Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

PFW Fall 2020

Givenchy

Clare Waight Keller se inspiró en el cine francés New Wave, películas de Nouvelle Vague, colecciones de mediados de siglo de Hubert de Givenchy, ilustraciones de Katty La Roca y Helena Almeida, fotos en blanco y negro de Anouk Aimée…

Con una paleta de negro, blanco y rojo con toques de azul, verde, gris, beige y granate, fue una colección más formal que se centró en la sastrería y con los hombros en el punto central de la colección, pero con mangas suaves y completas.

Los vestidos tenían estampados geométricos, lunares, rayas y cuadros.

Para los looks de noche, había muchas plumas y flecos, con volumen, transparencias y algo de brillo.

Los vestidos con capa me enamoraron, indudablemente el rojo que lució Kaia Gerber fue mi favorito del desfile.

Los chapeaux que lucieron algunas modelos como accesorio, que ya los vimos la temporada pasada y los cuales Keller comparó con capas porque ambos enmarcan la cara, fueron un recuerdo al fundador de la casa, que habría cumplido 93 años hace un par de semanas.

Valentino

La colección de Pierpaolo Piccioli de esta temporada tuvo como color principal el negro, con rojo, beige y toques de azul, verde, blanco y granate.

Cuando le preguntaron si se sentía más serio al crear esta colección, respondió: “No, pero la moda debe ser relevante”. Esa relevancia de la que hablaba estaba relacionada con la inclusión. Ha estado reflexionando sobre ello, y al igual que el pasado otoño eligió hombres y mujeres para modelar, esta temporada ha decidido incluir a modelos trans y curvies. “Es una colección realmente inclusiva. (…) No me importan las categorías ni los géneros, los tamaños o las edades. Siento que todos somos humanos. Ponte lo que quieras”. Quitar el color a las prendas fue solo un medio más para lograr este fin.

Abrigos y vestidos negros abrieron el desfile, y bastantes prendas de cuero. No fue hasta el look 26 cuando vimos un vestido entero a color (rojo), los looks anteriores lucían algún que otro accesorio rojo: un bolso de la nueva gama que están lanzando de Valentino Garavani Atelier adornado con flores, zapatos o guantes.

Los looks de noche fueron vestidos con encajes y lentejuelas preciosos. El desfile lo cerró Adut Akech luciendo un vestido de lentejuelas rojas espectacular.

Elie Saab

El Palais de Tokio acogió el desfile de Elie Saab, cuya colección se basó en una paleta de colores reducida, al igual que casi todos los demás desfines de la PFW: negro, gris, rojo y blanco, con algún look en morado oscuro o verde.

Los primeros looks tenían lazos, mangas abullonadas y volantes en las camisas acompañando a la sastrería.

El color fue apareciendo en escena con looks en rojo, como el vestido de encaje con una lazada en el cuello y acompañado de un cinturón a juego. Hubo también toques en dorado en prendas de color negro.

Las mangas abullonadas, en ocasiones con lunares, siguieron apareciendo en vestidos y blusas.

Los vestidos tuvieron mucho encaje, volantes y varios looks de los que sobresalían plumas o petalos.

Mis favoritos (rara es la colección de Elie Saab en la que consigo decantarme por alguno) fueron un look total black de pantalón y blusa de mangas transparentes, con lunares y abullonadas y lazada al cuello que lució Judy Kinuthia, y un vestido corto con volantes y con cola atrás, lazada al cuello y mangas del mismo estilo que el look anteriormente descrito que llevó Cindy Bruna.

Loewe

Para esta colección, Jonathan Anderson se inspiró en los orígenes españoles de Loewe. Quiso mostrar que hay que renovar la situación de la moda para las mujeres: “Tenemos que llevarla a un lugar nuevo”.

Jugó con las formas desde los primeros looks, vestidos con petos ovalados y caderas amplias, volantes, abullonados…

La paleta de colores sigue siendo básicamente la misma que en el resto de los desfiles de esta PFW: negro mayoritariamente, con beige, verde, azul, burdeos o naranja.

Los looks iban en tríos o parejas a lo largo del desfile y en distintos colores.

Mis favoritos: dos looks de abrigos enormes en verde y negro, y beige con gris. Y los bolsos, por supuesto.

Saint Laurent

El desfile de Saint Laurent de esta temporada se podría resumir en una palabra: látex. Anthony Vaccarello utilizó este material para darle un giro a su colección: chaquetas de doble abotonadura acompañadas de mallas de látex, camisetas de este mismo material… y blusas drapeadas, vestidos, botas, corsés también.

La paleta de colores fue muy variada, sobre lo cual Vaccarello dijo que se había vuelto tan colorido porque siempre le decían que solo hace prendas en negro. Aquí una amante del negro a la que eso no le disgusta ni un poco, pero he de reconocer que en esta colección el color en las prendas YSL queda genial.

Mención aparte a las exquisitas chaquetas, las blazers acompañaban a las mallas de látex o a faldas de cuero, y fueron combinadas con blusas o sujetadores, y eran maravillosas. Lisas, de cuadros, bicolores, de cuero, y en una gran variedad de colores.

En la pista, las modelos desfilaron seguidas de los focos, con las manos en los bolsillos y brillando debido al látex de su ropa. Simplemente, ¡me encantó!

Dior

“Cuando las mujeres se paran, el mundo se detiene”. Éste y muchos otros mensajes colgaban en carteles de neón por todo el set. La colección estuvo inspirada por fotos de la propia Maria Grazia Chiuri en la época de 1970 en París, durante su adolescencia cuando ella misma fecha su propio “despertar feminista”.

Hubo gran variedad de prendas, y también de estampados.

El desfile se centró en el color negro, intercalándose con look con estampado de cuadros, looks total White, y también hubo rombos, flecos, y algo de camuflaje y flores.

Chanel

Virgine Viard se inspiró en una fotografía de los 80 de Karl y de su musa en esa época, Anna Piaggi, a partir de la cual reinterpretó la bota de tacón grueso de Lagerfeld para acompañar los looks de la colección.

Viard se refirió a los pantalones como “de montar”, diseñados para abrirse en el lateral de la pierna con una serie de botones a presión, y las faldas se cortaron para que pudieran abrirse por el lateral del muslo.

Algunas chicas salieron en grupos de dos o tres, lo cual me pareció innovador y confuso al mismo tiempo, ya que no siempre llevaban atuendos a juego.

Vía Vogue Runway

Relacionado

PFW Fall 2020

Givenchy

Clare Waight Keller se inspiró en el cine francés New Wave, películas de Nouvelle Vague, colecciones de mediados de siglo de Hubert de Givenchy, ilustraciones de Katty La Roca y Helena Almeida, fotos en blanco y negro de Anouk Aimée…

Con una paleta de negro, blanco y rojo con toques de azul, verde, gris, beige y granate, fue una colección más formal que se centró en la sastrería y con los hombros en el punto central de la colección, pero con mangas suaves y completas.

Los vestidos tenían estampados geométricos, lunares, rayas y cuadros.

Para los looks de noche, había muchas plumas y flecos, con volumen, transparencias y algo de brillo.

Los vestidos con capa me enamoraron, indudablemente el rojo que lució Kaia Gerber fue mi favorito del desfile.

Los chapeaux que lucieron algunas modelos como accesorio, que ya los vimos la temporada pasada y los cuales Keller comparó con capas porque ambos enmarcan la cara, fueron un recuerdo al fundador de la casa, que habría cumplido 93 años hace un par de semanas.

Valentino

La colección de Pierpaolo Piccioli de esta temporada tuvo como color principal el negro, con rojo, beige y toques de azul, verde, blanco y granate.

Cuando le preguntaron si se sentía más serio al crear esta colección, respondió: “No, pero la moda debe ser relevante”. Esa relevancia de la que hablaba estaba relacionada con la inclusión. Ha estado reflexionando sobre ello, y al igual que el pasado otoño eligió hombres y mujeres para modelar, esta temporada ha decidido incluir a modelos trans y curvies. “Es una colección realmente inclusiva. (…) No me importan las categorías ni los géneros, los tamaños o las edades. Siento que todos somos humanos. Ponte lo que quieras”. Quitar el color a las prendas fue solo un medio más para lograr este fin.

Abrigos y vestidos negros abrieron el desfile, y bastantes prendas de cuero. No fue hasta el look 26 cuando vimos un vestido entero a color (rojo), los looks anteriores lucían algún que otro accesorio rojo: un bolso de la nueva gama que están lanzando de Valentino Garavani Atelier adornado con flores, zapatos o guantes.

Los looks de noche fueron vestidos con encajes y lentejuelas preciosos. El desfile lo cerró Adut Akech luciendo un vestido de lentejuelas rojas espectacular.

Elie Saab

El Palais de Tokio acogió el desfile de Elie Saab, cuya colección se basó en una paleta de colores reducida, al igual que casi todos los demás desfines de la PFW: negro, gris, rojo y blanco, con algún look en morado oscuro o verde.

Los primeros looks tenían lazos, mangas abullonadas y volantes en las camisas acompañando a la sastrería.

El color fue apareciendo en escena con looks en rojo, como el vestido de encaje con una lazada en el cuello y acompañado de un cinturón a juego. Hubo también toques en dorado en prendas de color negro.

Las mangas abullonadas, en ocasiones con lunares, siguieron apareciendo en vestidos y blusas.

Los vestidos tuvieron mucho encaje, volantes y varios looks de los que sobresalían plumas o petalos.

Mis favoritos (rara es la colección de Elie Saab en la que consigo decantarme por alguno) fueron un look total black de pantalón y blusa de mangas transparentes, con lunares y abullonadas y lazada al cuello que lució Judy Kinuthia, y un vestido corto con volantes y con cola atrás, lazada al cuello y mangas del mismo estilo que el look anteriormente descrito que llevó Cindy Bruna.

Loewe

Para esta colección, Jonathan Anderson se inspiró en los orígenes españoles de Loewe. Quiso mostrar que hay que renovar la situación de la moda para las mujeres: “Tenemos que llevarla a un lugar nuevo”.

Jugó con las formas desde los primeros looks, vestidos con petos ovalados y caderas amplias, volantes, abullonados…

La paleta de colores sigue siendo básicamente la misma que en el resto de los desfiles de esta PFW: negro mayoritariamente, con beige, verde, azul, burdeos o naranja.

Los looks iban en tríos o parejas a lo largo del desfile y en distintos colores.

Mis favoritos: dos looks de abrigos enormes en verde y negro, y beige con gris. Y los bolsos, por supuesto.

Saint Laurent

El desfile de Saint Laurent de esta temporada se podría resumir en una palabra: látex. Anthony Vaccarello utilizó este material para darle un giro a su colección: chaquetas de doble abotonadura acompañadas de mallas de látex, camisetas de este mismo material… y blusas drapeadas, vestidos, botas, corsés también.

La paleta de colores fue muy variada, sobre lo cual Vaccarello dijo que se había vuelto tan colorido porque siempre le decían que solo hace prendas en negro. Aquí una amante del negro a la que eso no le disgusta ni un poco, pero he de reconocer que en esta colección el color en las prendas YSL queda genial.

Mención aparte a las exquisitas chaquetas, las blazers acompañaban a las mallas de látex o a faldas de cuero, y fueron combinadas con blusas o sujetadores, y eran maravillosas. Lisas, de cuadros, bicolores, de cuero, y en una gran variedad de colores.

En la pista, las modelos desfilaron seguidas de los focos, con las manos en los bolsillos y brillando debido al látex de su ropa. Simplemente, ¡me encantó!

Dior

“Cuando las mujeres se paran, el mundo se detiene”. Éste y muchos otros mensajes colgaban en carteles de neón por todo el set. La colección estuvo inspirada por fotos de la propia Maria Grazia Chiuri en la época de 1970 en París, durante su adolescencia cuando ella misma fecha su propio “despertar feminista”.

Hubo gran variedad de prendas, y también de estampados.

El desfile se centró en el color negro, intercalándose con look con estampado de cuadros, looks total White, y también hubo rombos, flecos, y algo de camuflaje y flores.

Chanel

Virgine Viard se inspiró en una fotografía de los 80 de Karl y de su musa en esa época, Anna Piaggi, a partir de la cual reinterpretó la bota de tacón grueso de Lagerfeld para acompañar los looks de la colección.

Viard se refirió a los pantalones como “de montar”, diseñados para abrirse en el lateral de la pierna con una serie de botones a presión, y las faldas se cortaron para que pudieran abrirse por el lateral del muslo.

Algunas chicas salieron en grupos de dos o tres, lo cual me pareció innovador y confuso al mismo tiempo, ya que no siempre llevaban atuendos a juego.

Vía Vogue Runway

Relacionado