Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Reportaje|Marcas de Influencers a examen

Con la llegada del Siglo XXI, se han ido popularizando nuevos empleos,y muchos de ellos han surgido a través de las redes sociales. En los últimos años se ha popularizado un término: “Influencer”. Al parecer, el oficio trata de probar diferentes cosas(maquillaje,comida,viajes,etc…). Tal ha sido el boom de este nuevo “empleo”,que ahora se han animado a llegar más allá. Algunos se han animado a sacar adelante perfumes con su nombre,libros,maquillaje y ahora,marcas de ropa. Al ser rostros tan conocidos en las redes con tantos millones de seguidores, las ventas de sus productos son prácticamente pan comido. Con poca promoción en sus cuentas de Instagram,Twitter o Facebook, consiguen agotar existencias en pocas horas,pero…¿son tan realmente buenas?

Imagen de la página web de la Influencer Lovely Pepa

Las Influencers se encargan de la parte artística del proyecto, de presentar sus ideas y de enviarlas al taller donde tomarán forma. A simple vista, parecen diseños que podrían haber salido de una pasarela, o de estar expuestos en boutiques de moda. Pero lo cierto, es que al sacar muchas tiradas de ciertos artículos, la calidad baja mucho. Lo curioso de esto, es que el cliente paga un precio elevado por una prenda de calidad y lo que le llega a casa es algo completamente diferente. Ese es el fallo de comprar online. Por otra parte, muchas de las marcas ofrecen un rango de tallas muy bajo,desde la XS hasta la M,y en algunos casos la L pero,lo que en realidad es una talla L,no es más que una talla M un poco mayor. Una de las que más quejas ha recibido ha sido la popular Aida Domenech,más conocida como Dulceida. En su web, las tallas “grandes” estaban excluídas y acabó despertando la furia de los internautas. Muchos de ellos han mostrado su infignacion a través de YouTube para que lo viera más gente: La hipocresía de Dulceida.

Instagram oficicial de Dulceida Shop

Además de todo esto, se suma que los precios no son tan asequibles como se cree. Por un bañador de cualquiera de estas firmas,podemos llegar a pagar unos 60€ de media,y eso, en los tiempos en los que vivimos, es algo impensable. Obviamente, no todas ellas han sucumbido al placer de aumentar los precios por el mero hecho de ser quienes son y estar donde están, muchas otras tienen los pies en la tierra y los precios que ofrecen son asequibles y normales. Pero no todo lo que reluce es oro, puesto que algunos seguidores se han quejado por foros, que ciertas marcas compran las prendas de páginas tales como AliExpress a un precio muy económico y que cambian la etiqueta y lo venden como suyo. Aunque no han querido dar nombres de cuáles son (imaginando que no están al 100% seguros), de ser verdad, estaríamos ante un fraude al consumidor.

Sandalias de tacón de la web Gloria’s Shop

Al tratarse de unas tiendas de ropa que trabajan de manera online, la política de devoluciones tiene que ser igual que en una tienda física. Pues no es así. Si van a comprar en alguna de estas tiendas, deben observar primero los términos y condiciones, puesto que muchas de ellas no aceptan devoluciones de dinero y lo que dan es un vale, así como correr con los gastos de entrega y devoluciones cuando eso es cosa de la propia empresa. El punto bueno de todo esto es que gracias a las quejas de los consumidores, los Influencers están cambiando sus tiendas online. Otro punto favorable es la entrega de las prendas, que suele ser de entre 24-48 horas, con lo cual el envío es rápido.

Lo que si está claro, es que la OCU pide que se observen bien los términos y condiciones, así como las medidas de las prendas ya que hasta que no nos lleguen a casa no las podremos probar. Si hay algún problema siempre podemos reclamar, pero siendo tiendas de este estilo tenemos más complicado que se haga caso.

Relacionado