Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Pre-loved fashion

“Como consumidores, tenemos un montón de poder para cambiar el mundo con tan solo tener cuidado con lo que compramos.” –Emma Watson.

Como bien indica su nombre, se trata de “moda pre-amada”. Es el nuevo término que recibe la ropa de segunda mano. ¿Tienes unos pantalones vaqueros que ya no te valen o que no te pones? En vez de dejar que acumulen polvo en el armario, considera la opción de que alguien pueda darles una segunda vida.

El comercio mundial de ropa de segunda mano tiene un recorrido extenso. Hasta mitad del siglo XIX la compra de prendas de este estilo era la única forma de adquirirlas, pues hasta que no se dio la revolución industrial, la producción masiva y la subida de sueldos, la gente no tenía otra manera de conseguir ropa. Pero desde la Segunda Guerra Mundial esto cambió; las fábricas textiles redujeron su producción con el fin de salvaguardar las materias primas y librar espacio y trabajadores para la producción armamentística. Esto fomentó el comercio de la moda pre-amada que, hoy por hoy, ha dado la vuelta al mundo.

La gente, en especial los jóvenes, son conscientes de los problemas medioambientales de la actualidad y el impacto tan perjudicial que tiene la moda rápida (in inglés: fast fashion): la contaminación del agua, el uso de productos y tintes químicos, y la sobreproducción insostenible de telas son tan solo algunos ejemplos. Por eso, cada vez son más las personas que optan por llenar sus armarios con ropa de segunda mano.

Tal ha sido el impulso de este estilo de moda en los últimas años que ha conseguido que se suba a las pasarelas. Wallapop, la plataforma de venta de segunda mano española, ha sido la pionera en esta ámbito. En julio de 2019, la aplicación de moda y la diseñadora catalana María Escoté, presentaron unidas en la Mercedes Fashion Week Madrid conjuntos creados a través de prendas que cualquiera puede encontrar en Wallapop. El objetivo de dicho desfile era concienciar al público del consumo responsable a la hora de adquirir vestimenta nueva, ya que solo en España se tiran 14 kg de ropa al año por persona, según la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex).

Las tendencias son efímeras, van y vienen. Por esta razón, la compra de segunda mano es un buen hábito que implementar, no solo por el hecho de que sale más rentable, sino también porque es mucho más sostenible y ecológica. La moda pre-amada es la moda del futuro.

Relacionado