Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Porqué #consumoresponsable se ha convertido en mi hashtag favorito

Hace unos meses empecé a leer un libro sobre moda sostenible y lei datos sobre la contaminación que produce la moda y las cantidades que se fabrican y flipé… pero para mal. Según la Fundación Ellen MacArthur, la industria de la moda emite 1.200 millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año, y va en aumento.

Pero el dato que se me quedó grabado es este: Según Arjen Hoekstra, el inventor del concepto de huella hídrica, para fabricar una camiseta de algodón común de 250 g de peso, se necesitan
2.900 litros de agua durante todo el proceso
que va desde la producción de
la materia prima hasta el deshecho, pasando por el transporte y, por supuesto, el uso doméstico.

Estos datos son del libro Armario Sostenible de Laura Opazo, que lo recomiendo bastante.

Hay que tener en cuenta todo el ciclo de vida de la prenda, ya que, para obtener el algodón también se necesita agua al plantarlo. Por otro lado, una vez desechada, en el vertedero, la ropa en descomposición libera metano, un gas dañino, y la incineración posterior al terminar su ciclo vital también contribuye a aumentar la huella de carbono.

Quien hace la ropa low cost? Pues la mayoría de prendas que compramos se hacen en Marruecos, Bangladesh, China y otros países donde la moneda vale mucho menos que el euro y la mano de obra sale mucho más barata que en España.

Las costureras de Bangladesh al mes cobran unos 130$ trabajando una media de 10 horas al día teniendo los domingos libres (si se da el caso) y sin vacaciones. Viven a base de arroz y no les da para comprar un colchón pues la mayoría duerme en el suelo. Ellos piden llegar a 160$ para poder cubrir sus gastos por si tienen que ir al medico uno de esos meses o comprar medicinas. No es tanto ¿verdad? y por lo menos sería más justo y no tan esclavo. Por las manos de estas costureras sólo en un día pueden pasar más de 1500 pantalones, es una locura. Se trata de que garanticen los derechos y dignidad de los trabajadores implicados en la cadena de principio a fin. Video resumen reportaje en mi perfil: https://www.instagram.com/tv/CLjwbk-K4gD/

Entonces yo pienso, para yo tener más ropa (que al final con tener la justa sobra) ¿tiene que sufrir gente? ¿esa ropa está manchada de sangre? por así decirlo… No vale la pena. Puedo decir que desde hace unos cuatro meses no consumo nada del grupo inditex, para ello, he comprado en plataformas de segunda mano como Vinted, tiendas vintage, en comercio local o directamente evito comprar usando lo que tengo.

Por esa razón, #Consumoresponsable se ha convertido en mi hashtag favorito, creo que es un principio por donde empezar sin volverte loc@. Se trata de consumir sólo lo que necesitas. Además, si las grandes corporaciones ven que no consumimos tanto, bajarán el ritmo. Al fin y al cabo ellos nos dan lo que les pedimos.

  • Nada de compras compulsivas. Si compras online, deja en la cesta un par de días esa o esas prendas y entonces te darás cuenta si de verdad lo necesitas o va a acabar colgado con la etiqueta en tu armario, siendo un gasto tonto.
  • Compra en tienda en vez de online, ya que, podrás ver y tocar la tela y saber si te viene bien. (Recuerda que pedir online tambien contamina porque tienen que ir hasta tu casa, y devolver la prenda

Mi truco es pensar que no la puedes devolver, como si esa opción no existiese. Y la mayoría de las veces he pensado… en verdad no vale tanto la pena, ocupar sitio en mi armario para ponérmelo dos veces. Sólo comprala si esa prenda te enamora, y puedes crear con ella varios looks con la ropa que ya tienes en casa. Intercambiar ropa con tus amigas es otra opción.

Y “Si consumes que sea sostenible” intenta que esté hecho con materiales naturales o que no dañen el medio ambiente, y producido por personas con unas condiciones dignas y sueldo, además, si lo producen en España, la contaminación por transporte será mínima y es otro beneficio.

Espero que estos datos os hagan reflexionar y por lo menos, que os hagan pensar que tenemos que responsabilizarnos de cada prenda que tenemos y que sólo con reusar nuestra ropa podemos evitar mucho sufrimiento.

Gracias por leer

Laura IQ

Relacionado