Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Ronald Rubio – Cómo convertirse en un mejor mochilero

A diferencia de una caminata de un día, los mochileros deben llevar todo lo que necesitan durante la escapada en su mochila. Esto significa suministros para caminar, comer, beber y dormir en la naturaleza.

Con este gran desafío vienen grandes recompensas. Para ayudarte a comprender lo que se necesita para tener éxito al viajar como mochilero, Ronald Rubio tiene algunas recomendaciones para antes, durante y después de tu viaje.

Cómo convertirse en un mejor mochilero

Consejos que te ayudarán a convertirte en un mejor mochilero

El senderismo, sobre todo con una mochila pesada, puede ejercer una gran tensión en los músculos durante un largo período de tiempo. Ayuda a prevenir lesiones por uso excesivo, problemas de movilidad o problemas musculares estirándote después de un largo día en el sendero. Los estiramientos de la parte inferior del cuerpo son clave, pero no descuides la espalda y los hombros. Un rodillo de espuma es una gran herramienta para tener en casa, que te ayudará a eliminar las toxinas y durante el proceso de recuperación.

Respeta las reglas de acampada fuera de pista

Los mochileros también deben respetar la regla “200”: guarda tu bote de oso a favor del viento a un mínimo de 200 pies, entierra tus desechos corporales a 200 pies del campamento o fuente del agua, y no instales el campamento a 200 pies de un cuerpo de agua . Estas reglas ayudarán a mantener a los bichos no deseados lejos de tu campamento y evitarán la contaminación en lagos o arroyos.

Combina adecuadamente para aumentar la energía

Dependiendo de tu kilometraje, puedes quemar miles de calorías todos los días mientras caminas por el sendero. Es especialmente importante, en viajes largos, tener en cuenta estas calorías adicionales consumiendo comidas y refrigerios saludables, densos en energía y fáciles de empacar. Siempre es mejor espaciar varias comidas pequeñas a lo largo del día para mantener altos niveles de energía. Ten en cuenta el espectro de macronutrientes correcto (un equilibrio saludable de carbohidratos, grasas y proteínas) y asegúrate de beber suficiente agua limpia.

Supera a los molestos mosquitos

Los mosquitos son de los peores insectos que se pueden encontrar en el camino y en el campamento. Son implacables, pero hay formas de mantenerlos a raya. Primero, enjuaga el sudor y los olores en un lago o arroyo cercano. En segundo lugar, elige áreas que estén más expuestas al viento (no pueden superar ráfagas de siete mph). En tercer lugar, limita la exposición de la piel usando una tela liviana que pueda abrocharse o desabrocharse cuando sea necesario.

Fortalece tus músculos centrales

Esto no es por motivos estéticos; un núcleo fuerte es la base de todos los movimientos corporales en el camino. Cuando llevas una mochila de 40 libras, un núcleo fuerte mejora tu equilibrio, postura y movilidad, lo que reduce el riesgo de lesiones. Las planchas, los abdominales y los levantamientos de piernas son tres ejercicios fáciles de peso corporal que ayudarán a fortalecer tu núcleo cuando te prepares para un viaje con mochila.

Escucha a tu cuerpo y descansa cuando sea necesario

Mochilear es un maratón, no un sprint. Es fundamental prestar atención a tu cuerpo. Si te sientes lento o agotado, es una buena idea ajustar tus planes y pedir un día de descanso. No hay razón para esforzarse hasta el límite, ya que podrías perder la claridad mental y potencialmente tomar decisiones descuidadas o arriesgarse y lesionarte en el campo. Descansa, estírate, recarga combustible y comienza de nuevo al día siguiente.

Planifica con anticipación, pero sé flexible

La planificación es esencial para un viaje de mochilero exitoso. Se necesita tiempo para preparar las comidas, obtener el equipo adecuado, organizar la mochila y trazar el itinerario. No omitas estos pasos de planificación. Pero, también prioriza la espontaneidad y sé abierto al cambio. Por ejemplo, empaca un día adicional de suministros en caso de que encuentres una cascada escondida para explorar. No deberías tener que decir que no a las nuevas aventuras solo porque no fueron planificadas de antemano. Los desvíos espontáneos pueden resultar ser la mejor parte de los viajes de mochilero.

Los mochileros tienen que tener en cuenta muchas cosas cuando planean un viaje. Además de la lista habitual de cualquier viajero o turista (el peso de la maleta, los vuelos, el alojamiento, las actividades, etc.), también tienen que intentar hacer que el presupuesto dure lo máximo, prepararse para cambiar de transporte varias veces y adaptarse a estar siempre en movimiento.

Relacionado