Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Surfactante Catiónico, ¿qué es?

323973_grande_Hm2A45BmSurfactantes

Surfactante es un término que deriva de surfactant, un vocablo inglés. Éste, a su vez, es un acrónimo formado a partir de la expresión surface active agent (que puede traducirse como “agente activo de superficie”).

Los surfactantes son agentes químicos “activos en superficie” (su nombre es un acrónimo inglés: “surfactant”, de surface, superficie; active, activo, y -ant, -ante); cuando los surfactantes se disuelven en agua se concentran en interfases, como agua-aire o agua-aceite, y ahí ejercen diversas funciones: humedecen, emulsifican, dispersan y solubilizan; favorecen o impiden la formación de espuma; son antiestáticos y lubricantes; también dan brillo y afectan a ciertas propiedades reológicas. Un surfactante es un elemento que actúa como detergente, emulsionante o humectante y que permite reducir la tensión superficial que existe en un fluido. Por lo general se trata de sustancias que ejercen influencia en la zona de contacto que se crea entre dos fases.

Cabe destacar que la tensión superficial refiere al nivel de energía que se necesita para que un líquido incremente su superficie por unidad de área. Esto quiere decir que hay una resistencia en el líquido a incrementar la superficie.

Los surfactantes, que también se denominan tensioactivos o tensoactivos, se componen de partes hidrófobas (que rechazan el agua) y partes hidrófilas (que son solubles en agua). De este modo, cuando el surfactante se vincula al agua, las moléculas del primer grupo quedan en el nivel superficial, mientras que las hidrófilas se sumergen. Esto hace que se formen burbujas, por ejemplo.

Debido a estas características, los detergentes sirven para el lavado de ciertos objetos. Estos surfactantes, cuando entran en contacto con agua, desencadenan diversos fenómenos que permiten generar espuma y arrastrar la grasa y otras sustancias adheridas a aquello que se desea lavar.

Los surfactantes son generalmente compuestos orgánicos anfifílicos que en medios acuosos migran hacia las superficies acuosas para que su componente hidrosoluble permanezca en la fase acuosa y el hidrófobo quede fuera de esa fase. Este organización y agregación de las moléculas de surfactante en las interfases agua-aire o agua-aceite afecta a las propiedades de estas superficies.

surfactantes La cabeza del anfífilo es la parte hidrófila y define el tipo de surfactante porque puede ser:

  • No iónica (sin carga) en los surfactantes no iónicos.
  • Iónica:
    • Con carga negativa, en surfactantes aniónicos.
    • Con carga positiva, en surfactantes catiónicos.
    • Con carga tanto positiva como negativa, en surfactanes zwitteriónicos o anfóteros.

La cola de los surfactantes es la parte hidrófoba y puede ser:

  • Una cadena hidrocarbonada (p.e., hidrocarburos aromáticos, alcanos, alquenos, cicloalcanos).
  • Una cadena alquil éter:
    • Etoxi (que aumenta el carácter hidrófilo del surfactante)
    • Propoxi (que incrementa el carácter lipófilo del surfactante)
  • Una cadena fluorocarbonada.
  • Una cadena de siloxano.

En la actualidad se están desarrollando estructuras de surfactantes con dos grupos hidrófilos y dos lipófilos en la misma molécula; estas estructuras se conocen como surfactantes diméricos o “Gemini” y suponen la ventaja de tener mayor actividad a concentraciones más bajas que los surfactantes habituales no diméricos.

Por sus propiedades, los surfactantes se encuentran en numerosos productos: detergentes, pinturas, adhesivos, cosméticos, … y en torno a ellos hay muchas ramificaciones industriales, pero no todos los surfactantes son productos industriales. Hay surfactantes naturales como las saponinas, que son productos vegetales; la lecitina, utilizada en la industria alimentaria como emulsificante; o los ácidos biliares y el surfactante pulmonar que tienen importantes funciones fisiológicas.

formas-de-usar-suavizante-de-ropa-para-limpiar-la-casa-1

Los surfactantes reducen la tensión superficial del agua, lo que permite que ésta se pueda extender y humedecer distintos tipos de superficies, algo muy útil en el proceso de lavado. Para lavar añadimos surfactantes, jabones o detergentes, porque el agua sola no elimina la suciedad de las prendas. La parte hidrófoba de las moléculas de jabón y detergente es atraída por los componentes grasos de la suciedad de la prenda mientras que su parte hidrófila interacciona con el agua; estas fuerzas opuestas hacen que esa suciedad se desprenda de la ropa y pase al medio acuoso quedando incorporada en el interior de las micelas que forman los componentes anfifílicos de los surfactantes. Se origina entonces una emulsión de grasa/aceite en agua y con el aclarado esa emulsión, con la suciedad incorporada, se elimina. Resumiendo, los surfactantes limpian al actuar como emulsificantes permitiendo que aceite y agua se mezclen para eliminar los componentes grasos de las manchas. Que el agua esté templada o caliente también ayuda a liberar más suciedad de las prendas e igual ocurre con la agitación mecánica. La eficacia del lavado requiere, por tanto, de un equilibrio entre la energía química que proporcionan el jabón o el detergente (más otros posibles componentes), la energía térmica (temperatura del agua) y la energía mecánica (movimiento de la lavadora o del lavado a mano).

Un suavizante textil es un producto que se utiliza comúnmente en el proceso de lavado de ropa.

El suavizante se comercializa disuelto en agua y se añade en forma líquida a la lavadora. Los ingredientes más importantes de los suavizantes son los tensioactivos catiónicos, habitualmente del tipo amonio cuaternario. Estos tensioactivos se adhieren a las fibras del tejido, proporcionando suavidad. Proporcionan también volumen, esponjosidad y otorgan propiedades antiestáticas. Hacen que las prendas sean más fáciles de planchar y ayudan a reducir la aparición de arrugas. Por último, pero no menos importante, los suavizantes aportan a la ropa una fragancia.

La industria de los suavizantes está concentrando sus productos cada vez más. Los suavizantes concentrados tienen un mayor porcentaje de tensioactivos catiónicos. En la actualidad los suavizantes textiles se comercializan con una concentración de tensioactivos catiónicos que oscila entre el 8 y el 15%, en contraposición con los suavizantes diluidos comercializados durante los años 90, que tenían una cantidad de materia activa próxima al 5%. Los suavizantes concentrados requieren dosis más pequeñas, ocupan menos espacio, es necesario menos plástico para su envasado y al caber más unidades por camión, emiten menos dióxido de carbono a la atmósfera.

Como ya habréis adivinado, este elemento lo podemos encontrar en los Suavizantes de Ropa de ESSENS, bajo la Categoría HOME CLEAN, pero a diferencia de otros suavizantes, el nuestro tiene entre el 15-30%; por lo que es aún más concentrado y eficaz que los “convencionales”. En el siguiente Artículo os presentaremos este maravilloso producto para el Hogar.

Si quieres hacerte con un bote de Suavizante, mándame un WhatsApp al 684132691 o búscalo y cómpralo las 24 horas del día en NUESTRA TIENDA ONLINE.

.

Relacionado