Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Tendencias: “Poke bowl”

Se trata de una ensalada originaria de Hawaii que se convirtió de a poco en la nueva moda gastronómica en varios países del mundo, que combina el pescado crudo o marinado con varios ingredientes como pueden ser arroz, quinoa, vegetales, frutas, alga wakame o brotes de soja, entre otros. Enfin, con todos los igredientes que una comida saludable debe tener.
El ingrediente principal es el pescado, que puede ser atún, salmón o pulpo. Sin eso no podemos hablar de poke bowls. La palabra “poke” significa cortar o rebanar, muy adecuado para el caso ya que todos los ingredientes que forman la ensalada están cortados y se sirve en un bol. Un plato ligero y fácil de digerir pero con un alto valor nutritivo ya que se combinan distintos ingredientes. El pescado aporta proteínas y ácidos grasos esenciales; la quinoa o el arroz contienen hidratos de carbono y se obtienen fibras, vitaminas y minerales de la verdura o la fruta.
Puedes prepararlo con los ingredientes que quieras. lo mejor es apostar por la variación y realizar distintas combinaciones. Un plato lleno de posibilidades y con pocas limitaciones. Eso me gusta. Mucho :-)
Para los europeos un bol de poke se ha convertido en una comida completa, con ensaladas incluidas, desde la berza de moda, kale, hasta algas, pepino o aguacates (el público quiere que lleve todos esos ingredientes) y, desde luego, pescado o marisco. De modo que aquí va una, entre tantas que existen, de preparar:

Poke bowl de atún picante
½ k de ventresca de atún en una loncha de 2-3 cm, 1 cucharada de salsa sriracha, 1 cucharada de semillas negras y blancas de ajonjolí, 1 cucharada de vinagre de arroz o 2 de zumo de lima o limón, 1 trozo de rizoma de 2 cm de jengibre pelado y rallado, 2-3 montoncitos de algas wacame secas o congeladas, 2 cebolletas chinas –alargadas– lo blanco por un lado y lo verde por otro en juliana, 2 cucharadas de salsa de soja, 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, y 60 g de arroz.

Limpiar las cebolletas y cortarlas como se indica en los ingredientes.
Cortar el atún en cubos de 3 cm de lado y colocarlo en una ensaladera en la que se han mezclado antes la salsa de soja, una cucharada de aceite de oliva, lo blanco de las cebolletas, el jengibre rallado, el limón y el vinagre. Revolver y dejarlo en adobo el tiempo que se tarda en hacer todo lo demás.

Remojar las algas hasta que estén rehidratadas y blandas –unos 20 minutos–. O descongelarlas y lavarlas al chorro de agua fría. Escurrir y, en un tazón, revolverlas con los granos de ajonjolí de los dos colores y ½ cucharada de aceite de ajonjolí. Dejar en reposo.

Mientras se hace todo lo anterior, cocer el arroz en volumen doble de agua hirviente salada en un cazo. Cuando se haya terminado el líquido, apagar el fuego y tapar el cazo. Dejar reposar unos minutos, descubrir y revolver. Dejar enfriar.

Repartir en un lado de cada bowl el arroz y las algas en otro. Escurrir el atún del adobo y distribuirlo sobre el arroz y las algas de los dos cuencos. Mezclar el jugo resultante con el resto del aceite de ajonjolí. Probar de punto de sal, de acidez y de picante y corregir según gustos. Verterlo repartido entre los dos bowls. Esparcir por encima lo verde de la cebolleta. Servir de inmediato.

Relacionado