Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

STREET VISION: Todo empieza en la calle

Estoy segura que muchos de ustedes han escuchado la pregunta “¡ay! ¿Y cómo hacen los diseñadores para diseñar tantas cosas? Yo no podría” Pues todo empieza en la calle con cada expresión, con cada gesto, con cada actitud del consumidor. Un investigador o un buen diseñador las lee, las interpreta, las adapta a su medio y las hace parte del ADN de su marca.

A este método de trabajo se le llama cacería de tendencia o en inglés coolhunting. Es una práctica que nace a principios de los años 90 con la crisis de mercados en los Estados Unidos, pero es en 1997 cuando la revista New Yorker le asigna ese nombre, haciendo referencia a las personas visionarias que entiende cuál será la próxima tendencia.

Y es que las empresas más innovadoras son aquellas que son capaces de adelantarse a su competencia entendiendo la necesidad de su público a través de su lenguaje cotidiano y eso incluye la forma en que se viste, cómo mezcla las prendas, los accesorios, complementos, colores, texturas, etc. Todo esto nos da una visión del comportamiento de las personas ante los elementos del entorno como la política, la economía, el clima, etc.

Y es que todo lo que pasa en una sociedad impacta en las decisiones de compra. Un ejemplo muy reciente y muy claro de esto es la pandemia por el Covid19 y todo lo que vino a raíz del confinamiento obligatorio (el teletrabajo, el estudio virtual) Las personas sentía la necesidad de estar cómodas y, por la incertidumbre ante la economía, no deseaban invertir tanto dinero en ropa, esto impulso la compra de prendas que brindaran el confort necesario para estar en casa pero desarrollando todas las actividades cotidianas con normalidad. No obstante después de unos meses, pasamos de la comodidad a prendas con más estilo (los flecos, las hombreras) la esperanza de la vacuna nos devolvió el glamour.

Hoy en día las redes sociales facilitan esta actividad a los que trabajamos en la creación de moda pero nunca está de más salir a la calle, hacer Street Visión, observar para interpretar, no suponer y llevar un registro propio que nos permita ser originales.

Relacionado