Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Psicología Moda Cuarentena

“La comodidad se convirtió en un requisito muy importante. Creo que las prendas oversize nunca pisaron tan fuerte como en este momento”, asegura Mayra García, psicóloga y asesora de imagen.

Desde que el coronavirus se instaló en el mundo, un cambio inesperado afectó a todos: el lugar que conocemos como hogar se convirtió también en la oficina, en el gimnasio, en nuestra única recreación. La falta de estructura diaria junto con estar 24/7 en casa puede atraer la pereza de vestirnos. Entonces ¿Qué sucede cuando estamos todo el día en pijama? ¿Afecta a nuestra salud emocional?

En mayo de este año, Dévora Kestel, directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS, advirtió de las consecuencias para la salud mental que implica el coronavirus diciendo que: “la situación actual, con aislamiento, miedo, incertidumbre y crisis económica, puede causar trastornos psicológicos”.

Foto: @RyanMcGuire

La moda como proceso identitario

Según la psicóloga y asesora de moda argentina, Mayra García, la identidad con la moda es una construcción que está en todas las etapas de ser humano, sin embargo, es en la adolescencia donde se presenta con más intensidad para luego afirmarse en la adultez. Por lo que hoy, a pesar de la cuarentena, la manera en cómo nos identificamos con nuestra vestimenta está muy presente. La psicóloga afirma que “nuestras rutinas cambiaron. De repente ya no nos vemos en la obligación de vestirnos y arreglarnos para salir al exterior”.

Teniendo en cuenta que el ser humano es un sujeto biopsicosocial (biológico, psicológico y social) es que podemos entender cómo es que el confinamiento puede afectar a una persona. “Me cuesta mucho que los estudiantes abran su cámara, siempre apelan a que no están arreglados, aunque prefiero la palabra cuidarse en vez de arreglarse”, comenta el diseñador y docente de moda, Gabriel Zamora del Valle, y agrega que “muchos de los que trabajamos en moda debemos mantener ese espíritu arriba y no perder tales costumbres”.

Andar en pijama todo el Dentro de las posibles dificultades psicológicas que podría enfrentar el ser humano debido al uso del pijama durante todo el día se encuentra el estrés, ritmo cardiaco alterado, distorsión de los horarios del sueño e incluso depresión. Expertos afirman que cuando el confinamiento se elimine o baje será muy común que algunas de estas costumbres en el vestir las llevemos al street style como por ejemplo lo son los pantalones jogger o buzos, zapatillas cómodas, polerones o hoddies, prendas oversize y que reflejen la libertad de ponernos lo que queramos y dependiendo de cómo nos sentimos.

“Creo que siempre hemos sobrevalorado el tema de la salud física y hoy es obvio que la salud mental es más que importante”, expresa Mayra García.

Desde la moda: ¿Cómo evitar este debilitamiento emocional?

Esta es una de las preguntas que muchos fashion bloggers y personas que viven de la moda se hacen en este escenario para no caer en una inestabilidad de las emociones y pensamientos. Una de los consejos de la psicóloga trasandina recae en embellecerse para uno mismo. “Si te hace bien pintarte las uñas, aunque no puedas presumírselas a nadie, hacelo. Si te hace bien realizar un baño de crema a tu cabello, hacelo. Hacelo por vos y para vos”.

Foto: @BurgessMilner

Otra de las acciones terapéuticas que se recomiendan son la limpieza de clóset ya que, además de contribuir a deshacernos de prendas que no usamos y que nos hacen espacio en el guardarropa, también nos sirve para ser más consientes en torno a lo que vamos comprando, Gabriel Zamora del Valle sentencia que “la cuarentena nos ha puesto a reflexionar sobre qué cantidad de cosas tenemos, cuantas somos capaces de ponernos y cuáles realmente necesitamos. Hoy en día tengo que compartir mi espacio con mis objetos y ropa”. 

Por otro lado, este momento de ordenar el armario nos puede llevar a definir bien nuestro estilo personal. “Por fin tuvimos el tiempo para ordenar el placard y esto nos llevó a observar que prendas tenemos. Lo que consumimos está relacionado con nuestra identidad, espiritualidad y cosmovisión”, dice Mayra García. En cuanto a los cambios que se están viendo respecto al consumo de textiles y a la conciencia de los clientes destacan las compras online y una concientización más establecida. “Los clientes están exigiendo transparencia y demanda no solamente con la ropa, sino que también con la trazabilidad de esta. El cliente quiere saber cómo está hecha su prenda y qué hacen las marcas para venderlas. Espero que esta crisis sanitaria nos haga pensar a todos en cómo invertimos nuestro espacio y dinero”, reflexiona Zamora del Valle.

Finalmente, que lo mejor para evitar que nuestra salud emocional se perjudique es no dejar de lado las cosas que nos gustan y en cuanto a la vestimenta, el hecho de intentar llevar tu rutina como de costumbre puede ser muy favorecedor ya que en tiempos de coronavirus preocuparse por uno mismo es tan crucial como el no salir de casa.

Relacionado