Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Tendencias sobre tecnología educativa

Han surgido avances tecnológicos recientemente pero la esencia de la educación no ha cambiado de forma radical en estos últimos años. Está claro que en la base de toda buena enseñanza mucho tiene que ver la figura del profesor.

Sin embargo, están naciendo nuevas metodologías y recursos que pueden ayudar a los docentes a motivar a sus alumnos, involucrándolos más en el proceso de aprendizaje y logrando así un mejor rendimiento académico.

Claves para impulsar el sector educativo:

1. Blockchain

Empezó como una forma de controlar transacciones monetarias, pero esta tecnología se ha trasladado ya a otros sectores de la economía y de la sociedad en general.

Dentro del entorno educativo, hablamos de un sistema que permite certificar los currículos de los alumnos, sus calificaciones y su desempeño académico.

Con Blockchain, empresas, empleados y candidatos tendrían acceso a informaciones esenciales antes de una nueva incorporación en el mercado académico y/o laboral.

2. Protección de datos

La norma, en líneas generales, actualiza y amplía las obligaciones ‘digitales’ de las empresas. Ahora, será aún más importante tener en cuenta que la información personal de los alumnos no esté siendo utilizada con fines comerciales o que su huella digital no esté siendo monetizada por grandes empresas tecnológicas como redes sociales.

3. Tecnologías inmersivas: Realidad aumentada y realidad virtual

Hoy por hoy, es evidente que los alumnos están materialmente conectados a sus móviles, tabletas y portátiles. Ya no podemos huir de una realidad en la que el aprendizaje es, aunque sea de forma parcial, digital.

La tecnología inmersiva aplica la realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) en las prácticas educativas, tratando de que la persona que entre en contacto con la tecnología se sienta inmersa en ambas realidades para lograr objetivos determinados.

4. La verdad relativa

Desde tiempos inmemoriales, nos hemos acostumbrado a creer que la información transmitida por los libros de texto y medios de comunicación es totalmente cierta y en consecuencia, fiable.

La llegada del siglo XXI ya trajo consigo algunos cambios importantes al respecto, cuando muchos usuarios han comenzado a estar particularmente atentos a las fuentes de información y su veracidad.

Es crucial que los docentes del siglo XXI cuiden especialmente este aspecto, y sean capaces de transmitir a sus estudiantes una visión crítica de la realidad.

Relacionado