Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Top 5 de series que cruzan historia y moda

Las series se han convertido en nuestro pasatiempo favorito gracias a la aparición de plataformas que convierten nuestro hogar en un cine, cuando queremos y como queremos. El vestuario en estas producciones es central, ya que no sólo complementa la ambientación, sino que también le pone sentimientos a los personajes. Las prendas acompañan a la historia que se quiere contar, pero no siempre se realiza de la mejor forma. En esta selección les dejo una selección de las grandes series históricas que permitieron contextualizar de forma fidedigna el periodo que abarcó la serie.

En primer lugar, debe estar Mad Men, serie algo vieja, pero que Prime Video la tiene disponible para ver. Cada temporada se desarrolla en el periodo de la distensión de la Guerra Fría, en dónde Estados Unidos enfrentó una gran ola de movimientos sociales que revolucionaron su sociedad. El vestuario es protagonista absoluto, la indumentaria se adscribe entre el periodo denominado “Camelot” y Watergate. Un trabajo impecable de la diseñadora de vestuario, Katherine Jane Bryant, que tuvo en cuenta las tendencias que abarcan en ese momento una industria estadounidense que quería posicionarse también en la industria de la moda. El vestuario acompaña a cada uno de los personajes y los sumerge en sus identidades a pesar del cambio de décadas. Los procesos históricos que muestran la serie realmente visibilizan la vida cotidiana, las presiones morales y las diferencias sociales y de género propias del periodo. Una serie que debes ver si te gusta la moda y la historia, mucho más si te gustan los 60 en donde aparece la sociedad de consumo.

Don Draper (Jon Hamm), Joan Holloway (Christina Hendricks), Pete Campbell (Vincent Kartheiser), Peggy Olson (Elisabeth Moss) and Roger Sterling (John Slattery) – Mad Men – Season 3 – Photo Credit: Frank Ockenfels/AMC

Viajo un poco en el tiempo, para darle el segundo lugar a la serie Versalles. Si bien históricamente tiene algunos problemas ya que en la segunda temporada aparecen referencias a la magia, que puede perder quizás al espectador que no conoce la realidad, es una serie maravillosa. Ambientada en el siglo XVII, en el gobierno del rey Sol, Luis XIV, en el momento en el que crea la “moda” como una herramienta de comunicación y sometimiento a su corte. La serie se ancla en la construcción del emblemático Palacio de Versalles y la creación de la corte francesa que muchos especialistas han estudiado con gran devoción. Para los fans de la historia sobre todo la primera temporada, es como leer la obra de Norbert Elías. En su libro “La sociedad cortesana” y “El proceso de la civilización” realiza un estudio socio histórico que cómo eran la corte de Luis XIV e influencian el comportamiento de la sociedad moderna y capitalista; y sí la serie representa muy bien ese estudio. El vestuario fue diseñado por Madeline Fontaine y representa exactamente el espíritu de la época y la identidad de cada personaje, incluso de las clases sociales bajas.

La tercera serie de este top 5, avanza en el tiempo cronológico, para situarme en la Primera Posguerra, estoy hablando de Peaky Blinders. Esta serie ambientada en los años 20 muestra una visión diferente de los llamados “años locos” en la moda. El traje de tres piezas de los personajes principales es más que pertinente con la industria sastre inglesa. La influencia de su éxito ha provocado en las temporadas 2018 y 2019, la tendencia del estilo rudo de los gánsteres en las pasarelas masculinas, así como en personajes influyentes. El fanatismo que ha despertado en los espectadores de la serie encontraron un desliz en el vestuario, en una de las últimas temporadas el protagonista se muestra con ropa interior de Calvin Klein, marca que claramente no existió en la década que refleja la serie. Cuando las series son muy exitosas suelen tener estos errores, al igual que algunos distanciamientos con la realidad histórica; pero claramente son ficción y por lo tanto los perdonamos. Vale la pena volver a ver esta serie para calmar la ansiedad del posible estreno el año próximo de la sexta temporada.

En cuarto lugar, tengo que mencionar una de mis series favoritas, al nivel de Breaking Bad. No se si para vos haya un reemplazo, para mí The Americans es sublime. Hace unos años vi la primera temporada y ninguna plataforma subía esta serie completa, hasta que Prime Video en noviembre subió las seis temporadas y estoy fascinada. Ambientada en el final de la Guerra Fría, mediados de la década del 80, la serie relata la vida de una pareja de espías de la KGB en Estados Unidos. Esta serie muestra la vida cotidiana en un momento emblemático en la historia del siglo XX. Katie Irish fue la diseñadora de vestuario de la serie, su trabajo es fenomenal, visibiliza de forma muy concreta los cambios que la pareja pasan durante el día, como una pareja de dueños de una agencia de viajes, y por la noche, las mejores caracterizaciones para realizar sus trabajos como espías. Esta última es un juego para la vestuarista, ha relatado en varias entrevistas, le encantaba ridiculizar a los personajes con sus disfraces. La indumentaria de todos los personajes de la serie (principales y secundarios) fueron adquiridos en tiendas de segunda mano. Para los fans de las hombreras y el estilo exagerado de los 80 tienen que avanzar en la serie para verlo bien plasmado. El recorrido de la moda y de los personajes tiene algunas similitudes con Mad Men, esta idea de que las tendencias pueden aparecer en un determinado momento, pero son usadas en la vida cotidiana mucho después de su nacimiento. Creo que esa es una gran clave de estas series, el poder mostrarles a los espectadores que el desarrollo de las tendencias o lo que se aprende en la historia de la moda en la vida real tenía sus propios tiempos.

Por último, pero no menos importante, vuelvo a viajar en el tiempo esta vez al final del siglo XIX, plena época eduardiana, en la que se desarrollan las primeras tiendas departamentales, en este caso la más importante en Gran Bretaña: “Selfridge & Co”.  Mr. Selfridge, la serie estuvo mucho tiempo en Netflix y el año pasado la sacaron lamentablemente. Es muy interesante ver cómo va creciendo la industria de la moda y la venta en estos grandes almacenes, que muestran al espectador la historia de los centros comerciales y el emprendedurismo. El carácter del Mr. Selfridge es ideal para motivarte en tu emprendimiento, podrás ver como una idea se puede hacer realidad y ser la mejor de todas. Otra serie que se relaciona y que fue estrenada en simultáneo fue The Paradise o el paraíso de las mujeres. La serie retrataba a una muchacha que tenía mucha iniciativa y encanto para la venta, y que poco a poco se convierte en el alma de este almacén. Esta serie es anterior y retrata el cambio histórico entre la producción seriada y la desaparición de la producción artesanal. Ambas series son una delicia para viajar en el tiempo y conocer los cambios que hicieron la experiencia actual de compra.


Bonus

Mr. Selfridge y The Paradise, intentaron llenar el vacío de otra serie, que merece mensión especial, ya es un clásico de este cruce entre moda e historia, estoy haciendo referencia a la maravillosa: Dowton Abbey. Sino la vista estas a tiempo, Prime Video la tiene en su plataforma. Es una serie exquisita desde sus personajes, ambientación y obviamente su vestuario. Serie y película sin impecables en su vestuario. Cada prenda muestra los cambios emocionales de los personajes, así como los cambios de época. El vestuario estuvo a cargo de Anna Robbins, que manejó toda la estética al mínimo detalle desde la familia Crawley hasta los sirvientes. Desde los modelos emblemáticos de Fortuny, pasando por Chanel y Poiret, tanto la peli como la serie nos dejaron un retrato exacto de la moda de los 20. A no perderse esta serie y a volver a verla para los fanáticos.

No puedo dejar de cerrar este top sin hacer referencia a la última serie de época que Netflix nos regaló: Los Bridgerton. Esta serie está basada en la novela de Julia Quinn, que consta de 8 tomos, por lo que seguro habrá muchas temporadas de la serie. El vestuario ha generado bastante controversia ya que no es tan exacto como el de Downton Abbey y creo que está bien. Me parece que la historia es plena ficción y tiene poco también de realidad histórica. Los personajes tienen cierto desenfado que en la realidad no se hubieran expresado. La ambientación en general se remite a la Regencia Inglesa (1810), pero quizás la narrativa y la vida adolescente tiene ciertas similitudes con Gossip Girl. Cuando escuché la voz en off en los primeros minutos del capítulo, no pude dejar de asociarla con esa serie. Dice Vogue España, la responsable de los estrambóticos atuendos es la neoyorquina de 71 años Ellen Mirojnick… vuelve a superarse a sí misma, llenando un vestuario de época con un aire fresco y lleno de fantasía… El vestuario de los Bridgerton es una mezcla de la época de la Regencia en Londres, en la que investigó Mirojnick a través de dibujos y pinturas, y ciertas pinceladas de los años 50 y 60, con especial énfasis en Christian Dior y sus vestidos New Look. Es claro que el rigor histórico no está puesto en ninguno de los puntos de la serie, pero me parece que vale la pena mirarla, la visión de los personajes sobre el mundo me pareció muy tierna e interesante. Me parece demasiado pedirle a una serie que sale de una ficción el rigor histórico completo, más cuando la historia que se quiere contar tiene personajes tan encantadores. A mirarla que es una serie más que pochoclera. 

¿Cuál es tu top de series que cruzan historia y moda? Te leo…

Relacionado