Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿Por qué todos juzgan a Adele?

¡Ah, la gordofobia! Esa repulsión innata del subconsciente colectivo tan asimilada como la aporofobia o el machismo. Si eres mujer y estás gorda la repulsión se duplica; da igual que hayas conseguido tus objetivos laborales, que estés felizmente emparejada o que tu vida vaya simplemente bien. Si tienes más de una 42 todos pensarán que no has triunfado del todo porque “te sobran unos kilos”. [Ser feliz = estar delgada/ superación = estar delgada] y sino que se lo digan a la cantante Adele, que con 15 Grammys, un Globo de Oro, un Óscar y dos de los álbumes más vendidos de la década, se ha viralizado en redes como baluarte de la superación por… (redoble de tambores) exacto, adelgazar.

La solista reaparecía tras 19 semanas sin publicaciones en sus redes con una foto en la que declaraba: “gracias por el amor en mi cumpleaños. Espero que estén todos sanos durante este tiempo tan loco. ¡Quisiera dar las gracias a todos los trabajadores que nos mantienen a salvo mientras arriesgan sus vidas. Sois nuestros ángeles”, agradecía la compositora a sus 36 millones de followers y a los trabajadores en primera línea durante la crisis del Covid-19.

Como era de esperar, los likes, comentarios y titulares no se hicieron de esperar. En España estos fueron algunos de los más compartidos:

  • “Totalmente irreconocible: la foto de Adele que se ha hecho viral” (Hola)
  • “El sorprendente cambio de Adele en Instagram” (ABC)
  •  Las claves de la nueva Adele: 70 kilos menos, cambio de alimentación y gimnasio (El Mundo)
  • “El cuerpazo de Adele se ha hecho viral y sabemos los secretos del vestido que luce” (Vanitatis)

“Estás increíble”, “Internet se rompe en 3, 2, 1…”, “mi mandíbula se acaba de caer al suelo”, “Wow, estás impresionante”, “¡Has ganado hermana!”, fueron algunos de los más de 200.000 comentarios que la artista recibió, muchos de ellos escritos por parte de otros artistas e influencers varios que la felicitaban por su adelgazamiento y no por su cumpleaños. Aquí Adele ganó porque perdió peso, antes era una perdedora con un patrimonio estimado en solo 173 millones de euros.

Ya a principios de año se publicaron unas fotografías de la solista en el Caribe, en las que se veía su progresiva pérdida de peso. Fuentes cercanas a la artista aseguraron que aquello se debía al abandono del alcohol y del tabaco principalmente. Es decir, que la pérdida de kilos no fue una búsqueda per se, sino una consecuencia de una vida más sana. Un resultado que retrata la fragilidad del body positiveespecialmente en los medios. Dudo que haya un artículo que retrate mejor esta inconsistencia que éste de El Mundo Today (en serio, leedlo).

Los chistes de gordos en la cuarentena

Los españoles podremos engordar esta cuarentena entre 3 y 5 kilos de media debido los cambios en la dieta, la falta de ejercicio físico y la ansiedad, según afirmó un estudio de Deusto Salud. Y como es ya tradición, convertimos la desgracia en meme aunque desatemos la polémica por nuestro implícito body shaming. La influencer Paula Gonu desató por la controversia en las redes por un tuit desafortunado del estilo, ya que su público es principalmente femenino y adolescente, más sensible a este tipo de mensajes.

Según una investigación del Instituto de Salud Mental de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) trastornos alimentarios como la anorexia nerviosa causan más muertes que el mismísimo Coronavirus. Y es que de todas las secuelas psicológicas que nos va a dejar el confinamiento, la relación con nuestra imagen formará parte inequívoca de ellas. La fotógrafa puertorriqueña Anastasia García pensó en esto y fundó el movimiento #MyQuarantineBody, un hashtag bajo el cual mujeres con cuerpos no normativos suben fotografías a sus redes mostrando – y normalizando – sus curvas durante esta época.

View this post on Instagram

Pt 2: A week ago I posted a photo of myself with #myquarantinebody and encouraged my community to do the same. The goal was to challenge fat phobic rhetoric and counter the flurry of weight gain memes circulating the internet. It was my hope that collectively we could share our images and dismantle the notion of the “quarantine 15” and instead encourage people to focus on self love and body appreciation. Especially at a time where so many are fighting just to survive…. fighting just to breathe. Over 40 women have posted images of themselves so far. They have shared their stories, their bodies, and in doing so challenged each of their communities to continue to loving their bodies despite current circumstances. Seeing these beauties bare their souls with such honesty and vulnerability has made me feel more connected to people than I have in over a month. Thank you. As we press forward I hope that we can all remember that magic can be created from chaos and no amount of fat shame is going to save us. We are navigating unprecedented times. And while I can’t be behind the lens creating images to inspire… I can still stand with you and support you on your journey toward self love.

A post shared by Anastasia Garcia (@anastasiagphoto) on

A pesar de que el movimiento curvy lleva años en auge, a pesar de que Ashley Graham protagonizase hace cuatro años su icónica portada en Sports Illustrated, a pesar de que las redes sociales hayan mostrado otros cuerpos y otras voces disonantes de la tónica gordófoba general; somos muchas las generaciones que hemos crecido asimilando que una talla 38 está mal, que el pelo rizado no gusta, que las estrías no se enseñan y que la ropa bonita es para la gente delgada. Son muchas las falsas creencias que entraron en nuestro subconsciente desde pequeños.

“Me gusta maquillarme y peinarme, pero no perderé peso porque alguien me lo diga. Hago música para ser cantante no para estar en la portada de Playboy” recalcó la cantante hace unos años. Que Adele pierda peso no es noticia y que engordemos unos kilos en cuarentena tampoco nos da licencia para descojonarnos de los gordos. Lo que de verdad importa es salir vivo de la pandemia, no más flaco y estandarizado. Salir sano es otra cosa, pero en esas estamos. ¡Feliz cumpleaños Adele!

Adele en la entrega de los premios Grammy de 2012

¡Si te ha gustado este artículo no te olvides de dar “me gusta” y compartir en redes! Y si quieres contactar conmigo para encargar un texto similar puedes consultarme por correo a asantillana@protonmail.com 

Otras noticias destacadas

Eilish sacude Portugal en un concierto memorable

El fado “queer” de Portugal se llama Fado Bicha

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Ana Santillana está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional de Creative Commons.
Creado a partir de la obra en https://assantillana.wordpress.com.

Relacionado