Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Reportaje ‘first look’, Rompiendo con las tradiciones.

Hay un momento que todo fotógrafo quiere retratar y que toda pareja quiere que se le retrate. Es sin duda uno de los momentos mas especiales de la boda, saca una sonrisa tanto al fotógrafo como a los propios novios cuando se ven en las fotos de la boda: el instante en que los novios se ven frente a frente, unos segundos que concentran muchísimas emociones.

El momento es tan especial que ya hace unos años echaba a rodar una tendencia con nombre propio: El first look, una sesión aparte, o pre-sesión, que también se ha importado de bodas extranjeras.  El first look suele organizarse justo antes del momento de la ceremonia, el mismo día de la boda, y son unas fotos que se hace la pareja en privado, una oportunidad de verse cara a cara sin que haya nadie más (salvo los fotógrafos encargados de retratarles), y que les permite vivir ese momento mágico en la intimidad, y dejarlo plasmado desde los mejores ángulos.

Para los más puristas, el first look rompe con la tradición de no verse antes de la boda (muchas parejas respetan esto desde la noche antes de casarse), la que dictamina que da mala suerte ver a la novia cuando ya tiene puesto el vestido blanco. Son muchos los que defienden que ese momento es también especial para los invitados, que se pierden el compartir la emoción con los novios ya que el ‘efecto sorpresa’ es menor cuando los novios ya se han visto antes.

Para los menos supersticiosos, sin embargo, el first look se ha convertido en una oportunidad única para dar rienda suelta a sus emociones sin ningún tipo de presión: se les puede escapar todas las lagrimas que quieran, la novia no tiene que acordarse de seguir caminando en el recorrido al altar incluso cuando no puede controlar sus emociones, y en el momento de la entrada a la ceremonia los dos podrán disfrutar del momento con muchísima menos presión.

La manera de hacerlo puede ser desde un sencillo vis à vis de unos pocos segundos, en los que mirarse a los ojos e intercambiarse algún beso, hasta la más popular, la del novio vuelto de espaldas y la novia dándole un toque en el hombro para que se vuelva sobre los talones y así poder verse de frente. Otra de las ventajas de añadir este plus al reportaje de ese día es que permite dividir en dos mitades el tiempo que normalmente invertimos en las fotos a solas después de la ceremonia, mientras los invitados disfrutan de la recepción: unas fotos pre- ceremonia permiten acabar antes volver a reunirnos antes un poquito antes, y reengancharnos a la celebración sin malgastar demasiado tiempo estando solos.

Las fotos del first look, además, se toman nada mas terminar de prepararse, cuando el vestido esta recién puesto, el maquillaje y el peinado están frescos, y las fotos se pueden tomar con luz natural incluso si la boda es de tarde. En ningún momento del día estaréis tan perfectos como en ese momento.

Si queréis ser fieles a la tradición de verse por primera vez en el altar, pero  queréis tener unas fotos first look integradas en vuestro álbum de bodas, es importante que se lo recordéis al fotógrafo: aunque es un momento muy importante y todos los fotógrafos de bodas están pendientes de ese momento, es importante que se lo recordéis en las reuniones previas, cuando se elabora la lista de fotografías importantes para vosotros y que queréis que si o si estén en el álbum.

Relacionado