Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿Qué siente el consumidor del futuro?

Como mencioné en la entrada anterior, la visita de Gabriela Pallares nos invitó a investigar y reflexionar sobre temáticas diversas. Una de ellas son las tendencias de consumo que propone WGSN. En esta entrada me gustaría reflexionar sobre mi lectura del informe “Consumidores del Futuro 2022”.

“No estaremos confinados para siempre, pero el modo en que trabajamos, vivimos y disfrutamos nunca volverá a ser exactamente el mismo”.

-Carla Buzasi, WGSN

Carla Buzasi, Directora general de esta organización asegura: “En WGSN estamos acostumbrados a que nuestros pronósticos a largo plazo se materialicen con celeridad, pero nunca tan rápido como ahora”, y es que la pandemia del coronavirus ha sido el mayor factor de cambio global de la última década. En mis 24 años vividos recuerdo solo dos eventos que revolucionaron el orden político mundial y nuestra realidad local a un nivel realmente significativo: el atentado de las Torres Gemelas y la Crisis Económica de 2001. Siendo dos hitos en la historia mundial y nacional esta pandemia tiene una cuota de incertidumbre y una falta de antecedente histórico que la vuelven aún más revolucionaria. Esto nos ha llevado a todos a acelerar cambios en nuestros comportamientos y actitudes y, como consecuencia, también en nuestras formas de consumo. 

La pregunta que todos nos hemos hecho en algún momento de esta pandemia es: ¿Cómo va a ser el mundo post-pandémico?. Como explica el informe “No estaremos confinados para siempre, pero el modo en que trabajamos, vivimos y disfrutamos nunca volverá a ser exactamente el mismo”.

Los sentimientos del Consumidor del futuro: Miedo, Sociedad desincronizada, Optimismo radical y Resiliencia equitativa.

Los contextos de crisis históricamente han generado temor en todas las clases sociales y grupos etáreas. Particularmente hay dos grandes inseguridades que están siempre presentes: inseguridad económica y medioambiental. Si bien esto no parece un gran hallazgo hay una segunda parte de la problemática que sí lo es: en este mundo hiperconectado el “contagio emocional” nos lleva a imitar los sentimientos de quienes nos rodean, aún cuando en nuestro entorno más cercano no hay fundamentos para sentir temor.

Y aquí llega un segundo hallazgo, al menos para mí: aún en un mundo hiperconectado e hiperglobalizado, donde “nos contagiamos emocionalmente”, tendemos a convertirnos en una sociedad desincronizada. “Los ritmos individuales son más variados y amplios”: hacemos las mismas cosas, pero no a la misma vez.  “Esta desincronización erosiona las comunidades debido a la falta de interacciones humanas consistentes” asegura Buzasi. En este contexto un tanto apocalíptico “el optimismo es una forma de rebeldía” y la resiliencia una habilidad codiciada y una “prioridad emocional” agrega.

Los consumidores del futuro: Los Estabilizadores, los Consumidores y los Nuevos Optimistas.

A raíz de estos cuatro sentimientos del consumidor: Miedo, Sociedad desincronizada, Resiliencia equitativa y Optimismo radical, es que WGSN propone tres perfiles de consumidor: Los Estabilizadores, Los Comunitarios y Los Nuevos Optimistas

Estabilizadores: “priorizan la estabilidad sobre otros aspectos vitales, en respuesta a la desincronización y a la sensación de incertidumbre crónica. Buscan experiencias de retail simplificadas, un modelo de comercio tranquilo y una relación reconfortante con las marcas”.

Comunitarios: les urge “redefinir el ajetreado ritmo laboral a nivel mundial. Buscan asentarse en su comunidad, no en sus carreras, y están dando lugar a una nueva era del localismo”.

Nuevos Optimistas: “Presionados por el alto nivel de miedo y ansiedad desean con todas sus fuerzas celebrar la alegría”.

El informe “Consumidores del Futuro 2022” de la WGSN nos proporciona información valiosa que debe ser un punto de partida para reflexionar de manera consciente cómo vamos a actuar como profesionales en el futuro próximo. Cierro con una cita del informe que me resultó reveladora: “Aunque confiemos en la conexión digital para superar estos momentos de turbulencia, es nuestra necesidad de conexión humana lo que verdaderamente da sentido a nuestras vidas”. 

Después de todo, lo peor de esta “nueva normalidad” es la falta de abrazos.

Relacionado