Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Socarrás: una oda a la nostalgia

El diseñador presentó su colección ‘La Nena’ en la sala de su apartamento al norte de Bogotá. A partir de mañana, mostrará su propuesta en el showroom del Bogotá Fashion Week.

Un alargado espacio con pisos de madera y amplios ventanales le dio la bienvenida al pequeño grupo de invitados que estuvo en la presentación de la colección ‘La Nena’ Resort 19/20 de Juan Pablo Socarrás (Socarrás). Se trataba del apartamento del diseñador al norte de Bogotá, un amplio y cálido lugar, bellamente decorado, en donde pudo recrear la atmósfera caribeña que necesitaba para escenificar su propuesta.

El año pasado, el creador estuvo encargado de la pasarela de cierre de la segunda edición del Bogotá Fashion Week (la segunda en manos de la Cámara de Comercio de Bogotá), pero una vez finalizó el evento sintió algo de nostalgia en el corazón. Se dio cuenta que todo el esfuerzo para mostrar su colección no había tenido la recompensa que esperaba. “Como que decía: ‘hago todo este trabajo y al final la gente viene es a tomarse fotos y no a ver la colección ni a valorar la labor de un diseñador”, dice.

Por eso decidió que en esta edición del evento solo quería estar en la rueda de negocios. Inicialmente, sería solo eso, pero… “Un día me levanté con el espíritu de ‘Coco’ Chanel y me dije: ella empezó así… en su casa, como yo. Y recordé lo que vi en la serie española Tiempo entre costuras y pensé que era importarte volver a mis raíces y atender en mi apartamento a puerta cerrada, porque acá queda mi negocio y acá recibo a mis clientas con mucho amor”. Y así fue. Juan Pablo presentó su propuesta Resort en su apartamento mientras los invitados (todos de los afectos del creador) disfrutaban una deliciosa taza de té.

La colección

Todas las colecciones de Juan Pablo Socarrás tienen una aura nostálgica. No solo porque siempre están inspiradas en alguno de sus ancestros, también porque siluetas y colores remiten usualmente a tiempos anteriores y porque él es así… un hombre nostálgico.

Esta colección no fue la excepción. En ella el creador revivió los hermosos pisos de mosaico por los que gateó cuando era bebé. Los revivió en los estampados de blusas, faldas y maxivestidos de seda y chifón con mangas de volantes y detalles plisados, y en las camisas y pañuelos de los looks masculinos. También en la paleta, de colores apastelados, un tanto lavados, que le dieron un cierto aire vintage a la propuesta.

Para las siluetas, ligeras y vaporosas, se inspiró en el clóset de su tía ‘La Nena’ (Antuanit Yani); miró fotos, esculcó en sus recuerdos y redescubrió a un personaje maravilloso de su familia. “La ‘Nena’ era una mujer que hacía lo que le daba la gana; nació para eso. Su papá le dijo: ‘usted no necesita un hombre; lo que necesita es ser feliz y hacer lo que quiera’. Tenía una finca a 45 minutos de Barranquilla y todos los días viajaba en su carro a dedicarse a su hobby, la apicultura; tenía almacenes, floristerías, vendía miel… Eso era su ADN”.

De esta gran pasión también hay evidencia en los prints tipo colmena que se ven en la colección, así como de su amor por las formas, los colores, los estilos y las texturas, que siempre rodearon su vida. “Quería evocar su casa de Barranquilla, que los invitados se sintieran en ella, que se sorprendieran con su clóset a la salida de cada vestido, que se empaparan de su historia”. 

Socarrás es un contador de historias y jamás ha temido mostrar las propias, las de su familia, las que lo han hecho el hombre que es. “Esas historias soy yo, no podría contar algo que no me pertenezca”, afirma y agrega: “Socarrás es nostálgico. Socarrás es un hombre que quiere rescatar el glamour del Caribe colombiano. Cuando me preguntan, ‘¿por qué tanto pañuelito?’ ‘¿por qué tanto vestido?’ les contesto: ‘eso fue lo que aprendí en mi casa, no aprendí otra cosa’. Eso es mi raíz”.

Juan Pablo se siente orgulloso de sus raíces, de los pisos donde gateó, de su tía Antuanit que le daba cocadas, que le enseñaba a hacer quipes, tabule, tahini. Socarrás se siente orgulloso de los hermosos almacenes de telas que vio en la Barranquilla de su niñez; está orgulloso, muy orgulloso de su pasado.

Relacionado