Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Sí, yo también soy una «fashion victim»

“¿Soy una «fashion victim»? Evidentemente.” Dijo Magüi (Belén Cuesta) en la tercera temporada de Paquita salas (Netflix), y no pude sentirme más identificada. La moda, te guste o no, está en todas partes: en las pasarelas, en las tiendas, en la calle, y hasta en esa camiseta de hace años que te niegas a tirar y que sigue en el fondo de tu armario, año tras año, temporada tras temporada. Está disponible las veinticuatro horas del día y al alcance de cualquier tipo de público. Sin embargo, solo a unos pocos nos cala de forma más intensa y acabamos convirtiéndonos en eso mismo: «fashion victims».

Paquita Salas (Netflix)

La moda siempre está ahí, contra todo pronóstico, pero solo tú decides si caer en sus redes o no. Revisar las tendencias que se acercan durante la próxima temporada ya te convierte en una «fashion victim». Sin embargo, las tendencias van y vienen, mientras tú decides cuáles se adaptan a tu estilo y cuáles son innecesarias en tu armario. Es en ese momento cuando te conviertes en una «fashion victim» más bien racional, con dos dedos de frente, es decir, con un estilo propio y capaz de definirte. Mientras, otras, se convierten más que en víctimas, en esclavas de la moda. Nueva temporada, nuevo estilo. Y cambiar de estilo, es como romper con tu personalidad y empezar de cero. A veces es necesario hacer esta transformación pero, ¿constantemente?

Soy de las creen que vestimos acorde con nuestra personalidad. Ya no porque sea lo que más nos favorece o con lo que más cómodos nos sentimos, sino porque encaja con la imagen que queremos proyectar a los demás. Por esta razón, acabamos dejando en el fondo del armario prendas que antes eran indispensables en nuestro día a día y piensas, ¿en qué momento me compré esto? Ya no encajan contigo y, mucho menos, con la imagen que quieres proyectar. Por tanto, deja de ser algo cómodo y que quede bien en ti.

El mundo de la moda no se basa solamente en la ropa, en las prendas y en lo que podemos ver en las tiendas. La simplicidad no existe en este mundo ya que es un sector que se nutre de infinidad de aspectos que rodean la sociedad, tanto actual como antigua. La moda es cultura, imaginación; es capaz de expresar sentimientos, pensamientos. Como todos sabemos, es también un negocio. Una de sus mayores inspiraciones es el arte, reflejado en un sinfín de pasarelas y escaparates. Y sobre todo, la moda somos nosotros mismos, con ese estilo que nos define.

Así que no, no soy una «fashion victim» de las que se dejan llevar ciegamente por las tendencias y por la creencia de que la moda es algo simple. En cambio, sí soy el tipo de «fashion victim» que es consciente de la globalidad del mundo de la moda y de esa capacidad que posee sobre todo para expresar mensajes. Y como bien dijo Coco Chanel: “I don’t do fashion. I AM fashion.”

Relacionado