Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Moda pandémica

El 2019 fue un año lleno de nuevas tendencias, bueno, más bien remakes de tendencias; pudimos ver nuevos aires bohemios de los 70’s como pantalones y mangas acampanados, vibras ochenteras con los famosos mom jeans y blazers oversize, pero también logramos ver mucho de los noventas y dos miles como las minifaldas, overoles, tops de tirantes, outfits y maquillajes metálicos y neones muy a la Spice Girls. Cuando el 2019 llegaba a su fin, volvieron las diademas tipo a gogó y comenzó la moda de los accesorios para el cabello con perlas, también pudimos ver los cortes de cabello tipo bob y en maquillaje colores vivos en los que contrastan los full glam llenos de glitter con los simples delineados en colores neón.

Desde que fue declarada una pandemia mundial a mediados del mes de marzo, nuestra vida dio un giro forzoso e inesperado que nos obligó a hacer cambios de rutina y hábitos como en la alimentación, cómo vestimos, cómo nos maquillamos e incluso comenzamos a tener tiempo de sobra para hacer cosas que siempre quisimos pero por falta de tiempo o incluso ganas, nunca nos habíamos animado a hacer.

En lo que respecta al arreglo personal, claro que cuando recién comenzaba la cuarentena, te dabas tu manita de gato para las juntas en zoom o para hacer facetime con el novio, pero conforme pasaban los días, comenzó a desvanecerse ese hábito y empezó a ser menos importante. La actividad en redes sociales se disparó y el contenido de las nuevas generaciones comenzó a marcar tendencias de moda. Específicamente Tik Tok, que para nosotros millenials es el nuevo Vine (pero con adolescentes súper desarrollados y populares. No entraremos en detalle.), mostraba tendencias de moda muy despreocupadas y minimalistas, pero en lo que a maquillaje respecta, actualmente no hay mejor plataforma para encontrar inspiración en moda y maquillaje que Tik Tok. 

En fin, toda esta pandemia nos trajo como consecuencia ese estilo despreocupado que siempre hemos querido usar en público o llevarnos a la oficina pero no nos habíamos animado, hasta este momento al menos todo nuestro equipo en la oficina, ya nos vio sin gota de maquillaje. Tal vez a nuestro regreso a la nueva normalidad usemos estos estilos sin que nos digan: “te trajiste la pijama” o ir de caralavada sin el típico “¿qué onda el demacre?”.

Relacionado