Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

“Nunca he cumplido los verdaderos estándares de una modelo profesional, pero aun así hay agencias y desfiles que quieren contar conmigo, y a día de hoy es lo que quiero”

Entrevista. Andrea Lozano es una joven madrileña y estudiante de Farmacia. Tiene 22 años y compatibiliza sus estudios universitarios con algo que le apasiona; el mundo de las pasarelas. Entrevistamos a Andrea, modelo de 1.80m de altura y 58 kilos, para conocer un poco más esta profesión. También nos cuenta cómo empezó, algunos consejos que debemos saber y algunos mitos que se deben desmentir, al igual que su opinión sobre temas que están al corriente de la actualidad como es dejar de promover la delgadez extrema.

Desfile en la Mercedes Benz Fashion Week- Maria Lafuente. Nuestra modelo en el minuto 10:14.

Pregunta. ¿Con cuántos años empezaste a dedicarte a esto?

Respuesta. Empecé con 15 o 16 años.  Me decía mucha gente que con lo alta que era por qué no me dedicaba a ello.  Me lo empecé a plantear y sí que me gustaba pensar en llegar a ser modelo algún día, pero también es cierto que nunca me puse por mi cuenta a intentarlo.

P. ¿Contactaste tú con alguna agencia porque hubo algo que te impulsó a querer trabajar de esto o contactaron contigo? ¿Cómo va un poco esto?

R. Iba andando por la calle y me preguntaron por el centro si me interesaría hacer un casting para una agencia de modelos. Esta agencia era muy poco seria, haciéndome pagar por todos los books, por cursos… y a cada chica le cobraban precios distintos siendo el mismo curso. Y de repente la supuesta agencia desapareció así que intuimos que todo era un timo y como consecuencia perdí bastante dinero invertido. Después me volvieron a parar por la calle, de otra agencia, y en esta sigo trabajando, a pesar de que tiene el mismo sistema que la agencia anterior. La suerte o ventaja con la que contaba es que al haber pagado previamente en la otra los books y cursos, no tuve que pagar nada.

El problema de esto es que hay mucha desinformación porque en muchas agencias te hacen pagar por entrar, pero si la agencia de verdad está interesada en ti te lo financian ya que con tu trabajo se llevan parte del dinero. Las agencias suelen engañar a las modelos.

P. Eres farmacéutica, utilizas esto como hobbie porque crees que no es algo que vaya a durar siempre o…

R. Sí, lo utilizo como hobbie aunque actualmente como trabajo, ya que con ello consigo ganarme un pequeño sueldo. Pero pensando a largo plazo, tengo claro que quiero trabajar en el ámbito de las ciencias, me gusta mucho, se las oposiciones que tengo que hacer… aunque también es cierto que si me hiciera famosa y ganara mucho dinero me replantearía las cosas (se ríe).

P. ¿Qué es lo bueno y malo de este mundo?

R.  Lo malo es que es un mundo muy artificial o superficial. Y por otro lado y algo mucho más personal, es que no me dedicaría profesionalmente a ello porque no consigo realizarme plenamente, lo utilizo más como hobbie. Creo que uno de los motivos por los que no consigo realizarme es porque muchos diseñadores se piensan que las modelos “no tenemos cerebro” o se piensan que no tenemos otra vida o estudios más allá de sus desfiles.

En cuanto a la parte buena; me apasiona la moda y me encanta este trabajo vistiéndome de numerosos diseñadores y además me gusta que haya profesionales que te maquillen, te peinen… también conoces a gente buena que puede cruzarse en tu camino, como en cualquier trabajo.

P. ¿Cómo ves estos estereotipos?

R. Siempre, lo de las “medidas imposibles” va a estar ahí. Yo peso menos comparado con el peso que tendría que tener por lo alta que soy. Aun así no estoy dentro de sus cánones de belleza. Lo siento, pero mi cadera es así y no me la voy a lijar (se ríe con una sonrisa irónica mientras me contesta la pregunta). Hay chicas muy guapas con un cuerpo bonito, pero al no estar dentro de esas medidas “no sirves”. Son muy cuadriculados. Son medidas que no son sanas, ya que son excesivas, y afortunadamente y dependiendo del diseñador, estas medidas están cambiando.

P. ¿Te exigían o ponían unos estándares para poder dedicarte a esto?

R. Estoy en tres agencias, de las cuales ninguna es muy exigente en el sentido de que algunas con más prestigio no me quieren contratar porque mi hueso de la cadera es muy ancho, a pesar de que esté delgada. Nunca cuentan conmigo.

A mí no me afecta porque soy segura de mi misma y estoy contenta con mi cuerpo, pero creo que sí que puede influenciar a aquellas que se quieran dedicar profesionalmente a ello. Por no hablar del poco tacto que tienen para decirte este tipo de cosas.

Con esto a lo que me refiero es que yo nunca he cumplido los verdaderos estándares de una modelo profesional, pero estoy contenta porque en las agencias en las que estoy me van sugiriendo trabajos y a día de hoy es lo que quiero.

P. Dentro de los desfiles en los que has participado, viste modelos de tallas grandes

R. No, en los desfiles que he participado no he visto ninguna mujer o chica “más rellenita”. De hecho, conocía a una chica que iba a participar en un desfile, y el diseñador le trató fatal al ver que no le entraba el vestido. La culpa fue de la agencia que mintió con las tallas de esta chica, y el diseñador como consecuencia entró en pánico. Ni siquiera esta chica la podríamos considerar como una mujer de talla grande.

P. ¿Crees que con las nuevas reivindicaciones de la sociedad estas condiciones exigidas para ser modelo cambiarán?

R. No te podría dar una respuesta a esto. Sí que es cierto que los nuevos diseñadores tienen menos prejuicios o estereotipos en el sentido de que si ven una chica que les gusta, no les importa tanto las medidas. Las medidas tan estrictas son más acordes a los grandes diseñadores cuyas ideas son arcaicas. Los diseñadores nuevos son más tolerantes y reacios a esas medidas absurdas.

P. ¿Si cambiaran, crees que podrías seguir trabajando en esto? ¿Cambiarías para poder seguir dedicándote a ello?

R. Yo ahora mismo no cumplo los estereotipos, quieren personas mucho más delgadas y no por eso he cambiado. Hago lo que puedo y los trabajos que me ofrecen, pero no podría estar en una agencia de élite porque no pienso dejar de comer, por ejemplo. Eso no es calidad de vida. Si me quieren bien, y sino pues nada. Igualmente creo que no pienso así ni me exijo tanto como otras modelos porque al fin y al cabo sé que en un futuro no quiero dedicarme a esto, querré trabajar de mi carrera que es mi verdadera pasión.

P. ¿Te has puesto alguna vez algo que no te gustaba o has hecho algún desfile que no querías?

R. Nunca he hecho un desfile que no quisiera hacer porque a mí nadie me obliga. La agencia cuando tiene algún trabajo contacta conmigo, me dicen el día del desfile y el casting y les digo si quiero o no, consulto cuánto me pagarían, si me interesa… por tanto no hago nada que no quiera. La decisión es mía. En cuanto a la ropa pues es trabajo, entra dentro de mi profesionalidad y tengo que enseñar lo que una persona ha hecho. Es cierto que cuando algo te gusta, disfrutas más del desfile, pero no es un problema el ponerme cosas que no me gustan porque me pagan para eso.

P. ¿Crees que el mundo de los “influencers” y de las modelos pueden parecerse generando a veces confusión? Es decir, ambos mundos se basan en la apariencia, en generar contenido posando y en exhibir algo que quieres mostrar.

R. Sí que algo que pueden tener en común es que ambos mundos son superficiales. Sin embargo, una influencer y una modelo no tienen nada que ver. La mayoría de esas influencers son chicas con dinero que les permite llevar un tipo de vida bastante agradable teniendo siempre “modelitos” y sitios que enseñar. Creo que para ser “influencer” nadie te exige nada, otra cosa es que sea difícil llegar hasta una masa de gente tan grande, pero no las ponen tantas pegas de estereotipos como a las modelos… no sé, no tiene nada que ver. Además el ser modelo conlleva estar formada a través de cursos, experiencia trabajando…

P. Algún consejo para esta gente que quiere ser modelo

R. Lo primero contactar con una agencia fiable y que les permita trabajar con los estándares y condiciones que puedan interesarles. No pagar a la primera agencia que venga porque al fin y al cabo la desinformación hace que puedan timarte, así que si este mundo está hecho para ti o les interesas irás subiendo poco a poco.

Por otro lado son importantes los cursos. Es cierto que donde de verdad aprendes es trabajando, ganando esa verdadera experiencia. Recomiendo hacer colaboraciones, que quiere decir hacerse sesiones de fotos de forma gratuita, pero a la vez estás formándote. Nadie en este mundo te regala nada a no ser que seas Kylie o Kendall Jenner.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Relacionado