Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

ROPA DE SEGUNDA MANO: ¿TE LE MIDES?

La ropa usada se ha vuelto la opción favorita de aquellos que buscan marcar un estilo propio y de quienes quieren renovar su closet sin tener que gastar una fortuna.

Seguro que muchos de nosotros hemos escuchado hablar de las tiendas de segunda mano. Lugares dedicados a la compra y venta de ropa usada, que por lo general suele ser de marcas reconocidas o de marcas nacionales. Una práctica que ha cobrado fuerza en los últimos años y que ha tenido un gran apogeo en nuestro país, en especial por la gente joven, que no cree en la dinámica de comprar, usar y tirar, sino en la idea de que las prendas merecen una segunda oportunidad en manos de alguien más. No obstante, esta es una alternativa que no muchos se arriesgan a probar, pues aún existen ciertos prejuicios y estigmas frente a este tipo de mercado.

“Son como un baúl de la abuela que guarda piezas únicas”

Bogotá no es la excepción, pues aquí puedes encontrar este tipo de tiendas, de hecho, hay todo un sector de locales que se dedican exclusivamente a la compra y venta de prendas usadas. Y es que sobre la Avenida Caracas entre las calles 49 y 57 podrás observar vitrinas llenas de ropa de todos los colores, formas y estilos que se pueda imaginar. Estos locales cuentan con un sin fin de piezas de distintas épocas, porque allí se encuentra desde la chaqueta de cuero con taches de los 80’s hasta unos elegantes zapatos para la oficina. Lo mejor de todo son los precios, ya que aquí no necesitas gastar mucho dinero para armar un outfit, por el contrario, es ropa asequible para todas las personas y la mejor opción para quienes buscan vestirse bien sin gastar tanto.

Dentro de las tantas tiendas que se dedican a esto, encontramos Expression NA, una de las más grandes y antiguas del lugar, cuya propietaria es Nancy Tirano, una mujer que lleva más de 30 años en el negocio de la ropa usada. En su inventario se encuentran chaquetas, faldas, trajes, zapatillas y todo tipo de accesorios para hombres y mujeres, el cual, según ella, se renueva gracias a aquellos que quieren salir de algo que ya no les queda o que simplemente les dejo de gustar. Las personas llevan su ropa, ella las revisa minuciosamente, observa la calidad y el estado en que se encuentra la prenda para posteriormente comprarla o rechazarla Un factor que incide a la hora de comprar una prenda es la marca, puesto que allí no se vende cualquier ‘estropajo’, como muchos pensarían, ya que la mayoría de los artículos son de reconocidas marcas de lujo como Hugo Boss, Zara, Guess, Dómenico y Armani entre muchas más. Marcas que en el mercado cuestan una fortuna y que muy pocos tienen el privilegio de adquirir, pero que gracias a tiendas como Expression NA, se vuelven asequibles a todo tipo de público, dando cabida a una democratización de la moda y dejando de lado ese elitismo que caracteriza a la alta costura, permitiendo que más personas entren a un mundo que hasta ahora había sido para unos pocos.

Al igual que la ropa, los compradores vienen en distintos estilos y formas, porque aquí compra desde el ‘ñerito’ hasta el ejecutivo. Son tiendas que no discriminan a su público, aquí podemos ver gente de todos los estratos y grupos sociales comprando ropa como si nada. Estudiantes universitarios, amas de casa, adultos jóvenes y amantes de la moda vintage llegan hasta aquí para buscar piezas únicas que no conseguirían en ningún otro lado. Incluso muchos actores y equipos de telenovelas compran la vestimenta para sus producciones, ya que como lo he dicho anteriormente acá se encuentra hasta lo que uno nunca se imaginó.

Así mismo, la razones por las que la gente compra allí también son variadas; unos vienen por los bajos precios, otros por la calidad de la ropa, otros porque simplemente les gusta vestir diferente, con piezas que no le verían a nadie más en la calle. Pero hay otros quienes tienen una razón más fuerte para hacerlo, como Natalia, una joven universitaria y protectora incansable del medio ambiente, quien decide comprar en tiendas de segunda mano para evitar la producción masiva de ropa por parte de las grandes industrias textiles, que hoy en día es la segunda industria que más contamina el ambiente. Esta es su forma de poner su granito de arena y así contrarrestar este problema del que no muchos son conscientes, afirma Natalia.

Sin embargo, no todas las personas apoyan la idea de comprar ropa usada, pues en la sociedad y más aun en nuestro país persiste un estigma frente a esta práctica. Muchos piensan que son prendas de mal gusto y que no deberían ser revendidas, sino que deben desecharse, ya que pueden tener bacterias o incluso llegar a causar enfermedades en quienes las adquieren y las usan. Igualmente, hay otros quienes creen que comprar en este tipo de tiendas está mal visto y rompe con el statu quo de la sociedad; es sinónimo de pobreza y hasta de ridiculez, por consiguiente, creemos –erradamente- que quienes compran prendas de segunda, son de bajos recursos o que no tienen el dinero suficiente para comprar en una tienda ‘normal’. Empero, esta idea arcaica se ha venido desvaneciendo del imaginario de muchos, ya que son cada vez más las personas, incluso famosos que se atreven a probar y a experimentar la moda de segunda mano.

Tomado de: https://www.codigonuevo.com/mileniales/llevo-anos-comprandome-ropa-segunda-mano

Sea cual sea la posición de las personas frente a este tipo de mercado, es una realidad que vivimos hoy en día y que no podemos negar, la cual está generando ingresos y empleos a cientos de personas. Gracias a que tiendas como Expression NA o Ropa Ligeramente Usada, son generadoras de empleo al contratar personal que les ayuda en la limpieza, distribución e inventario de la ropa. Por lo general suelen ser hombres y mujeres jóvenes quienes se encargan de atender a sus potenciales clientes.

En definitiva, es un sector que va en ascenso, lo que muestra un panorama amigable para los amantes de la moda, o incluso para los amateurs, haciéndoles ver que no se necesita grandes cantidades de dinero, ni ir a las mejores tiendas o a las más caras para poder vestir bien, sino que todo es cuestión de estilo y personalidad.

Y si estás interesado en esta alternativa te invito a que te acerques a un negocio de ropa usada, no solo para comprar, porque recuerda que también puedes vender algo que ya no uses, como esa prenda que está en el rincón de tu closet y que quedó en el olvido. Lo importante es que dejes a un lado los prejuicios y te arriesgues, que te tomes el tiempo de buscar en estos baúles vintage, quien sabe, puede que te lleves una sorpresa y encuentres esa pieza única que le falta a tu closet.

Relacionado