Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Tendencias: lo que veremos en el segundo semestre de 2022 según Inspiramais

La naturaleza, la hiperconexión, lo esencial, el ansia de escape y la ancestralidad son algunos de los temas que inspiran la moda que se vivirá a finales del próximo año. ¿Quieres saber más?

Durante los tres días de encuentro virtual de Inspiramais, el programa que unifica el lenguaje de las industrias de la moda, anticipa el desarrollo de materiales y aglutina a todos los segmentos de la cadena, las tendencias giraron en torno al concepto “Future Proof” o la búsqueda de un futuro más seguro, responsable y relevante.

Según el coordinador del Centro de Diseño de la feria, Walter Rodrigues, interpretar el momento que vivimos y descubrir nuevos códigos, comportamientos y necesidades para establecer conexiones entre empresas o entre empresas y consumidores que faciliten los negocios, se vuelve urgente e imprescindible.

“Reflexionar sobre la creación de nuevos códigos, ajustar los caminos entre moda, performance, sustentabilidad e inclusión, se ha convertido en la narrativa principal de las últimas décadas, un mantra que resuena en la sociedad”, enfatiza.

Sobre las exigencias que nos demandan estos nuevos tiempos y la aceleración y digitalización de nuestro día a día, está claro la “prueba de futuro” es ahora.

Teniendo lo anterior como base, las siguientes son las inspiraciones más importantes para la temporada 2022_II:

Fragmentados

Esta tendencia anuncia el uso de materiales con mucha textura que generan la sensación de fragmentación. También el aprovechamiento de los ya existentes para darles nueva vida (upcycling) y los estampados inspirados en las vetas naturales de las piedras que trasmiten durabilidad, belleza y energía. 

Este concepto influye también al universo streetwear que evoca siluetas propias del mundo deportivo con prendas en las que se aplican franjas contrastadas o cuentan con cortes que ofrecen la idea de movimiento y dinamismo.

Las formas son predominantemente fluidas y tienen caída sin importar el material, o se construyen a manera de esqueleto, como si hicieran falta algunos pedazos.

Hipervisual

Estamos hiperconectados. La información que recibimos excede nuestra capacidad de procesamiento. Esta situación, potenciada por la pandemia, hace que la paleta de color se intensifique, que haya una hipercolorización, la misma que se percibe a través de las pantallas. 

Impera el maximalismo y una visión intensificada de la energía, el movimiento y la vibración. Esto se evidencia en estampados ópticos trabajados con tonos hipersaturados, en las suelas aerodinámicas, en los efectos de brillo, en el exceso de grafismos y en la fuerza de la combinación de los colores. Todo tiene la intención de generar impacto. 

La ancestralidad juega un papel muy importante. La pandemia cerró fronteras y nos obligó a mirar hacia dentro; esto fortaleció el sentimiento “tribal”. De ahí la preponderancia de estampados inspirados en la cultura africana, así como prints étnicos o provenientes de culturas indígenas, no como una apropiación sino como un trabajo de cocreación.

Naturar

Si bien el verbo naturar no existe, una de las mayores apuestas del segundo semestre de 2022 es “vivir la naturaleza”. Lo anterior se refleja en materiales y texturas irregulares, cueros grasos, tejidos con relieve, apariencias rústicas y telas orgánicas trabajadas con la intervención de la tecnología.

Continúa la imperiosa necesidad de “protección”. De ahí que se privilegien materiales con superficies fáciles de limpiar y que brinden la sensación de seguridad, así como siluetas utilitarias.

La convivencia con el virus ha llevado a muchos a querer escapar, al menos mentalmente, de esta realidad ineludible. Esto se expresa en siluetas, materiales y colores que remiten al concepto de fantasía.

Free Spirit 

Esta tendencia señala la acogida de valores seguros, aquello que nos es esencial y atemporal, pero hecho con materiales de alta calidad que garanticen una vida más larga. Las siluetas son clásicas, aunque llevan detalles de diseño. Los colores son neutrales (canela, camel, marrón, negro y azul marino).

Surge un nuevo romanticismo con tejidos delicados, acabados sutiles, siluetas victorianas, flores Liberty, corazones y encajes. 

Esta especie de clasicismo moderno se traslada también al universo jeanswear, que se muestra estructurado en trajes de dos piezas.

Se anuncia el retorno de los cuadros escoceses, el protagonismo de los monogramas en las marcas y la joyería falsa que simula la alta joyería. Así mismo, un concepto de confort que se mantiene vigente en la ropa del día a día para trasladar a la rutina diaria la sensación de autocuidado y el tacto de materiales que abrazan y acogen, como los que eliges para estar cómodo en casa. 

Se destacan los tejidos con volumen y los estampados botánicos y de flores en gran formato, con detalles que ofrece la fotografía macro. También elementos gráficos coloridos, sobre todo geométricos, que recuerdan movimientos artísticos de los años setenta.

¿Qué tendencia te llama más la atención? Cuéntame en los comentarios.

Relacionado