Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Precios bajos que sangre ocultan…

Hola, ¿Cómo están? Espero que estén teniendo una excelente semana de vuelta a la realidad para algunos que ya nos tocó regresar a nuestras actividades normales y para los que siguen disfrutando de sus vacaciones tomen algo por mí y vayan a la playa también por mí jejejeje. Pero bueno en cuanto el post de esta semana, seguimos con este estado crítico de las cosas cotidianas o lo que nos rodea y continuando en la línea de los problemas de la contaminación.

Quiero hablar específicamente de la segunda industria más contaminante del mundo y que todos contamos al menos con un producto de dicha industria, esta es la industria textil que su hecho más contaminante es la llamada “moda rápida” esta tipo de moda consiste en pequeñas colecciones dentro de las tiendas departamentales que se ha ido introduciendo a través de tiendas como H&M, Forever 21, Zara, entre otras más.

Beth tootell

Foto Beth Tootell

Donde a través de un aproximado de 21 colecciones al año, estas tiendas van cambiando las opciones en sus tiendas con el fin de que el consumidor compre algo en cada una de las colecciones, lo que finalmente provoca que el tiempo de uso de tu ropa sea de un aproximado de 3 puestas, aunque claro esto a “bajos costos”.

Pero que implican estos “bajos costos”, muchas cosas nos afectan este costo, en primer lugar para mantener estos costos las tiendas internaciones localizan sus fábricas en países tercermundistas, esto con un fin claro dar salarios menos al mínimo y en pésimas condiciones de trabajo, donde nos podemos encontrar con derrumbes de dichas fábricas dejando en nuestra ropa y su bajo costo la sangre de los maquiladores de nuestra ropa, donde inclusive algunos son menos de edad que se ven en la necesidad de trabajar en estas empresas para sobrevivir.

Aparte de una injusticia laboral para los maquiladores, nos encontramos con un enorme daño ecológico que proviene de nuestros textiles, donde para la realización de un pantalón de mezclilla (si solo UNO) se requieren cientos de galones de agua y lo mismo sucede en los campos de algodón, los cuales requieren grandes cantidades de agua para su cultivo. Todo esto demostrando que la baja de nuestro precio en ese jean que tanto nos gusta, se ve reflejado en el hecho de que de a poco nos estamos gastando el agua o inclusive quitándola de algunos para que otros tengamos la prenda de moda.

Todo esto, me hice consciente a través de un documental que se llama The true cost que puedes encontrar en Netflix (que también lo pueden encontrar aquí) y que resulta muy informativo e impactante o bueno mínimo lo fue para mí, por crea consciencia de un consumo más responsable hacia nuestra ropa. De hecho también para ver más iniciativas para combatir con estos problemas esta la NGOImpacto aquí en México e internacionalmente la organización de Fashion Revolution, esto a través de hacer visibles a quiénes hacen nuestra ropa con el fin de que busquemos juntos un lugar y salario digno.

Captura 2Captura 3

Y por último no menos importante están las propuestas de darles un mayor tiempo de vida a la ropa, yo conozco en la ciudad de Guadalajara el bazar de MiArmarioGarage con el fin de que puedas vender aquellas prendas que ya no usas pero que están en buen estado, con el fin de darles mayor uso y también frenar este consumo desenfrenado que mantiene a las industrias textiles y a sus daños sociales y ecológicos. También otro consejo que yo les puedo dar es que alarguen lo más que puedan la vida de sus prendas de ropa por ejemplo justo el jean que estoy usando en este mismo momento tengo con el más o menos 4 años de vida y esto gracias a que lo he reparado y lo continuo usando, también al momento de comprar no les quiero decir que dejen de comprar en estas tiendas porque sería hipócrita de mi parte, ya que yo continuo comprando ahí pero siempre voy en busca de prendas claves y que sean atemporales, esto con el fin de que su tiempo de vida sean de varios años y así el consumo se reduce, pero por último es agregando prendas de mayor valor no solo económico, sino que busquemos prendas donde los productores o maquiladores tengan condiciones adecuadas de trabajo y que no sobreexploten a nuestra bella tierra que al final de cuentas solo tenemos  una.

Captura 4Captura 1

Ya para dejarlos, en verdad les quiero recomendar el documental de The True Cost, es sumamente revelador y pone todo en perspectiva (está en Netflix y también ya les deje un link para verlo por ahí arriba) y me digan que les pareció, también ya les deje los Instagram de las asociaciones que son expertas en combatir los problemas causados por la industria textil y con esto me despido.

Que tengan bonita semana. Juditrana :) :) :)

Relacionado