Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Todo lo que necesitas saber para crear una tabla de quesos perfecta

Cualquier momento del día es bueno para comer queso. En compañía o a solas, según se dé la circunstancia. Con vino, pan o mermeladas. De postre o plato principal. Con bebidas frías o con aguardiente. Con frutos secos, champagne o chocolate. Cualquier opción que tu elijas, será la buena.

Vestir las mesas con queso, siempre es un gran acierto, eso sí, puede que sea el queso el que termine siendo el anfitrión de la mesa (seguro).

Y ahí surge la pregunta que muchos os hacéis: ¿cómo pongo el queso en la mesa? Pues bien, confieso que ese es uno de los momentos que más me gustan y con el que más disfruto cuando tengo invitados en casa; preparar tablas de queso. Escucho a Frank Sinatra, me visto cómoda, me pongo en zapatillas y manos al queso.

¿Dónde pongo el queso?

Primero decido en qué superficie voy a presentar el queso; madera, pizarra, una quesera de cristal o un plato bonito. Prefiero la madera, me gusta ese punto rústico que queda sobre la mesa, pero con cualquier opción nos quedará bonito. Después cojo los quesos de la nevera, preparo los cuchillos para cortarlos y los corto en frío.

¿Cuántos quesos pongo?

Uno, tres, cinco, siete o nueve, pero siempre impar (una manía) ese es mi criterio, tú puedes hacer lo mismo o si te apetece poner alguno más o alguno menos, tampoco importa, pero una selección con siete tipos, ya es muy completa.

¿Qué tipos de quesos elijo?

Lo importante en las tablas, es elegir quesos que sean muy distintos entre sí. Buscar quesos totalmente diferentes en cuanto a la pasta, algunos cremosos otros más secos, en cuanto a las cortezas, cortezas lavadas, con ceniza, enmohecidas, naturales, quesos distintos en cuanto el origen del animal, vaca, cabra, oveja… de esta manera mientras los vamos degustando iremos apreciando las diferencias que muestran entre ellos, los distintos matices y texturas. Empezaremos de suaves a más fuertes e intensos.

¿Cómo sabemos qué quesos son los más fuertes o los más suaves?

Importantísimo, dejarnos aconsejar por un profesional. Ir a nuestra tienda de confianza, habitual o una tienda especializada. Que nos den información sobre lo que vamos a descubrir y según nuestras preferencias y gustos personales, que nos recomienden y nos guíen.

¿Corto todo el queso?

Todo no, también queda bonito dejar pequeños trozos de quesos sin cortar, o incluso algunos enteros. Esto nos dará volumen y altura a nuestra tabla y siempre quedará más elegante. Una vez tenemos todo el queso cortado y preparado que fluya nuestra creatividad.

Crea tu tabla de quesos favorita. Déjate llevar, veras que es una tarea divertida, fácil y relajante (al menos para mi). Pero te doy algunas ideas:

  • Tabla de quesos por países; buscaremos que cada queso sea de un país distinto.
  • Tablas de quesos estacionales; como bien dice el nombre, escogeremos quesos únicamente de temporada.
  • Tabla de queso como queso protagonista; montaremos la tabla con un único queso y le daremos todo el protagonismo, acompañándolo porque no, de algún maridaje, para que sea más completo.
  • Busca un tema y adapta tu tabla a él, por ejemplo, “Paseo por la Toscana” (quesos italianos) , “Cielo azul”(quesos azules) , “Río salvaje”( quesos atrevidos y fuertes).

Crea, imagina e inventa. Y para terminar, no olvides que en una tabla de quesos siempre es recomendable poner un queso azul, no olvides que los quesos en el momento de comerlos tienen que estar bien atemperados. (Mínimo 1 hora fuera de la nevera)

Recuerda que las cortezas se comen, la corteza también es queso.

Acuérdate de terminar tu tabla con algún elemento decorativo, ya sea desde poner algunos trozos de fruta, unos cuantos crackers, algo de frutos secos, pan, mermeladas o hasta incluso poner a un lado de la tabla una cuchara y un cuchillo para el queso. No olvides saber el orden para una correcta degustación y lo más importante de todo; disfruta.

Muchas veces creemos que hacer una tabla de quesos es una tarea demasiado laboriosa y solo para expertos. Falso. Anímate, compra queso, busca una superficie y crea. El queso necesita ser amado. Ámalo tu también.

Marta Medrán, Quesommelier

Relacionado