Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Opinólogos profesionales: escucha pero no interiorices demasiado o te volverás loca.

Hola bimamis!!!! En la entrada de hoy quiero hablaros de esas personas que con toda la buena fe (o no) del mundo opinan sobre cómo llevas tu embarazo, cómo vas a criar a tus bebés, cómo debes darles el pecho, como debes cogerlos… STOP!!! La maternidad es tuya y sólo tu vas a saber cómo se comportan tus hijos y qué hacer en cada caso, si bien es verdad que escuchar distintas versiones ya sean de tu madre, tu suegra, tu hermana… no va a matarte, ¿o si?

Todos sabemos que en cuanto gritas a los cuatro vientos que estás embarazada, tienes multitud de personas, en su mayoría con la mejor intención del mundo desgranandose en consejos para ti, si ellos hicieron esto o aquello, si tienes que darles el pecho así o asá… y al principio lo agradeces porque estás más verde y más asustada que nada, pero según avanza el embarazo, empiezas a saturarte.

Pues no te digo nada si encima son dos!!!! En nuestro caso, les falta persignarse y rezar por tu alma y digo yo, ¿Te he pedido opinión? No, verdad, pues a pastar señor@.

No me malinterpretéis, pero sinceramente cansa bastante que todo el mundo se intente meter en tu vida, aconsejando cuando nadie le pidió consejo y opinando cuando en ningún momento les pediste opinión.

Tampoco es cosa de ir de listillas por la vida, que a todas nos viene bien conocer el punto de vista de mamis que tienen experiencia, pero es por regla general que las que han sido madres hace poco son mucho más comedidas en el tema de lo que pueden serlo tu madre o tu suegra porque no entienden que ellas han sido madres (para muestra un botón, aquí te hallas tu) pero eso fue hace tiempo y las cosas en el campo de la maternidad y la pediatría cambian a toda velocidad.

Un tema peliagudo es el que os comenté en la entrada anterior, la hora sagrada y el piel con piel. Personalmente temo ese momento porque se que quiero que al menos el primer día nadie más que mi mujer y yo cojamos a las peques, pero ¿cómo se lo hacemos entender a nuestra familia? Pues habrá que hacer de tripas corazón y si no lo entienden y se enfadan, pues se siente, pero tu lo haces para ayudar a tus bebés. No les estás diciendo que no vayan a conocer a los bebés, ni que no puedan coger esa manita o ese piececito e incluso si tu les tienes encima (obvio que les tendrás encima) les den un beso en la cabecita o en el bracito (abstenerse manos mejillas por Dios) pero si les estás pidiendo que respeten esas primeras horas en las que tus bebés, tu pareja y tú os estáis conociendo.

También es un tema difícil de tratar tu forma y tu deseo de dar lactancia materna exclusiva o al menos de poner todo tu empeño en ello, porque luego puede que tristemente necesites ayuda o no pueda darse. También vamos a tener miles de opiniones sobre ello y es que mientras ayer reflexionaba sobre qué exponer en ese post, me sorprendí a mi misma descubriendo que no hace mucho (antes de ser mami, obviamente) yo misma pensaba que la lactancia a demanda era una locura y decía a quien quisiese oirme que yo no era “una vaquita lechera”, Aishhhh amiga mía que boca chancla eres muchas veces.

Si lees cualquier documento de la OMS o de cualquier asociación de pediatría o de matronas, verás que la lactancia debe ser a demanda, es decir, si tus bebés quieren alimentarse cada hora, es cada hora, al menos al principio y hasta que la lactancia esté instaurada y da igual que tu madre o tu suegra te digan la típica frase de “de eso nada nena, cada tres horas y quince minutos por pecho” esa tristeza se la inculcaron a ellas sus pediatras y así miles de lactancias se fueron al traste.

Otro tema gracioso (modo ironía on) es el de si las bebés tienen frío o no. Toda abuela del mundo (quien dice abuela, dice tía, cuñada, etc) se va a acercar a tus retoños, les va tomar la manita entre las suyas y te va a decir “Ay nena, este niño tiene frío” y es un error grande. Los recién nacidos siempre, siempre tienen las manitas y pies fríos, es más, nada más nacer tienen las extremidades casi moraditas, pero es por tema de circulación sanguínea nada más. Para saber si un bebé tiene frío basta tocarle la barriguita o la espalda, ya que es allí donde almacenan la grasa parda o marrón que es quien les aporta el calor suficiente, además de que si tiene frío va a llorar reclamando atención.

De hecho, es mejor que un bebé tenga un pelín (no que tenga hipotermia por favor) de fresco porque va a ser un bebé que se despierte y llore a que esté achicharrado de calor y entre en letargo, ya que de esta manera evitamos la temida muerte súbita del lactante.

La imagen me encantó y la tomé de google

Según vayan creciendo, no hace falta que sea mucho, con tres o cuatro meses vale, empezará la retaila de si les vas a dar algo más que solo teta, que se pueden quedar con hambre, que si tu a esa edad comías no se qué cosa… Yo aquí te digo algo y aún no soy madre y muchas que si lo sois podéis decirme, no tienes ni idea bonita. Haz un poco lo que tu veas conveniente. Si haces caso a pies juntillas al pediatra lo mismo te quieres morir un poco, si es a tu madre (que nadie crea que estoy en contra de la sabiduría ancestral de una madre) seguro que quieres saltar por la ventana… Haz lo que tu instinto te aconseje y si tu instinto te dice, no le des nada más que lactancia hazlo, si te dice, empieza con cereales sin gluten… pues asesórate bien y haz lo que consideres.

Estos últimos días, me he propuesto acaparar todo buen libro de consulta sobre crianza y alimentación (soy como Hermione Granger, si tengo una duda corro a buscar un libro) porque yo no soy nutricionista ni pediatra, con ser farmacéutica me sirve muchas gracias, y de momento tengo tres joyitas en mi biblioteca personal:

  • Comer, amar, mamar del Doctor Carlos González.
  • Se me hace bola, de Julio Basulto.
  • Entre tu pediatra y tu, también del Doctor Carlos González.

Sé que voy a ir atesorando más títulos y así podré formarme una opinión propia sobre cualquier tema que me preocupe en cuanto a la alimentación de mis peques, la forma de criarlas, etc

Si un opinólogo profesional según ve a tu pequeño, te dice que va muy abrigado o por el contrario desarropado, no te alteres, intenta hacer como que oyes llover y sigue a lo tuyo, porque es cierto que sólo necesitan una capita de ropa extra a la que llevas tu, pero tu y solo tu eres quien considera esto, nadie más. Si es verano y crees que va bien con un peto y las chichillas al aire, siempre que no esté en corriente, genial. Pero si piensas que debe llevar una camiseta y debajo un body, pues también genial, nadie más que tú verá si está en lo cierto o si ha errado. Pero eso no te lo dirá nada más que el ensayo y el error y no temas, no vas a poner en riesgo a tu bebé.

Espero que esta entrada a caballo entre el humor y verdades como templos, os haya gustado y os sirva de ayuda. Por favor que ninguna madre, suegra o familiar se me tire a la yugular, porque en el fondo sabéis que hacéis esto, aunque sea sin querer.

Un beso doble!!!

Relacionado