Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿Por qué la ropa de segunda mano?

Las modas van y vienen, pero el sector textil vive en un cambio de tendencias constante. Muchas personas son las que apuestan por la moda de segunda mano frente a la Fast Fashion

segunda mano ropa
moda
Tienda de arreglo de ropa en Valencia, una alternativa para poder reutilizar la ropa ya usada

Hoy en día, el modelo que domina en este sector es el de la “fast fashion” (moda rápida), ya que ofrece a toda la población cambios constantes en su indumentaria, de normal a baja calidad, pero a precios muy económicos. Paralelamente, ha cogido mucha fuerza la denominada “Slow Fashion”, en la que encontramos la moda de segunda mano. Esta tendencia, que lleva ya unos años entre nosotros, está  viviendo actualmente un crecimiento exponencial. Según un informe de la empresa estadounidense Thred Up, la moda de la segunda mano sobrepasará a la fast fashion en aproximadamente 10 años.

Concienciación con el medio ambiente, búsqueda de la exclusividad y ahorro económico son los tres motivos principales por los que la gente consume ropa de segunda mano. En este reportaje, vamos a analizar estos factores punto por punto.

ECOLOGISMO

Hoy en día nuestra sociedad se basa en el consumismo, una dinámica muy dañina para el medio ambiente. Son muchas las grandes empresas que fabrican ropa con el único objetivo de aumentar su producción al máximo para no parar de vender y obtener los mayores beneficios posibles. Cuando estas formas de trabajo encuentran respuestas favorables de la población (consumismo sin control) nuestro planeta sufre niveles excesivamente preocupantes.

La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo. La contaminación de tierras y aguas por el abuso de los químicos en su producción, tintado y lavado son ejemplos en los que se demuestra la capacidad destructora que tiene la industria textil con el planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), “confeccionar unos jeans requiere unos 7500 litros de agua, el equivalente a la cantidad de ese líquido vital que bebe una persona promedio en siete años”. A esto, hay que sumarle la gran cantidad de ropa que acaba en vertederos, ropa sin ningún uso que termina siendo desperdiciada, generando más contaminación a un planeta ahogado por su propia población.

Fuente: Organización de las Naciones Unidas

“Las personas que están informadas, y que quieren que sus compras tengan la mínima repercusión con el medio ambiente, son aquellas que apuestan por la moda sostenible, entre ellas la segunda mano”, asegura Juan Carlos Moreno, director de Planeta Moda. La moda de segunda mano se presenta como una opción muy viable para aquellas personas que están concienciadas en la protección de nuestro planeta, pero hay más opciones. Es posible estrenar ropa siendo respetuoso con el medio ambiente. Dentro de la moda sostenible, encontramos numerosas prendas que son fabricadas con materias primas ecológicas, y que durante el proceso de fabricación se han llevado a cabo técnicas que minimizan el daño en el entorno.

“Confeccionar unos jeans requiere unos 7500 litros de agua, el equivalente a la cantidad que bebe una persona promedio en siete años”, según datos de la ONU

Pero, ¿qué es más beneficioso para el medioambiente: la ropa de segunda mano o la ropa nueva elaborada con material sostenible? Desde Planeta Moda lo tienen claro: “Lo más beneficioso es no comprar lo que no necesitas”. La Asociación Vida Sana recomienda comprar, en tiendas locales, textiles que sean sostenibles. Aunque también consideran que la ropa de segunda mano o vintage seguirá teniendo su mercado, y es una muy buena opción para reciclar una prenda y contribuir a salvar el planeta. Un problema que tiene la moda de segunda mano es la conservación, ya que no todos los textiles se pueden reutilizar. Para poder vestir una prenda ya usada, ésta tiene que estar elaborada con material de calidad. Según Juan Carlos Moreno, “el problema de los textiles actuales es que en su mayoría son de muy baja calidad y es complicado utilizarlos de nuevo”.

“Lo más beneficioso es no comprar lo que no necesitas”, señala Juan Carlos Moreno, director de Planeta Moda

Queda claro que una gran parte de la población en España está conociendo poco a poco el mundo de la ropa de segunda mano. La mayoría de estas personas acuden motivadas por la idea de contribuir para frenar la contaminación. La industria textil, que es la segunda más contaminante en el mundo, tiene que empezar a realizar cambios en su manera de producir los textiles, para entre todos, salvar un planeta que poco a poco se va asfixiando por culpa de los malos hábitos de la industria y sus consumidores.Es por esto que en nuestra situación actual la moda sostenible y de segunda mano tienen una importante misión.

AHORRO ECONÓMICO

La Fast Fashion, también denominada como Moda Rápida, busca producir grandes cantidades de ropa para vender mucho a precio bajo. A simple vista puede parecer una opción económica, pero, ¿realmente se ahorra dinero comprando productos de este tipo?, ¿es cara la ropa de segunda mano?,¿hay otras alternativas para vestir de calidad a un precio relativamente bajo?

Tienda Vintage Love, situada en el centro de Valencia. Tienda especializada en moda vintage y de segunda mano

“No es lo mismo reutilizar ropa de Dior, que se ha fabricado casi de manera artesanal, que una prenda de Zara o H&M, que se ha realizado sin tener en cuenta la calidad”, comenta Juan Carlos Moreno.  Son muchas las personas que consumen  Fast Fashion porque creen que es una forma de ahorro para sus bolsillos. Desde Planeta Moda confirman que este tipo de productos, al ser tan económicos, están elaborados con materiales de muy baja calidad, lo que impide que las prendas tengan una larga vida. Por otro lado, aparece la ropa de segunda mano. Estos productos, a diferencia de los que encontramos en la moda de consumo rápido, pueden reutilizarse gracias a la alta calidad con la que son confeccionados, lo que provoca que duren en perfecto estado una gran cantidad de años. Así aparece la ropa vintage, aquella que tiene más de 20 años y se encuentra en un buen estado de conservación.

Estas prendas, al ser reutilizadas, permiten vestir a la población con ropa de calidad a un precio asequible. Es una manera de elaborar tu outfit de una forma económica. Hoy en día han aparecido nuevas maneras de adquirir este tipo de ropa sin tener que comprarlas. Hablamos del alquiler de ropa de segunda mano, una manera de comprar menos y alargar la vida de muchas prendas útiles para lograr una rotación que favorece, tanto al medio ambiente, como a los bolsillos de los consumidores. Como referentes en esta tendencia destacan las tiendas online Ecodicta, La Modateca, Rental Mode, entre otras muchas tiendas que han visto en esta corriente una oportunidad de negocio bastante importante. La mayoría de estos portales funcionan a través de una suscripción, donde el cliente tiene acceso a una serie de prendas que puede utilizar durante un tiempo determinado. Una manera de lucir un extenso armario por un módico precio.

“No es igual reutilizar ropa Dior, que se ha fabricado artesanalmente, que una prenda de Zara o H&M, que se ha realizado sin tener en cuenta la calidad”, comenta Moreno

La segunda mano es sinónimo de calidad y precio bajo. Una alternativa de lucir prendas únicas sin suponer un gran gasto económico. Muchas son las opciones para reutilizar la ropa y ahorrar dinero, ya que también existen páginas donde vender o intercambiar la ropa usada, siempre y cuando esté con un nivel mínimo de conservación. Así que no hay excusas, la ropa de segunda mano es la opción equilibrada entre vestir bien y respetar al medio ambiente.

EXCLUSIVIDAD

La exclusividad es uno de los factores determinantes que ha hecho que la compra de ropa vintage y de segunda mano se haya disparado en los últimos años. La gente busca diferenciarse del resto, destacar entre la población. Una de las formas más ‘fáciles’ de conseguir ese estatus o sensación de diferencia tiene que ver con la moda, y en el caso que estamos tratando, concretamente la de segunda mano.

Daniela, consumidora de ropa vintage, en la tienda Flamingo Vintage de Valencia

Vamos a analizar los procesos psicológicos que intervienen en las decisiones de compra de los consumidores y por qué la exclusividad (uno de los grandes reclamos de la ropa de segunda mano) es tan importante para las personas.

Hay que tener en cuenta que las grandes compañías de la industria de la moda ejercen una gran influencia gracias a la publicidad masiva de sus productos. Las tiendas y webs que venden prendas de segunda mano no son menos.

Por si no lo sabes, los heurísticos son atajos mentales que ayudan a que nuestros sistemas mentales que intervienen en la toma de decisiones no se sobrecarguen. Tal y como nos comenta José Antonio Castaño, licenciado en Psicología por la UNED hay heurísticos como el de representatividad que resultan ser herramientas muy útiles para los vendedores. José Antonio señala que: “este heurístico sería la base que nos hace pensar que un producto caro tiene que ser bueno, aunque luego el precio no concuerde siempre con las expectativas de calidad del cliente”. Otros heurísticos, como el de disponibilidad también cumplen un papel crucial en la publicidad.

“Las empresas se sirven de procesos psicológicos como por ejemplo los heurísticos para vender su ropa”, añade José Antonio García

 Este atajo mental hace que basemos nuestra toma de decisiones en la primera información que tenemos disponible en nuestra mente, por eso si una marca tiene puesto en su claim: “De lo bueno lo mejor, de lo mejor lo superior” cuando estemos en una tienda y veamos un producto de esta marca la primera información que nos vendrá será que sus productos son buenos y habrá más probabilidad de que los compremos.

Respecto a lo comentado anteriormente de la neceisdad de sentirse diferente, Castaño comenta lo siguiente: “más que diferentes, nos gusta ser identificados por nuestro grupo de pertenencia y diferenciarnos de los demás. Por eso nunca verás a un bailarín de break dance vistiendo como un heavy”.

En cuanto a la exclusividad de los productos (en este caso ropa de segunda mano), está claro que la ropa de segunda mano es exclusiva porque no se produce en masa como los que se catalogan dentro del marco de la Fast Fashion

Tienda Reusado Valencia

Preguntamos a José Antonio sobre procesos psicológicos o patrones que pudieran explicar por qué es tan importante para ciertas personas tener prendas limitadas o exclusivas en su armario, y nos enumeró algunos de los principios básicos que forman la Teoría sobre los Procesos de Influencia de Robert Cialdini, uno de los mayores expertos en este ámbito: “Muchas veces buscamos prendas limitadas para validarnos socialmente. Si los demás compran una sudadera que es cara (o en el caso de la ropa de segunda mano, el número de prendas es limitado) es normal que surja en mí la necesidad de comprarla también”.

“Muchas veces buscamos prendas limitadas para validarnos socialmente

Hablando precisamente de prendas cuyo número es limitado, José Antonio nos habla de la escasez, otro de los principios básicos de la teoría de Cialdini: “valoramos más aquellas cosas que están fuera de nuestro alcance o que son difíciles de conseguir. Poseer bienes de consumo que escasean o que son difíciles de conseguir para los demás es una forma de reafirmar nuestra identidad personal, haciéndonos sentir únicos por tener algo que muy poca gente o nadie tiene”.

Relacionado