Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

TIE DYE, TRENDY QUÍMICA

Tie dye = Atar y teñir, esa es la idea. Un procedimiento bien antiguo que conlleva reacciones químicas para conseguir prendas únicas con mirada hippie; libertario e independiente como molécula en reacción.

Ahora vuelve a estar de moda, si es que alguna vez se marchó completamente, y puede ser un impulso hacia la sostenibilidad textil. La gestión de residuos es un gran problema medioambiental y la “fast fashion” contribuye a aumentar los niveles de contaminantes en la producción textil. Racionalizar el consumo y reutilizar prendas dándole una segunda vida contribuirá a la lucha por el Medio Ambiente para dejar un mundo mejor. Dale una segunda oportunidad a las prendas usadas con esta divertida técnica y trabajarás por la sostenibilidad.

La abuela de tie dye es la técnica japonesa shibori, donde el bloqueo de zonas que quedaban blancas o sin tinte se realizaba con palos, hilos, dobleces y conchas. Atar (Kanoko shibori), enrollar, fruncir o retorcer hasta conseguir patrones impresionantes que definiesen a la población por su indumentaria del siglo VII.

La técnica de tie dye es una reacción química de tinción en casa: se inicia con la preparación de la tela  añadiendo sales disueltas (fijador) para ionizar posiciones de la las fibras proteicas listas para enganchar tintes. Por eso es importante que el tejido sea fibra natural: algodón, bambú, seda, cuero o lino. Esta reacción de iniciación se lleva a cabo sumergiendo la prenda en la disolución de carbonato sódico durante 20 minutos. Consigue que las proteínas del textil sean capaces de “atarse” al colorante intensamente por fuerzas intramoleculares  (enlace covalente) y de forma más ligera  por intercambio iónico.

Si pudieras acercarte muy de cerca al algodón, tan cerca como para ver su estructura, te percatarías que tiene algo familiar. Prácticamente es celulosa (polímero natural formado por unidades de glucosa) capaz de desenredar su polimerización en medio hidrolítico degradando el enlace o glucosídico.

Ahora piensa en una ovejita y su uso textil, la fibra proteica de la lana es la queratina con sus 19 aminoácidos unidos en espiral como bucles de pelo. Somos más parecidos de los que pensamos al mundo animal.

Solo nos faltan las fibras sintéticas y así entender por qué no sirve para la técnica tie dye. El nailon es una poliamida, polímero producido de la reacción entre el ácido adípico y hexametildiamina produciendo la sal de ambos. La resistencia química es mayor que en el caso de las fibras proteicas al medio básico y altas temperaturas. Para que llegue a teñirse, debe reducirse el grado de polimerización, algo que no se consigue sumergiendo la prenda en disolución acuosa de la sal carbonato.

El poliéster posee una estabilidad molecular especial debido a estar compuesto por fragmentos aromáticos en su estructura. En él se mantienen fuertes fuerzas intermoleculares que limitan la tinción y le proporcionan estabilidad.

En cuanto a tintes, para el algodón el más empleado han sido los ftalogenos cuyo precursor es la ftalocianina. Los tintes reactivos forman un enlace covalente con la fibra de celulosa en estado húmedo y rápidamente gracias a su bajo peso molecular.Poseen una estabilidad térmica excepcional,son ligantes con sistemas conjugados π de colores intensos. son pigmentos comerciales con una solubilidad generalmente baja, pero con derivados sulfonados solubles en disolventes polares.

Los tintes que contiene grupos diazo usan el par de electrones no compartidos del nitrógeno sin emplean electrones del doble enlace reaccionan con el grupo amino de la fibra en medio acuoso.así consiguen que también se implique en la reacción el ciclo aromático consiguiendo la ciclometalación al formar enlaces entre el metal e hidrógeno y el metal y carbono del ciclo. Los diazocompuestos formados se destruyen bajo la luz de sol directa.



Los tintes con grupos naftol o tintes azoicos se unen a la fibra debido a su alta afinidad por la celulosa en agua fría.
Los tintes reactivos se emplean desde 1956 y su característica es la reacción química con la fibra proteica formando enlaces covalentes.

 El tipo de enlace formado depende del  grupo reactivo.

Los colorantes transfieren su color por absorción y formación de enlaces químicos estables a la tela pero también muestran la magia de la química.En fábrica de texturas tenéis el kit preparado para hacer tie dye en casa incluyendo los tintes. Vienen en estado sólido, en polvo de un color, y cuando lo disuelves cambia de color. !Química mágica!

Como sé que tienes ganas de probar la química de atar y teñir, reaccionar y jugar, tienes el kit preparado de fábrica de texturas que usé yo. Echa un vistazo a todo lo que producen, tanto talleres presenciales como kits “hazlo tú mismo” bajo su lema: “Experimentamos con artes plásticas y técnicas artesanales para hacerlas más cercanas y actuales.”

!Aprovéchate que el kit está de promoción y pon la química al sol!.

Relacionado

TIE DYE, TRENDY QUÍMICA

Tie dye = Atar y teñir, esa es la idea. Un procedimiento bien antiguo que conlleva reacciones químicas para conseguir prendas únicas con mirada hippie; libertario e independiente como molécula en reacción.

Ahora vuelve a estar de moda, si es que alguna vez se marchó completamente, y puede ser un impulso hacia la sostenibilidad textil. La gestión de residuos es un gran problema medioambiental y la “fast fashion” contribuye a aumentar los niveles de contaminantes en la producción textil. Racionalizar el consumo y reutilizar prendas dándole una segunda vida contribuirá a la lucha por el Medio Ambiente para dejar un mundo mejor. Dale una segunda oportunidad a las prendas usadas con esta divertida técnica y trabajarás por la sostenibilidad.

La abuela de tie dye es la técnica japonesa shibori, donde el bloqueo de zonas que quedaban blancas o sin tinte se realizaba con palos, hilos, dobleces y conchas. Atar (Kanoko shibori), enrollar, fruncir o retorcer hasta conseguir patrones impresionantes que definiesen a la población por su indumentaria del siglo VII.

La técnica de tie dye es una reacción química de tinción en casa: se inicia con la preparación de la tela  añadiendo sales disueltas (fijador) para ionizar posiciones de la las fibras proteicas listas para enganchar tintes. Por eso es importante que el tejido sea fibra natural: algodón, bambú, seda, cuero o lino. Esta reacción de iniciación se lleva a cabo sumergiendo la prenda en la disolución de carbonato sódico durante 20 minutos. Consigue que las proteínas del textil sean capaces de “atarse” al colorante intensamente por fuerzas intramoleculares  (enlace covalente) y de forma más ligera  por intercambio iónico.

Si pudieras acercarte muy de cerca al algodón, tan cerca como para ver su estructura, te percatarías que tiene algo familiar. Prácticamente es celulosa (polímero natural formado por unidades de glucosa) capaz de desenredar su polimerización en medio hidrolítico degradando el enlace o glucosídico.

Ahora piensa en una ovejita y su uso textil, la fibra proteica de la lana es la queratina con sus 19 aminoácidos unidos en espiral como bucles de pelo. Somos más parecidos de los que pensamos al mundo animal.

Solo nos faltan las fibras sintéticas y así entender por qué no sirve para la técnica tie dye. El nailon es una poliamida, polímero producido de la reacción entre el ácido adípico y hexametildiamina produciendo la sal de ambos. La resistencia química es mayor que en el caso de las fibras proteicas al medio básico y altas temperaturas. Para que llegue a teñirse, debe reducirse el grado de polimerización, algo que no se consigue sumergiendo la prenda en disolución acuosa de la sal carbonato.

El poliéster posee una estabilidad molecular especial debido a estar compuesto por fragmentos aromáticos en su estructura. En él se mantienen fuertes fuerzas intermoleculares que limitan la tinción y le proporcionan estabilidad.

En cuanto a tintes, para el algodón el más empleado han sido los ftalogenos cuyo precursor es la ftalocianina. Los tintes reactivos forman un enlace covalente con la fibra de celulosa en estado húmedo y rápidamente gracias a su bajo peso molecular.Poseen una estabilidad térmica excepcional,son ligantes con sistemas conjugados π de colores intensos. son pigmentos comerciales con una solubilidad generalmente baja, pero con derivados sulfonados solubles en disolventes polares.

Los tintes que contiene grupos diazo usan el par de electrones no compartidos del nitrógeno sin emplean electrones del doble enlace reaccionan con el grupo amino de la fibra en medio acuoso.así consiguen que también se implique en la reacción el ciclo aromático consiguiendo la ciclometalación al formar enlaces entre el metal e hidrógeno y el metal y carbono del ciclo. Los diazocompuestos formados se destruyen bajo la luz de sol directa.



Los tintes con grupos naftol o tintes azoicos se unen a la fibra debido a su alta afinidad por la celulosa en agua fría.
Los tintes reactivos se emplean desde 1956 y su característica es la reacción química con la fibra proteica formando enlaces covalentes.

 El tipo de enlace formado depende del  grupo reactivo.

Los colorantes transfieren su color por absorción y formación de enlaces químicos estables a la tela pero también muestran la magia de la química.En fábrica de texturas tenéis el kit preparado para hacer tie dye en casa incluyendo los tintes. Vienen en estado sólido, en polvo de un color, y cuando lo disuelves cambia de color. !Química mágica!

Como sé que tienes ganas de probar la química de atar y teñir, reaccionar y jugar, tienes el kit preparado de fábrica de texturas que usé yo. Echa un vistazo a todo lo que producen, tanto talleres presenciales como kits “hazlo tú mismo” bajo su lema: “Experimentamos con artes plásticas y técnicas artesanales para hacerlas más cercanas y actuales.”

!Aprovéchate que el kit está de promoción y pon la química al sol!.

Relacionado