Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Susana Saulquin: La muerte de la moda

La reseña de esta semana es de un libro que te recomiendo leer si quieres saber un poco más del sistema de la moda visto desde la sociología y quieres crear conciencia de compra o si eres parte del grupo de personas que cree que es necesario cambiar nuestros hábitos de consumo para tener un mundo mejor, si eres diseñador, mercadólogo, psicólogo  o retailer, si estás harto de que las tiendas te ofrezcan un millón de prendas diferentes cada dos semanas, si crees que necesitas un vestido o traje nuevo para cada fiesta o simplemente si te gusta ser curioso.

ALERTA DE SPOILER

Al hablar de moda, es difícil conectarla con un solo concepto, algunos diseñadores hablan de ella como si fuera no solo lo que viste al cuerpo, si no lo que esta alrededor del cuerpo vestido, el estilo de vida, lo que está pasando a nivel social. Susana Saulquin habla de la moda como sinónimo de muerte y ¿Tiene alguna relación con el concepto de los diseñadores? La respuesta es si, ambos son efímeros, la vida está en constante cambio y es precisamente eso lo que nos permite avanzar.

La autora narra el desarrollo de la moda en la actualidad y como se encuentra en proceso de su desarticulación. A partir de 1995 empieza un sistema que entra en transición cada 25 años aproximadamente para reagruparse bajo nuevos parámetros que lo sustenten, dando como resultado una metamórfosis necesaria para diluir la moda en un sistema general de indumentaria. Parte de eso ocurre debido al contexto social en el que nos desarrollamos; por ejemplo, la masificación del internet que logró tener influencia en la modificación de las formaciones sociales del mundo creando una doble reacción. La nueva forma cultural comenzó a superponerse a la sociedad industrial y postindustrial creando una interesante complementación debido a las características específicas que definen a cada una de ellas que a su vez produce en la sociedad sentidos y comportamientos ambivalentes como las tendencias y el diseño independiente. El reordenamiento social es evidente y marca un rumbo hacia las individualidades y necesita un tiempo de maduración.

“Con la pérdida y el agotamiento actual del concepto de organización, las aceitadas partes de la maquinaria de la moda se rebelan y se apartan del centro dominante; por lo tanto el sistema, al desarticularse, participa del mismo destino y ocaso que la sociedad industrial y moderna.”

SS

En algún punto de la historia la moda se volvió sinónimo de consumo masivo y descontrolado por lo que pensar en la muerte de una condiciona automáticamente la muerte de la otra. Roland Barthes determina que la historia no puede actuar de manera analógica sobre las formas, pero puede hacerlo sobre el ritmo de esas formas para transformarlas o cambiarlas. Si nos ponemos a pensar en la revolución industrial podemos concluir que la producción en masa nació para vestir al proletariado y así lentamente mató el sistema de jerarquización según la indumentaria. Actualmente la moda rápida, sigue teniendo el mismo fin, sin embargo, las clases altas han contribuido a que el enfoque haya sido utilizado de manera errónea. Antes la moda dictaba la forma de ser y el estatus social de cada quien, sin embargo después cada quien le dictaba a la moda como debía ser. Es importante recalcar que la moda vende un estilo de vida real e imaginario pero es utópico y efímero.

“La saturación y el consiguiente desequilibrio que originaban los cambios en los comportamientos provocaron una paulatina desestructuración de las partes del sistema de la moda, que a, al no poder responder de manera organizada y sin un poder centralizador, pasó a una instancia superior y más compleja en su evolución.”

SS

Para darle un poco de valor al punto anterior, me gustaría poner como referencia visual la moda en los años 70 que fue justo cuando la gente comenzó a manifestar sus ideales por medio de revoluciones sociales que cuestionaban sus valores y es la época en donde personalmente considero que la moda era más extraña y exótica. Una de las desventajas de conocer más es precisamente que el consumidor cada vez se volverá más estricto en sus necesidades. La moda había dejado de ser auténtica para convertirse en híbrido de culturas y uniformarnos, sin embargo al desaparecer las diferencias marginales ahora que las máquinas ya no pueden llenar sus expectativas, requieren de trabajos artesanales y manuales en donde la técnica, duración y calidad comienzan a tomar importancia.

Al querer ser diferentes del resto, la moda en grandes producciones comenzará a morir lentamente y para salvarla se debería de marcar más la corriente subterránea

Se me hace curioso como la autora habla de los hippies como los únicos que se respaldaron en una filosofía coherente y la relaciona con la oposición ante el consumo irresponsable, hoy en día casi 80 años después la tendencia global más aceptada por la mayoría de la población sin importar creencias, zona geográfica, edad o sexo se inclinan por el estilo de vida natural e igualitario en el que una de las cosas más importantes es el consumo responsable y la producción sustentable, que curiosamente pareciera ser la salida adecuada de la moda.

El diseño individualizado y personalizado será la principal fuente de atracción hacia el nuevo modelo de indumentaria que está por nacer, ropa que le quede bien al cuerpo en movimiento, de buena calidad y con propuesta creativa que represente la personalidad de cada individuo. Las prendas interactivas cada vez más comenzarán a tener mayor auge  debido a su estructura y terminaciones de alta calidad que permitirán jugar a diseñarse a si mismo.

MUERTE = MODA

MODA = CADUCIDAD

La muerte es un proceso de anulación y lo que viene después revoluciona todo el ciclo anterior, para muchas culturas la muerte es un paso a la ascensión del alma al cielo. La moda es igual, todo lo está a la venta está en proceso de muerte, una vez comprado ya no es moda y todo aquello que está en venta ya revolucionó. La moda es cambio, pero no todo cambio es modo. El futuro viene como un retroceso y una recuperación espiritual y esencial del hombre.

“Imágenes que, articuladas, permiten armar identidades alternativas, meros artificios. Tanto el artificio como la simulación se nutren de la imitación, que es el núcleo esencial de la imagen y la moda”

SS

Ser, es distinto de parecer. El hombre actual nutre su imagen de todo lo que pasa a su alrededor, para bien o para mal, somos una mezcla de críticas y prejuicios, la moda te permite tener aceptación sin importar quien seas, si no, lo que parezcas. La moda disfraza la soledad y el desamparo en éxitos y triunfos, el narcisismo es una mentira y una contradicción absoluta ya que al preocuparse por lo que distinga automáticamente entra en una homogeneización.

Para la autora, los mexicanos no le tememos a la muerte, si no que nos angustia la vida, quizás sea ésta metáfora una de las razones principales por las cuales la moda sigue sin ser una prioridad para la mayoría de la población.

Susana Saulquin narra como Eros y el romanticismo buscan su union con el tanatos del mundo racional. Lamentablemente desde la revolución industrial hemos vivido en una sociedad no preparada obsesionada por la producción y el consumo. Actualmente el consumidor se encuentra en una búsqueda de la racionalidad en el diseño. La sociedad nos ha inclinado a separar la violencia y la crueldad en un aspecto público y la vida y el placer en un aspecto privado.

Así como la sociedad se desarticula y reordena, la moda también y si todo sale bien dejará de ser moda para ser un sistema de indumentaria, que incluiría lo que se conoce como no moda y antimoda. La no moda se refiere a todo lo que jerarquiza el poder, como uniformes. Y la antimoda es una protesta ante la oposición de los valores centrales de la sociedad, que después pasa a convertirse en moda.

PRODUCTO – MODA

PRODUCTO – INDUMENTARIA

La moda antes jerarquizaba, ahora busca diferenciar pero manteniendo una conexión social. Para que eso suceda, los condicionantes colectivos deben de cambiar. La marca, el estatus socio-económico, moda, clase e imagen personal cambiarán a favor de condicionantes como el autoestima y el placer de posesión, que tendrá que ver con el tacto, la valoración y la imagen de cada quien. Aunque suene que la indumentaria será fija y estable también será personalizada con juegos de múltiples variaciones en colores y texturas. La tecnología, como antes lo mencionaba, aquí va a tener demasiada importancia.

A pesar de que la moda nació en la revolución industrial, no significa que si muere la moda, mueran los avances tecnológicos, si no, más bien va a tener un nuevo canal.

La multiplicidad de núcleos busca que la indumentaria nos una a todos como genero humano sin importar la edad, el sexo, el lugar de origen, la clase social, etc. La moda utiliza a los humanos como marionetas.

HOMBRE + NATURALEZA + CULTURA = NUEVO DISEÑO

La nueva cosmovisión incluye las necesidades del cuerpo en movimiento y la variedad de materiales, una nueva segmentación estará disponible en lugar de “hombre- mujer” y será juventud- madurez, el vestido será un nuevo comunicador de trascendencia personal. Las personas comenzarán a comprar en lugar de consumir.

  • CONSUMIR: Homogeniza, facilita la integración, sociedad industrial, obsesión por la producción.
  • COMPRAR: Abandona lo masivo, conocimiento de diseño, calidad, etc., incluyente en la sociedad y lo natural. Es más racional y responsable.

En lo personal pienso que la autora marca muchos puntos importantes que pueden ser rescatados y tomados en cuenta para lo que sería el futuro de la moda, como el hecho de que la sociedad está teniendo un cambio notable en su forma de pensar, muchos ya buscan comprar cosas que verdaderamente tengan una utilidad y sean responsables desde el momento en el que la idea fue pensada. Incluso para los estudiantes actuales se están implementando materias que  inculquen responsabilidad social y ambiental.                                                              

Podemos ponernos a pensar en todas las acciones contraproducentes que han sido provocados por las empresas que se dedican a la producción masiva de ropa y la verdad es que el único error que han tenido ha sido buscar su bienestar propio. Me encanta pensar en la idea que la sustentabilidad a pesar de que su enfoque esté más inclinado al ambiente no deje de lado el trato social, considero que es necesario que la sociedad se someta a una revolución de pensamientos para hacer del mundo un conjunto de humanos responsables. La moda necesita vivir esa revolución también ya que al ser una de las áreas del diseño y el arte tiene la posibilidad de tomar miles de ideas buenas que sean efectivas y productivas para ayudar a la revolución social. Hemos llegado al punto en que es necesario que la moda o la indumentaria nos marque el ritmo a nosotros de manera natural, y no nosotros a ella porque hemos demostrado que no estamos preparados para eso.

Otro punto que me parece importante recalcar es la fecha en la que el libro fue escrito, actualmente ya son 7 años de que sucede justo lo que la autora dictaba que iba a pasar, marcas como Levi’s, Stella Mc Cartney, Max Mara e incluso H&M han decidido aprovechar el estatuto de “The Ten by TED” donde invita a los diseñadores a tener conciencia en la producción y el cuidado post-consumidor teniendo en cuenta la innovación ante todo.

México lamentablemente no es un país ejemplo sin embargo ya está empezando a seguir el ejemplo de otros países y creo que pronto tendrá resultados reconocidos a nivel mundial por la creatividad natural y la necesidad de supervivencia que tenemos como ciudadanos.

Relacionado