Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Supreme: El éxito de la marca de las tiendas vacías.

Nadie conoce a su responsable. Su ropa apenas se encuentra en establecimientos. Y sin embargo, la marca Supreme cumple dos décadas de éxito imparable.

La idea de Jebbia era crear ediciones limitadísimas de cada prenda para que la demanda superase ampliamente a la oferta, y convertir cada camiseta, cada tabla, en un objeto de deseo. Con el logo, ya dejó sus intenciones claras. Era icónico, fácilmente reconocible…y un plagio. De nivel, pero plagio. Se “basó” en los cuadros de la artista conceptual Barbara Kruger que, durante años mantuvo el silencio sobre esta apropiación que no le ha reportado un solo dólar, pero el año pasado declaró a la web Complex que los de Supreme eran “una ridícula pandilla de tíos nada cool”.

Posteriormente, la marca ha mantenido ese flirteo con el arte contemporáneo, creando piezas en colaboración con Damien Hirst, George Condo, Jeff Koons y Takashi Murakami, entre otros. Las tablas de skate que Murakami creó para la marca se venden ahora por unos 3.000 dólares. En 2010, un solo monopatín con los puntos de colores característicos de Hirst se vendió en una subasta por 7.500 dólares. Supreme también ha colaborado con artistas como Larry Clark o Terry Richardson, con raperos como Odd Future o Tyler the Creator y con otras marcas, tipo Nike, Vans, Clarks, The North Face y Comme des Garçons.

Por estos y muchos mas motivos Supreme es una marca deseada que pocos obtienen, ya que la venta de estos artículos limitados se acaban en cuestión de segundos cuando salen a la venta. Por lo que desde el blog te deseamos suerte si intentas comprar un artículo de esta marca.

Relacionado