Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Salud Mental: deuda de las políticas públicas.

Con cifras que suben día a día, los expertos urgen a que se hagan mejoras en materias de políticas públicas sociales y se cumpla la constante deuda del Estado: el presupuesto de salud pública.

Texto principal por Amanda Santillán, podcast por Catalina Diéguez, infografía por Sofía Marambio y recuadro por María José Navarrete.

Imagen gentileza slate.com.

A una semana de la celebración del Día Mundial de la Salud Mental, todavía sigue vigente la discusión acerca de cómo en Chile se enfrenta la reciente crisis de la salud mental. Según cifras de la Sociedad Chilena de Salud Mental el 23% de los chilenos tiene un trastorno mental evidenciable y un informe de la Organización Mundial de la Salud contabiliza que el 5% de la población sufre depresión y un 6,5% padece de trastorno de ansiedad.

Dentro de la discusión de cifras, hay una arista que destaca para poder sobrellevar el problema de la salud mental: el sistema de salud.

Desde la ONG Mente Sana, su director y psicológo, Francisco Flores, asegura que urge que haya un acuerdo próximamente en parlamento acerca de una ley de salud mental. “Los niveles de cobertura- comparándolos con estándar internacional- son bastantes limitados, faltan profesionales de la salud, faltan psicólogos, faltan psiquiatras”. Además de enfatizar que es necesario aumentar el presupuesto de salud mental.

Hoy en día, y bajo el Plan Nacional de Salud Mental 2017-2025, el presupuesto destinado a salud mental es de un 2,13% y si es que se le resta lo que corresponde al SENDA (tratamiento y rehabilitación de drogas) queda en 1,45%. 

Esta cifra queda lejos en comparación de los parámetros internacionales: según una investigación publicada en la Revista Médica Chileel promedio mundial es de 2,8 y países de la OCDE como Estados Unidos (6%) y Reino Unido (10%). 

Un problema incómodo y silencioso

Otra de las caras que la ley de salud mental debe enfrentar son normativas sociales que tengan incidencia en la salud mental, explica Flores a raíz del aumento del 700% de las enfermedades mentales de origen laboral. Flores declara que se tienen que discutir “temas de prevención y tipos de intervención psicosocial que permitan enfrentar algunas problemas de nivel emocional que rápidamente se patologizan, es decir, se transforman en problemas mentales cuando tienen que ver con determinantes sociales”

El psicólogo Giorgio Agostini coincide en que se debe tener en cuenta una discusión acerca de los factores psicosociales, sobretodo en enfermedades como la depresión que liga sus causas a los ambientes sociales. Agostini explica que “cuando hablamos de depresión en términos generales son los siguientes: hay factores genéticos predisponentes- acá son las depresiones endógenas- y en otras son factores principalmente ligados al ambiente familiar y social.”

La Organización Mundial de la Salud posiciona a Chile por sobre el promedio mundial en depresión y queda justo en el promedio cuando se habla de suicidio, cifras que van en aumento al igual que la medicación de salud mental.

“El aumento de los psicofármacos, los antidepresivos, inductores del sueño, ansiolíticos es bastante alto y no se corresponde con los indicadores”, manifiesta Flores, “por un  lado los indicadores (de enfermedades mentales) siguen subiendo o se siguen manteniendo y, por otro lado, el consumo de fármacos sigue creciendo. Y eso tiene que ver con algo de políticas públicas”.

FACEBOOK: “Los niveles de cobertura- comparándolos con estándar internacional- son bastantes limitados, faltan profesionales de la salud, faltan psicólogos, faltan psiquiatras”, revisa lo que opinan los expertos acerca de las deficiencias del sistema de salud en cuanto a salud mental.

Twitter: Deficiencia de presupuesto en salud mental alarma a expertos en la materia, revisa más acerca del tema en nuestro sitio.

Relacionado