Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Slow fashion vs Fast fashion

Much@s de nosotr@s disfrutamos ir a los centros comerciales para pasear, ir por un helado, pasar tiempo con tus amig@s o tomar un café pero sobretodo amamos ir para comprarnos ropa y accesorios. Ahora con la llegada de la pandemia, hemos dejado de asistir a los centro comerciales pero no dejamos de consumir, al contrario, aumentaron nuestras compras online (si eres un shopaholic seguro nos entenderás).

Damos tarjetazo, somos felices con nuestras prendas y nos olvidamos de lo demás… Nos olvidamos de checar el material con el que están hechas las prendas, no pensamos en el proceso que se llevó para realizar cada prenda, nos olvidamos del daño ambiental que esa prenda puede generar.

Por eso aquí te contamos qué es el slow fashion y el fast fashion, para que saques tus conclusiones y decidas que es lo que más te conviene a ti (y al medio ambiente) comprar. Choose wisely!

Slow fashion: En español moda lenta, también llamada moda ecológica, moda sustentable, moda saludable y moda ética pues ciclo de producción es más sano y amigable con el Planeta. Se podría decir que el life motto de la moda lenta es “calidad en vez de cantidad”, o sea que su objetivo es generar piezas de mayor calidad y mayor durabilidad.

Al hacer esto, se alarga el ciclo de vida de la prenda o accesorio, se disminuye el impacto de CO2, se aprovechan todo tipo de materiales que se podrían catalogar como desperdicios (pedazos de tela, hilos, plásticos, metales, etc) y se ofrece exclusividad, pues al ser una producción enfocada en la calidad y no en la cantidad, no se producen muchas réplicas del mismo producto.

Además de que favorece las condiciones de trabajo de l@s emplead@s y productores, ya que el slow fashion tiene un trasfondo más humano y de bienestar para el medio ambiente, por lo tanto las condiciones de trabajo son éticas y con garantías. 

Fast fashion: En español moda rápida, que significa producir prendas de manera rápida y de forma masiva. Esta práctica sacrifica los procesos sanos y éticos de la producción de las prendas de moda, pues para producir toooda esa cantidad de prendas, se requiere de una gran cantidad de recursos, mismos que generan grandes desperdicios de tela y químicos que terminan en el agua.

La calidad de las prendas también se ve afectada, ya que al tener como objetivo producir masivamente, no se le presta atención a la calidad de cada prenda o accesorio, haciéndolos desechables para que en un lapso corto tiempo los vuelvas a consumir.

El fast fashion, además de no ser amigable con el ambiente, tampoco es amigable con las condiciones de trabajo de los empleados, pues al tener como principal objetivo generar una producción masiva, los derechos laborales de l@s emplead@s son vulnerados. Se les ofrece un salario muy bajo a cambio de una larga jornada de trabajo, además de abaratar su mano de obra e impactar de manera negativa el ecosistema en el que se encuentren.

OMG, es momento de hacer más conciencia sobre nuestro consumo textil, hacernos más curios@s e indagar más sobre cada una de las prendas que compramos y no solo comprar por comprar.

Si no sabes como empezar a consumir slow fashion, aquí te enlistamos algunas cosas que puedes comenzar a hacer:

  1. Utilizar ropa de segunda mano
  2. Restaura la ropa, modifica y re-diseña tus prendas
  3. Haz trueque de ropa
  4. Consume local a emprendedores y diseñadores que sean eco-friendly

A la otra que compres piensa ¿realmente lo necesito?, ¿qué otra opción sustentable tengo? Empezar a realizar estos cambios puede ser difícil pero al final, valdrá toda la pena.

Relacionado