demostrado ser eficaz para ayudar a aliviar ciertas afecciones respiratorias, así como problemas de la piel; además, fortalece el sistema inmunológico. Consiste en respirar micropartículas de sal pura y natural de origen mineral a una temperatura, humedad ambiental y concentración muy pequeña, en una sala recubierta de sal.

En este ambiente controlado se unen las propiedades únicas de la sal rosada del Himalaya, importada de Paquistán; la sal de la mina de Zipaquirá, y la tecnología más avanzada en terapias de aerosoles de sal seca con 99.5 % de pureza, traída de Dinamarca, todo para la higiene preventiva, respiratoria, dermatológica y en general para brindar una mejor calidad de vida y bienestar a quienes asisten a cada sesión.

La sal tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y antibacterianas, de ahí que diversos estudios hayan resaltado sus beneficios para el tratamiento de la bronquitis, la gripe común, la neumonía, la rinitis, la sinusitis e incluso el Epoc, porque mejora la capacidad respiratoria y ayuda a aflojar la suciedad acumulada en los bronquios para que sea expulsada. 

Ideal para las alergias

Gracias a las propiedades naturales de la sal, la haloterapia se convierte en una excelente alternativa para las alergias, ya que es antiséptica y antibacteriana lo cual reduce notablemente la posibilidad de contraer infecciones respiratorias. Es anti-inflamatoria, por tanto disminuye la inflamación de las vías respiratorias, así como la dificultad para respirar y permite una mejor oxigenación celular. También ejerce una acción expectorante, ayudando a limpiar las vías respiratorias, a eliminar las flemas y la mucosidad. 

También ha demostrado tener buenos resultados en el tratamiento del asma pues las propiedades antiinflamatorias de la sal contribuyen a que se reduzca la inflamación y llegue más aire a los pulmones, ofreciendo un alivio instantáneo en las crisis asmáticas. Si las sesiones se mantienen, los episodios pueden espaciarse y ser más moderados; por supuesto, estas terapias son complementarias al esquema médico del paciente.

Mejora la salud de la piel

La haloterapia tiene, además, grandes beneficios para la piel, en especial si tiene algún tipo de afección inflamatoria, porque las sales ayudan a que sane y se recupere. Por su acción antiséptica, elimina las impurezas, y por sus propiedades iónicas, favorece la microcirculación de oxígeno a nivel de la dermis, lo que estimula la producción de colágeno. Además, es eficaz en patologías como el acné y la psoriasis, ya que disminuye los estados inflamatorios y la reacción exagerada de la piel. 

Como si fuera poco, fortalece el sistema inmune, contribuye a la relajación y ayuda a dormir mejor los días en que tiene lugar la sesión. 

¿Cómo funciona?

Un halogenerador pulveriza la sal de tipo farmacéutico y la transporta a través de un ducto a cada sala, creando una especie de neblina ligera que ocupa todo el espacio. Cuando se alcanza la concentración ideal, un sensor le indica al aparato que se detenga y cuando la concentración baja, le indica que se encienda. Así trabaja durante los 45 minutos de la sesión. 

Es una terapia complementaria para todos los integrantes de la familia, desde niños de 3 meses, hasta personas de la tercera edad; e incluso, es apta para mujeres embarazadas previa autorización de su médico tratante.

Relacionado