Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Ropa a golpe de click

Madres, padres, adolescentes, todos compran ropa frecuentemente. Sin embargo, los hábitos de consumo están cambiando y lo que antes se hacía en persona ahora se hace por Internet. Así, según el informe eCommerce2018 del Observatorio Cetelem, la moda es uno de los sectores más consumidos por los compradores online, llegando a representar un 62% del total de compra por este canal.

Retrocediendo al año 2000, el número de personas que compraban online sobre el total de Internautas en España era de un 12,7% mientras que en 2018 ascendió al 67,5%, según Statista. Situándonos en términos numéricos, las ventas a través de internet en el año 2014 fueron de alrededor de 1.450 millones de euros, mientras que en 2018 fueron de 3.600 millones de euros. Es evidente que las compras online en España no han hecho sino crecer y la moda se lleva una parte importante de este crecimiento.

El gobierno de Navarra, en su informe titulado “Compras por Internet”, indica que los principales motivos por los que las personas optan por este modelo son: la comodidad de no tener que salir de casa, la rapidez de compra, y la variedad de ofertas y productos que solo se encuentran en la web. Sin embargo, no todo son ventajas ya que la compra por Internet depende principalmente de la confianza que se deposite en este canal. Así, por ejemplo, muchas personas se resisten a él por la incertidumbre de si el pedido llegará con retraso o no llegará, o de que la prenda adquirida no sea de la talla adecuada. De hecho, las compras en Internet a menudo defraudan. Los datos ofrecidos en el informe “El Comercio Electrónico en España B2C 2018” del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la información (ONTSI) señalan que en este mismo año un 73,5% de compradores de ropa vía online devolvieron los productos adquiridos.

Actualmente, nos encontramos en una situación donde el “COVID-19” ha puesto patas arriba la compra de ropa. El decreto de confinamiento del Gobierno, así como el cierre de comercios minoristas ha provocado que la sociedad haya aumentado de forma notable el consumo a través de Internet. Eduardo Zamácola, presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex), explica que cuando se tomaron las primeras medidas de contención, se percibió un aumento en el comercio electrónico del sector de la moda porque la gente prefería evitar las tiendas físicas. Sin embargo, afirma que ahora los consumidores no están invirtiendo en prendas ya que, por el momento, no las pueden utilizar. “La gente ahora mismo no tiene cuerpo para comprar ropa y ya se está notando en la venta online”, indica. Otros profesionales coinciden en señalar que, con el confinamiento, el consumo de ropa va a disminuir debido a los problemas económicos que surgirán en los hogares.

A pesar de que la situación actual claramente provocará una recesión económica que reducirá el consumo general de ropa, se espera que a largo plazo las tiendas online recobren su ritmo de crecimiento y continúen innovando para que la compra online cada vez sea más personalizada y más satisfactoria para el consumidor.

Relacionado