Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Neurociencias aplicadas a la gestión del Capital Humano

Especialistas describen cómo las neurociencias ayudan a gestionar el liderazgo en las organizaciones en un contexto de crisis.

La década de los noventa precipitó un gran avance en las investigaciones y descubrimientos sobre el funcionamiento del cerebro humano. En la actualidad, organizaciones de todo tipo y tamaño están incorporando tanto los conocimientos sobre funciones y mecanismos cerebrales como la metodología de investigación de las neurociencias a sus operaciones.

Fernando Rivera, Director de RRHH de Gestión Compartida.

“La neurociencia cognitiva establece un metamodelo sobre cómo opera el cerebro, que se puede aplicar a diferentes contextos como las organizaciones, la educación, la justicia, y por supuesto, el área clínica que aporta las principales investigaciones. Teniendo en cuenta que la conducta se rige por procesos intelectivos y afectivos controlados y automáticos. Estos conocimientos aportan a las organizaciones herramientas para entender cómo se construyen las relaciones interpersonales en las empresas”, describe, Fernando Rivera, Director de RRHH de Gestión Compartida.

Las Neurociencias Cognitivas establecen un modelo de la persona estudiado en su contexto autobiográfico. Ese contexto tiene interrelación con el sistema físico-socio-cultural en el que la persona se desarrolla, por lo tanto no es solo biológico, sino que hay otros aspectos que influyen en este modelo. Román Lüscher, Director de la Secretaría de Neurociencias Cognitivas de CIFAL Ar – UNITAR – ONU, explica cómo las Neurociencias brindan la posibilidad de trabajar en áreas específicas y prácticas concretas en la gestión del Capital Humano.

Rivera formó parte de la primera promoción de profesionales certificados internacionalmente en Neurociencias Cognitivas Aplicadas a las Organizaciones. Según explica, cinco procesos claves del cerebro están íntimamente relacionados con nuestras responsabilidades cotidianas en el trabajo: Construcción de Significados, Sistemas de Memoria, Sistemas Atencionales, Funciones Ejecutivas y Emociones. “Hoy –enfatiza- hay correlatos directos comprobados por la ciencia entre esos procesos intelectivos y cómo se traducen en comportamiento. Estamos ante la puerta de un fascinante mundo que nos permite gestionar de una forma más humana y efectiva temas como Liderazgo o Talento”.

“…En el contexto actual, es fundamental que los líderes entiendan que estamos viviendo circunstancias excepcionales, por lo tanto, deben generar acciones extraordinarias, y entender que el proceso de estrés y de ansiedad que viven los equipos afectan la productividad. Es importante el aporte de las neurociencias para entender cómo opera la conducta de las personas.”- Román Lüscher

El capital humano es primordial para alcanzar los propósitos de las empresas, por lo que las neurociencias son un elemento fundamental para la gestión y procesos de liderazgo. “Cualquier organización gestiona relaciones laborales e interpersonales con sus integrantes, por lo tanto, las neurociencias intervienen en los procesos de comunicación, en la regulación de las emociones, en los procesos de liderazgo y cómo ese líder gestiona las capacidades de los equipos y la resolución de problemas”, determina.

La gestión del liderazgo en un contexto de crisis

En el contexto de incertidumbre que viven las organizaciones por la crisis desencadenada a raíz de la pandemia por Covid-19, más que nunca todas las acciones tienen que estar centradas en las personas. Para esto es muy importante, desde el punto de vista de las neurociencias cognitivas, la experiencia afectiva que tengan los integrantes de esas organizaciones.

Todas las vivencias están asociadas a una experiencia afectiva, compuesta por dos elementos fundamentales: la valencia, que puede ser positiva o negativa, y el arousal, que es el grado de activación que va a tener esa valencia. Por lo tanto es muy importante el contexto y un clima de trabajo positivo, porque favorece  la reducción de los factores estresores. “Cuando tenemos estrés, aumentan los niveles de cortisol en nuestro cerebro, y cuando eso sucede, se reduce la memoria de trabajo, que gestiona nuestros recursos cognitivos y atencionales para hacer nuestras tareas diarias”, describe Román Lüscher.

Según el especialista, este proceso afecta directamente la productividad de los equipos de trabajo: “Si mi equipo de trabajo sufre estrés, la tarea diaria se va a ver afectada. En el contexto actual, es fundamental que los líderes entiendan que estamos viviendo circunstancias excepcionales, por lo tanto, deben generar acciones extraordinarias, y entender que el proceso de estrés y de ansiedad que viven los equipos afectan la productividad. Es importante el aporte de las neurociencias para entender cómo opera la conducta de las personas”.

Sin duda, la posibilidad de conocer cómo funciona el cerebro de un individuo en su rol como líder o integrante de un equipo de trabajo, no sólo constituye un desafío, es también un tema que debe formar parte de la agenda de las grandes empresas, sobre todo, en contextos de incertidumbre.

Para afrontar este desafío, una técnica que están implementando en la formación de líderes es el trabajo del modelaje resiliente de la incertidumbre y la ansiedad. “Entrenamos en estrategias para poder manejar los pensamientos que tienen diariamente. Las personas tenemos 60 mil pensamientos diarios, si la mayoría son negativos, eso influye en las capacidades laborales, afectivas y familiares. Hoy todo eso está muy mezclado, entonces es importante trabajar la resignificación de la realidad para encontrar un propósito diferente al cual estábamos acostumbrados”, precisa.

Para Fernando Rivera, “hay una oportunidad de repensar el Liderazgo como capacidad colectiva. Fundamentalmente hay que apuntar a la construcción de confianza: hoy la organización puede convertirse en un refugio simbólico que cambie definitivamente los modelos productivos del futuro con mayor consciencia universalista”.

Entrenamiento de líderes con equipos interdisciplinarios

A través del Buró Internacional de Neurociencia Cognitiva Aplicada (BINCA), institución de la que es vicedirector ejecutivo, Román Luscher desarrolla programas de formación enfocados en el entrenamiento de líderes para ser efectivos en su rol.

Según la institución, el liderazgo se entrena desde diferentes elementos que aplican múltiples técnicas, dependiendo del contexto en el que se desarrolle el entrenamiento y de los objetivos de la organización o del líder. “Consideramos que el líder se hace, con entrenamiento, práctica y ejercicio. Es importante repensar las organizaciones a partir de la incorporación de estos elementos, que en definitiva impactan en la toma de decisiones”, concluye Luscher.

El 17 de junio próximo Gestión Compartida estará brindando el webinar “Impacto del COVID-19 en la gestión de las empresas: La llave de las Neurociencias Cognitivas” en Espacio Conexión, su programa de formación empresarial, con la presencia de Pablo Román Lüscher y Matías Bertone, Director académico del consejo de neurociencias cognitivas Cifal Argentina. 

En la conferencia, abordarán temas como los Principios fundamentales de las neurociencias aplicadas a las organizaciones, implicancias en el reclutamiento de personal; cómo operan los procesos de incertidumbre y de ansiedad dentro la organización, la importancia de entender el cerebro social y el impacto del modelaje resiliente y el rol de los líderes. La actividad es online, gratuita y requiere inscripción previa.

Sin duda, la posibilidad de conocer cómo funciona el cerebro de un individuo en su rol como líder o integrante de un equipo de trabajo, no sólo constituye un desafío, es también un tema que debe formar parte de la agenda de las grandes empresas, sobre todo, en contextos de incertidumbre.

Relacionado