Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Ropa sustentable: Cómo elegirla y el sospechoso marketing del retail.

En un país donde abundan los mall y el retail, tanto nacional como internacional, es el blanco fácil para el consumismo de ropa, es muy difícil que la sustentabilidad sea prioridad. Sin embargo, existen iniciativas para consumir consciente, las cuales están en constante lucha contra el poder de las grandes marcas de la moda.

Es alarmante el nivel de contaminación que produce la industria de la ropa en el mundo. Incluso, la ONU lanzó en marzo de este año la Alianza de las Naciones Unidas para la Moda Sostenible que busca reducir su impacto ambiental y social negativo para convertir la producción en un motor para el desarrollo sustentable.

Solo esta industria genera el 20% de contaminación de las aguas residuales, es responsable del 8% a 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero por el riego de algodón, uso de pesticidas y las maquinarias. Además, pierde 500.000 millones de valor por la ropa que desechan, según informa ONU Medio Ambiente.

Esto y mucho más dan cuenta de la necesidad de cambiar y mejorar este hábito de consumo que afecta al ecosistema. Para ver un cambio real, lo primero es tomar conciencia, Christian Maldonado, asesor de moda sustentable de la marca y.a.n.g, afirma que “en Chile tratamos lo que usamos como lo que consumimos. Es distinto consumir y usar: yo consumo este café y es súper rápido, pero la ropa es un bien durable, no un bien desechable”.

Existe una sobreexplotación en la manufactura textil que emplean para las grandes marcas de moda rápida del retail. Para elegir ropa sustentable se deben conocer todas aquellas iniciativas que buscan erradicar su problemática medioambiental, una de ellas es el upcycling que consiste en reutilizar viejas prendas u objetos en desuso para darles una nueva vida con mayor valor de utilidad. Esta técnica puede llegar a reducir el consumo de nuevas materias primas hasta en un 100%, dejando atrás todas aquellas prácticas que abusan de los recursos naturales, “usas un producto que ya está, no tienes que cortar árboles, manchar ríos, ni teñir la ropa”, dice Christian. Cuando él llegó a trabajar con la marca, comenzó a aplicar Zero Waste en las producciones, es decir, cero residuos en la fabricación.

Upcycling: Chaqueta hecha a partir de un paraguas. Foto: Bonhomía Magazine

Una práctica favorable para pensar en la sustentabilidad es Candle to Candle, “del momento en que estás diseñando un producto ya estás pensando en el fin de su vida y para ver si eso puede hacer una vuelta completa”, cuenta Alejandra Cuevas, creadora de @closetsustentable y quien imparte el curso Sustainable Fashion & Business en Escuela Brown.

Existen diversas formas y técnicas que son amigables con el medio ambiente, las cuales las personas pueden interiorizar y normalizar en sus hábitos. Sin embargo, la falta de políticas públicas e iniciativas por parte del gobierno, como la de Francia hace unos días, impide que esto llegue a ser un tema país y sigue manteniéndolo solo como una preocupación de nichos.

Alejandra es diseñadora y trabajó durante once años en el retail chileno hasta que, por ese mismo trabajo, se fue a vivir a Hong Kong y vio en persona el daño que genera la industria de la moda en el medio ambiente y en las personas que trabajan. A partir de eso, ella enfatiza que:

¿El retail apuesta por lo sustentable?

Las grandes marcas de la industria de la ropa tienen muy claro lo dañino que es su trabajo. Por lo mismo, han creado campañas como “recicla tus jeans” o colecciones limitadas creadas con materiales orgánicos, como H&M Conscious, la línea exclusiva que utilizó este año alternativas sustentables como piñas, algas y zumo de naranja en la confección de sus prendas.

Es paradójico que una marca que ha sido tan cuestionada por sus procesos de producción en serie tan contaminantes y con precarias e indignas condiciones laborales de las personas que confeccionan su ropa llegué a tener una línea “consciente”. “El modelo fast fashion que existe hoy día no es para nada sustentable, aunque todas las marcas más grandes quieran hacer todo con algodón orgánico, todo su sistema de producción y su forma de negocio no es sostenible”, dice Alejandra.

Esto es practicado por muchas marcas del retail y se denomina Greenwashing o “lavado verde”, cuando las empresas presentan sus productos haciendo creer al público que contribuyen con el desarrollo sostenible, ¿dónde queda la transparencia? ¿realmente están contribuyendo al planeta? Estas son interrogantes difíciles de descifrar, ya que en una industria tan grande, aquellos que tienen poder suelen manipularlo todo. “Siempre vamos a tener a los gigantes encima, siempre”, finaliza Christian.

El medio ambiente pide a gritos ayuda, los recursos naturales se acaban y la moda sigue sin disminuir sus nocivas producciones. Son muchas personas que aportan con su granito de arena y quienes han logrado cambiar sus hábitos de consumo en ropa, pero no la suficiente. Faltan legislaciones, apoyos gubernamentales y educar a la sociedad para tomar conciencia y actuar.

Entonces, lo que debes saber sobre la industria de la ropa es:

  1. La segunda más contaminante del mundo.
  2. Existen alternativas para reducir la contaminación como el Upcycling.
  3. El retail sigue el fenómeno de producción y consumo masivo que es más rentable.
  4. En Chile no hay apoyo gubernamental ni legislaciones que se encarguen del daño que produce la moda.

Relacionado