Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Quemaduras

Se definen las quemaduras como la destrucción de los tejidos bajo el efecto de un agente térmico, eléctrico, químico o radioactivo.

A tener en cuenta como factores pronósticos: edad, extensión, profundidad, localización, presencia de lesiones asociadas, el mecanismo o causa de la lesión, la existencia de patología previa y el tipo de accidente que lo produjo. Los mecanismos de producción más frecuentes son las llamas y los líquidos calientes.

Valoracion inicial

• Actuar sobre el agente productor neutralizando su acción, asegurando la integridad del equipo de urgencias.

• ABC de la reanimación, utilizando protocolo de RCP en caso necesario.

• Estabilizar funciones respiratorias (valorando existencia de disnea, ronquera, tos, estridor, sibilancias, cianosis, esputos carbonáceos, hemoptisis, expectoración de cilindros bronquiales, pérdida de vello en ceja y/o nariz). Auscultación de ambos campos pulmonares en busca de ausencia de murmullo vesicular o ruidos patológicos, medir frecuencia

respiratoria.

• Estabilizar funciones hemodinámicas.

• Evaluar y estabilizar lesiones traumáticas. Observar deformidades del tronco, movilidad simétrica en los movimientos respiratorios, crepitación a la palpación del cuello y tórax, heridas en pared torácica.

• Realizar evaluación neurológica (Glasgow y pupilas).

• Determinar la hora cero de la quemadura.

• Oxigenoterapia al 100 % en todo el traslado en casos de sospecha de inhalación de humos.

• Inspección del color de la piel, palpación de pulsos, temperatura y relleno capilar.

Evaluación secundaria

• Reevaluación desde la cabeza a los pies, confirmación de la extensión de las lesiones y profundidad de las quemaduras. Buscar otras lesiones que pudieran haber pasado desapercibidas.

• Retirar la ropa, excluyendo la adherida a la piel, determinamos el alcance de las lesiones y el tipo de agresión.

• Evaluación del área quemada.

• Irrigaremos la zona con solución de suero fisiológico o chorro de agua,

por un tiempo no inferior a 5 min (y aún más en las químicas). Si la SCQ es > 10 % tendremos exquisito cuidado con la irrigación continua por el riesgo de producir hipotermia. Cubriremos con sábanas limpias (no necesariamente estériles) o apósitos de gel de agua.

• Comprobar constantes vitales: saturación de oxígeno, frecuencia cardiaca, tensión arterial, frecuencia respiratoria.

Preservar de la hipotermia envolviendo en sabanas limpias y abrigando al quemado.

Gran quemado

• Tratamiento local: retirar ropas quemadas de forma no traumática.

Cubrir las quemaduras con compresas empapadas con suero fisiológico templado, con el fin de no interferir la valoración posterior del centro hospitalario que determine el tratamiento definitivo. NO debemos poner antisépticos colorantes, y NO aplicaremos pomadas de ningún tipo.

• Elevar los miembros para evitar síndrome compartimental.

• Protectores gástricos para evitar la úlcera de stress.

Quemaduras químicas

Quemaduras por ácidos

Son muy dolorosas. Aspecto eritematoso en las superficiales o aspecto de escara seca (con aspecto de piel curtida, de color amarillo negruzco) en las profundas.

El tratamiento de urgencias comienza con la retirada de la víctima de la zona de exposición y lavado con abundante agua de las zonas quemadas, entre 1 y 10 minutos. El tratamiento general no difiere del resto de las quemaduras. Muy importante es la analgesia.

Quemaduras por álcalis

Las lesiones son de aspecto blando, pastosas. Penetran en profundidad más que las producidas por los ácidos. No forman escaras, por lo que el cáustico puede seguir actuando en profundidad.

El tratamiento es el mismo que para los ácidos pero la duración del lavado puede prolongarse hasta una hora, por la tendencia de los álcalis a penetrar hacia el interior.

Si la quemadura es por sodio o potasio metálico, está contraindicado el lavado con agua. Se tratará con aceites vegetales o minerales.

Quemaduras eléctricas

Siempre serán consideradas graves, pudiendo originar lesiones graves en corazón, riñón y cerebro. Es difícil la valoración por el efecto iceberg.

Precisan fluidoterapia que generen una diuresis horaria mayor de 100 cc ante el riesgo de un fracaso renal, a causa de la mioglobinuria generada.

Precisan de mayor tiempo de reanimación cuando se produce una P.C.R. Se deben extremar las precauciones al separar al paciente del foco. Precaución y control electrocardiográfico por las arritmias ventriculares.

Relacionado