Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Qué nos deparará el 2021 en materia de comunicación

Mientras que el año 2020 ha quedado atrás, la pandemia continúa y también las medidas para cuidarnos y mantenernos resguardados en nuestros hogares el mayor tiempo posible. Si bien es esperable que en los próximos meses las vacunas comiencen a devolvernos nuestra a vida “normal”, se presume que  gran parte de los nuevos hábitos adquiridos nos acompañarán durante algún tiempo más.

Los grandes avances que se vienen dando en materia de tecnología y telecomunicaciones no son fruto de un año ni de una pandemia. Pero, sin duda, fueron acelerados enormemente a causa de ella. El camino ya está trazado y, si bien ya aprendimos (o deberíamos haberlo hecho) que todo puede cambiar de un día para el otro, hay algunas tendencias en comunicación que parecen haber llegado para quedarse. Aquí vamos.

2021: Odisea del (ciber) espacio

Ya mencioné que para sobrevivir frente a las restricciones y exigencias del nuevo contexto harán falta grandes dosis de creatividad y adaptación, tanto a nivel personal como laboral. Quienes estén al frente de empresas o emprendimientos encontrarán útil y necesario interiorizarse y amigarse con las tendencias que enumero a continuación.

–  Crecimiento y consolidación del teletrabajo. La modalidad de trabajo a distancia ya venía pisando fuerte en los últimos tiempos, pero durante 2020 llegó a niveles históricos al dejar de ser una opción para convertirse en una obligación. Los empleadores que aún se resistían a implementar el trabajo remoto se vieron empujados a adoptarlo. A muchos de ellos la experiencia les ha servido para comprender sus ventajas. Pero también los ha obligado a adaptar sistemas, herramientas, procedimientos y, sobre todo, mentalidades. Los desafíos que se presentan para el 2021 en este sentido son enormes y obligan tanto a los organismos públicos como a las empresas privadas a encarar una profunda digitalización. Comparto un interesante informe realizado por la OIT sobre este tema: El teletrabajo sobre la pandemia de COVID 19 y después de ella

–  Protagonismo de reuniones, conferencias y eventos virtuales. Aquí están, estos son, y llegaron para quedarse. La imposibilidad de realizar encuentros presenciales numeroso (ni hablar de masivos) ha llevado a la virtualidad al centro de la acción. Las marcas deberán redirigir sus estrategias y recursos entendiendo que los encuentros virtuales y las transmisiones en vivo gozarán de un protagonismo nunca antes visto. Es esta una enorme oportunidad para desplegar el ingenio y la creatividad, ayudados por las numerosas y diversas herramientas que nos proveen la tecnología y las telecomunicaciones.

Las comunicaciones de marcas se impregnan de valores. Las audiencias de todo el mundo se han visto enormemente sensibilizadas por el contexto adverso que atravesamos. Para poder estar a la altura de las nuevas exigencias, las marcas deberán enarbolar las banderas de sus valores, mostrándose comprometidas con la sociedad en su conjunto, y cuidando meticulosamente cada mensaje y cada posición tomada en relación a temas públicos, con tintes políticos o sociales.

Intercambios comunicacionales más humanos. Esto viene de la mano de lo anterior. La pandemia y sus cuidados han obligado a gran parte de la población a resignar el contacto estrecho, la instancia del encuentro presencial con sus vínculos más cercanos y personales. Esto provoca un enorme vacío emocional que puede y debe ser compensado por las marcas que quieren tener llegada a su público. Para ello, deben dotar a sus mensajes, en cada instancia de comunicación y punto de contacto con sus audiencias, de calidez, cercanía y humanidad.

Presencia omnicanal. ¿Y cómo hacerlo? Nuevamente a través de una tendencia que ya venía pisando fuerte: el uso de múltiples canales de comunicación. Una correcta y exitosa estrategia de comunicación debería poder combinar equilibrada y eficientemente todas las plataformas de comunicación que posibiliten acceder al público objetivo. El buen manejo de nuestro ecosistema comunicacional requiere conocimiento de las particularidades de cada uno de los canales y plataformas para poder así adaptar el mensajes a cada uno de ellos. El storytelling deberá constituirse como pilar esencial en el desarrollo de la estrategia de redes sociales. –

–  Redes sociales: aprender a nadar en la inmensidad del mar.  Por todo lo que ya sabemos, los canales digitales han tomado el protagonismo casi absoluto de la comunicación en nuestros días. Y las redes sociales son las vedettes indiscutidas. Pero esta utilización casi desenfrenada del medio ha hecho que destacarse se convierta en un desafío altamente exigente. La competencia entre las marcas se ha intensificado exponencialmente, todas ellas luchando por acaparar la atención (y el interés) de una audiencia cada vez más volcada a las pantallas de portátiles y teléfonos móviles. Esta saturación, que seguirá incrementándose, hace imprescindible despuntar la creatividad de las marcas en lo que refiere a mensajes, formatos, estrategias y canales. Todo hay que barajarlo de nuevo para encontrar formas novedosas de llegar a un público cada vez más exigente y demandado. En este mar ya no es suficiente saber flotar para sobrevivir.

A modo de conclusión

Nadie sabe qué nos depara el futuro. Ni siquiera sabemos (al menos yo no lo sé, por suerte) qué nos sucederá hoy. Pero sí está claro que existen algunas evidencias y datos que permiten trazar cierta previsibilidad e identificar tendencias como las que me mencionaba. En este escenario, lo que sí podemos dar por sentado es que las marcas deberán trabajar fuertemente en el diseño de una estrategia de comunicación que les permita estar a la altura de los desafíos. Y en la persecución de este objetivo hay dos herramientas que no podrán faltarles: adaptación y creatividad.   

Relacionado