Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

No Binario: la búsqueda de la deconstrucción del género de la sociedad chilena

Las personas no binarias son aquellas que no se sienten identificadas al género con el que nacen y que buscan transitar hacia un género neutro, el cual les permite ser femeninos y masculinos al mismo tiempo, o incluso, ni uno a la vez. Durante la búsqueda de su verdadera identidad, este lado de la comunidad LGBTIQ+ no ha tenido la visibilización de otros colectivos, siendo ignorados tanto por el Estado como por la sociedad.

Michel Riquelme, Coordinadore Ejecutive del Organizado Trans Diversidades (OTD), asegura que las personas no binarias tienen que enfrentar dos grandes problemas: por una parte luchar con uno mismo al no conformarse y no querer representar el género con el que se nació y por otro lado, cuando se logra superar esa barrera y se va hacia el género no binario, toca luchar contra la enorme discriminación por parte de la sociedad.

Las cifras son alarmantes, según el XVIII Informe Anual del Movilh, publicado en marzo del 2018 los casos de denuncias por homofobia y transfobia incrementaron un 45,7% en 2017, conociéndose 484 episodios de odio. Sin embargo, snandjndjsndjsndskdks.

Pipin Fashion Killa

Felipe Rojas (19) entra corriendo a la cafetería Miranda, ubicada en la calle O ´higgins, en Los Andes, llegó 20 minutos tarde a la entrevista. “¿La espera valió la pena o no? mi maquillaje está intacto, mi ropa fabulosa y no me caí en ni un momento cuando corría en estos zapatos con plataforma. ¿Te gustan?”, comenta.

@pipin.kasion.killa

Hijo de padres evangélicos, entre Primero y Segundo Medio, Felipe juntó fuerzas y le dijo a sus papás que era homosexual. La noticia no fue tomada de buena forma, ya que la religión tenía un gran peso en su forma de pensar. 

Sin embargo, ahora las ataduras que implicaban esconder su sexualidad ya no existían y Felipe comenzó a explorarse a sí mismo y descubrió que no se sentía como hombre, pero tampoco como mujer. Y que además, le gustaban los hombres pero que no se cerraba a enamorarse de una chica. Él era no binario.

“Al principio fue duro, me acuerdo que mi hermana se echaba la culpa de que a mi me gustara maquillarme porque ella una vez me maquilló”, recuerda.

¿En qué momento dejaste de seguir la heteronorma?

Fue cuando decidí salir del clóset, eso fue liberador. Ahí nació “Pipin Fashion Killa”,  empecé a explorar mis gustos y descubrí que me encantaba salir de la heteronorma a través de la ropa. No me gusta que le den género a la ropa porque es solo ropa, para mí si me gusta algo, me lo compro. Por ejemplo, a veces uso croptop, plataformas de 25 centímetros, pitillos apretados y maquillaje, todo esto está asociado a las mujeres, pero también uso ropa asociada al genero masculino, me da exactamente lo mismo.

¿Cómo has vivido tu proceso de liberación en Los Andes que se podría decir que es un pueblo chico?

Ha sido súper raro, cuando iba en segundo medio me vestía como loco, ocupaba pañuelos extravagantes, abrigos largos y peludos, y mucha gente me decía “no sé si eres gay o heterogéneo, tu ropa me confunde mucho” necesitaban decirme “tú eres esto”. 

He aprendido a que no me importen las miradas, porque me pasa desde hace años y lo acepto porque es parte del cambio, porque la gente no ve esto todos los días, un mino con plataforma y pollera de mallas.

¿Has tenido alguna mala experiencia con gente que no te entienda o no te acepte?

Demasiadas, pero trato de que me dé lo mismo porque al final termino estresándome yo, porque hay algo en la cabeza de ellos que los limita a entender.

Mucha gente me ha preguntado si soy trans y es muy fome porque no entienden. Pero, en el último tiempo me he liberado de muchas cosas, de los estereotipos de la gente al género y ahora aunque alguien me mire mal, me maquillo me pongo zapatos con plataformas de 25 cm, uso croptop y listo, me vale.

He pasado malos ratos en las tiendas donde voy a comprarme los zapatos, me miran de arriba a abajo, me miran la ropa, mi cartera y me dicen “ah son, para ti” despectivamente.

@pipin.fashion.killa

Rain of pasti

Su pasión por la moda nació en Primero Medio, cuando comenzó a leer sagradamente la revista Vogue y a ver desfiles de moda. Pero al mismo tiempo que se encantaba con la industria, aparecían cosas con las que no estaba de acuerdo, como el fast fashion, la admiración por las tallas pequeñas y el género que se le da a la ropa, incluso a los colores.

Felipe egresó el año pasado del Liceo Max Salas y entró este año a estudiar Diseño de Vestuario en el Duoc UC, pero a mitad de semestre congeló la carrera porque no le gustó la forma en la que enseñaban moda. “No podíamos dibujar a una mujer plus size, todo tenía que ser de talla pequeña”, asegura.

Decidió ocupar lo que aprendió en ese tiempo a su favor y creó su marca Rain of pasti, que es una tienda de ropa sin género, la puede usar cualquier persona.

¿En qué te inspiras para diseñar?

En la libertad, quiero que la gente se ponga mi ropa y se divierta. Además, traté de meter lo andrógino, o sea que una mujer o un hombre lo pueda ocupar y los modelos seleccioné para promocionar mi colección van desde mujeres flacas a plus size y por supuesto a hombres.

@pipin.fashion.killa

¿Te gustaría entregar un mensaje a través de tu ropa?

Mi tarea es demostrar que las personas no binaria existen, que es normal que no me identifique con ni un sexo, femenino ni masculino, y que solo vivo mi vida. Busco generar la inclusión, pero a través de algo amigable, si se acercan a preguntarme qué soy yo siempre respondo.

Me encantaría que las mujeres saquen la confianza que cada una lleva dentro y la proyecte, porque en esta sociedad que está tan dominanda por el machismo es difícil. Tengo amigas que pololean con tipos desagradables, que piensan que ellas son sus nanas y que tienen que estar a su servicio. Quiero que mi ropa para ellas signifique confianza y para ellos, que pueden explorar, romper límites y que eso no es malo.

Montserrat Góngora: “Siento que en este país ser lesbiana, trans o no binario es lo peor que te podría pasar”

Montserrat (23) egresó este año de la Universidad del Pacífico, en donde estudió Diseño de Vestuario y Textiles. Durante sus estudios, su meta siempre fue romper los límites de la moda y junto a sus compañeros de tesis, fueron los primeros en la historia de su carrera en hacer una colección de ropa adaptable a la identidad de género.

@soylam11

A mí no me puede llamar menos la atención lo que se ponga la gente, no me fijo en esas cosas, si un hombre se pone un peto o una mujer una polera enorme, me da lo mismo. 

“Cuando estudiaba, hacía cosas que a los profesores no les gustaba y era una lucha constante lograr que le dieran el visto bueno a mis diseños. Me acuerdo que nos pidieron crear un vestido de novia muy conservador, sin escote y muy tapadito pero yo hice uno de cuerina y básicamente mis modelos estaban en pelota. Siempre terminaba sacándome buena nota, al final mis profesores agradecían el romper de algún modo el esquema”, recuerda.

Para Montserrat, el cambio del paradigma sobre la percepción que tienen los chilenos sobre el género es algo que puede pasar solo si abrimos los ojos y nos damos cuenta lo absurdo que es ponerle sexo a los colores.

¿Intentas cambiar o romper los estereotipos de género a través de tus diseños?

Creo que la gente le pone nombre a las cosas solo para decir que existe, yo no me considero lesbiana, aunque esté pololenando con una mujer, puede que el día de mañana me guste un hombre. Nadie puede decidir quién le gusta.

Mi marca es unisex, es sin género, para todes. Creo que la ropa es ropa, no debería existir esa división de género, es innecesario dividir por hombres y mujeres.

Además, soy scout, jefa de Las Golondrinas, que son niñas entre 7 y 9 años. Me encanta que se pueda aplicar ideas y valores a los niños porque absorben todo y por eso con los otros jefes somos cuidadosos con lo que decimos. Yo trato de hablar con lenguaje inclusivo, para que se normalice y que nadie se sienta sole y así a les niñes se les queda grabado desde el inicio.

¿Crees que Chile está listo para aceptar a las personas trans, no binarios, fluid gender, etc?

No, Chile es un país muy conservador, la Ley Zamudio no funciona bien. Hay mucho miedo y es eso lo que limita, la gente mira al lado y crítica, el gran problema es que no hay empatía, la gente no tiene educación, si hubiese más información sobre esto, no haría ignorancia, por ejemplo piensan que las mujeres lesbianas y hombres gays se tienen que ver de cierta forma.

Si viviésemos en un mundo ideal, en el que la gente no tiene estereotipos de género y que solo estamos preocupados de ser felices, no existieran todas estas personas que sufren por ser lo que son.

Cuando salí del clóset no lo pasé mal porque mi círculo cercano es bacán y no me dijeron nada, pero cuando salgo con mi polola me gritan “dense un beso” desde lo vulgar, siento que falta mucho tiempo para que Chile se abra y deje de ser tan poco tolerante.

¿Cómo nace Omnia y cuál es su principal objetivo?

¿Cómo sientes que el público ha recibido la marca?

¿Cuál fue el mayor desafío de crear esta línea de ropa?

Como diseñadora, ¿cuál es tu manera de cambiar los prejuicios que se tiene en Chile sobre la ropa?

 

Relacionado