Un ejemplo: si vas a llamar desde Estados Unidos a un celular mexicano marcas el (52) —porque es México—, el (646) porque nuestro ficticio compañero está en Baja California y luego los siete números de su teléfono personal.

¿Para qué tanto  enredo?

La cosa es que nos estamos quedando sin números en el país. Entonces, al tener 10 dígitos “se podrá garantizar mayor disponibilidad de numeración para la creciente necesidad de líneas que existe por parte de todos los proveedores de servicios de telecomunicaciones”, dice el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Claro, también ayuda que será más simple cuando todos los teléfonos estén homologados.

¿Algo más?

Recordar que este sábado, 3 de agosto, entra en vigor la nueva marcación en México, aunque habrá un ratito de “convivencia” con la anterior marcación para que no te agarren en curva… tampoco habrá ningún cambio en los costos y cobros de llamadas. De paso, actualiza tu agenda telefónica por si tienes algún teléfono guardado con el (044) o (045) deberás quitárselo y guardar todo a 10 dígitos. 

Si te quedaron dudas o tienes alguna pregunta muy específica, entra a la página www.ift.org.mx, llama al 01 800 2000 120 (a partir del 3 de agosto será el 800 2000 120) o llena al IFT de preguntas en sus redes sociales.