Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Ordenanza municipal de tenencia de animales de Rivas Vaciamadrid

Que puedo y no puedo hacer con mi perro es una pregunta frecuente que nos hacemos los dueños y la respuesta, casi siempre, la tiene el Ayuntamiento: Las Ordenanzas Municipales que regulan la tenencia y protección de los animales suelen enumerar los derechos y obligaciones de todo dueño de perro.

Varían considerablemente de una localidad a otra y es muy útil conocer los detalles y la letra pequeña para evitar sanciones y para evitar que nos prohiban algo que, por ley, no está prohibido (como entrar en bares ya que hay muchas ciudades que lo permiten si dueño del local así lo decide e indica en la puerta)

Con mucha frecuencia este tipo de ordenanzas están publicadas en la web del Ayuntamiento, basta con buscar en internet.

Pincha aquí para descargar la ordenanza completa del ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

 El texto aprobado en 2015 declara a Rivas ‘ciudad amiga de los animales’ y es considerada como una de las más avanzadas del país, en foros de defensa de los derechos de los animales.

Como usuaria activa de redes sociales leo a diario preguntas y quejas tanto de propietarios como de ciudadanos que no tienen perro. Por ello voy a seleccionar algunas de estas cuestiones junto a los puntos de esta normativa que lo regulan:

Perros ladrando sin cesar

Se prohíbe la permanencia de perros en las terrazas de los pisos, jardines y patios de los chalets debiendo permanecer en el interior de la vivienda en horario nocturno (22:00 a 8:00) en aquellos casos en que quede demostrada que la voca-
lización excesiva suponga un evidente perjuicio para la convivencia. Las personas propietarias o tenedoras de los animales podrán ser denunciadas si los animales molestan por sus vocalizaciones.

Perros sueltos


a) Los perros podrán permanecer sueltos en aquellos espacios públicos que el Ayuntamiento delimite para el esparcimiento de los perros definidos en el artículo 26.
b) Podrán permanecer sueltos en los parques públicos municipales bajo las siguientes condiciones:
— La persona responsable del perro suelto prestará especial atención a la obligación de la recogida de los excrementos que deposite el perro.
— No existirán personas en las inmediaciones (especialmente niños) a los que pueda molestar.
— No se permite la entrada de perros en zonas de juegos infantiles.
Y dentro del horario:
— Horario (de octubre a marzo) de 19:00 a 8:30.
— Horario (de abril a septiembre) de 21:00 a 8:30.
c) Podrán establecerse de manera particular restricciones para un perro en concreto a lo establecido en los apartados a) y b), si así fuera necesario debido a que dicho animal haya protagonizado incidentes de agresividad a otros animales o a personas, o posea cualquier otra característica que lo hagan difícilmente controlable.
d) El apartado 3 de este artículo, no es de aplicación a los perros catalogados como potencialmente peligrosos ya que su propia normativa de aplicación establece medidas de seguridad específicas.

Excrementos caninos

Las personas que conduzcan animales por la vía pública deberán recoger siempre los excrementos de las aceras, paseos, jardines y, en general, en cualquier lugar destinado al tránsito de peatones o esparcimiento de animales. Asimismo, deberán evitar las micciones en fachadas de edificios y mobiliario urbano.

Los excrementos deberán ser recogidos inmediatamente de la vía pública, espa-
cios públicos y privados de uso común y de los espacios habilitados para el esparcimiento de los perros. Se utilizará para su recogida una bolsa de plástico o cualquier otro envoltorio impermeable debiendo depositarse debidamente cerrado en contenedores de basura u
otro dispositivo que ponga a tal efecto la autoridad municipal.

Acceso a bares y edificios municipales

Las personas propietarias de restaurantes, bares, hoteles, cafeterías y demás establecimientos similares podrán permitir o no la entrada de animales domésticos de compañía en sus recintos. La entrada quedará limitada a las zonas de permanencia del público debiendo permanecer en todo caso bajo supervisión de la persona que lo porte y sujetos con correa o dentro de transportines adaptados para tal fin. Esta circunstancia deberá ser avisada en un cartel informativo a la entrada del recinto.

Del mismo modo queda permitida la entrada de animales de compañía en los edificios públicos municipales que presten servicios de naturaleza únicamente administrativa, siempre y cuando los perros estén sujetos por correa o permanezcan dentro de sus transportines adaptados y siempre bajo vigilancia de la persona portadora. Esta circunstancia deberá ser avisada en un cartel informativo a la entrada del recinto.

Atropellos y fugados

En caso de atropello de un animal, si la persona propietaria no estuviera presente. En caso de resultar dicho animal herido, el conductor o conductora del vehículo, tendrá la obligación de comunicar a la autoridad municipal competente lo sucedido para que se que tomen las medidas oportunas. En ningún caso se abandonará un animal herido.

Censo de perros

Las personas propietarias de perros o gatos están obligadas a inscribirlos en el censo municipal de animales domésticos y de compañía del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, dentro del plazo máximo de tres meses contados a partir de la fecha de nacimiento o un mes después de su adquisición.

Para la realización del censo municipal será necesario:
a) Que el animal este dado de alta en el Registro de Identificación de Animales de
Compañía de la Comunidad de Madrid con los datos actualizados.
b) Presentación en el Registro Municipal, debidamente cumplimentado, del impreso suministrado por el Ayuntamiento, que deberá estar firmado por el propietario/a legal del animal. Adjuntando la documentación requerida.
c) La persona titular del animal deberá siempre tener la mayoría de edad legal cumplida.
d) Abono de la tasa municipal correspondiente.

También deberán comunicar al registro del censo municipal, en el plazo máximo
de un mes, cualquier modificación que se produzca en los datos registrales suministrados (cambio de domicilio o de titularidad, baja por muerte, etc)

Agresiones

La persona propietaria de un animal agresor tiene las siguientes obligaciones:
a) Facilitar los datos correspondientes del animal agresor tanto a la persona agredida o a sus representantes legales como a las autoridades que lo soliciten.
b) Facilitar el control veterinario oficial del animal durante el período que estime
oportuno.
c) No administrar la vacuna antirrábica durante el período que dure la observación ni causar la muerte del mismo.
d) Comunicar al servicio oficial que realiza la observación antirrábica cualquier incidencia que se produzca durante este período.
e) En el caso de muerte del animal comunicarlo inmediatamente al servicio oficial que realiza la observación para la realización de la toma de muestras correspondiente.

Relacionado