Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Mi rutina facial

¡Hola de nuevo! Hoy te traigo una rutina facial que si no la haces ya, deberías empezarla. Lo primero que debemos saber es qué tipo de piel es la nuestra. Una vez descubierto esto, escogeremos los productos indicados para nuestra limpieza facial.

– Primer paso: Gel facial

Este paso es uno de los más importantes, estemos maquillad@s o no, es IMPRESCINDIBLE realizarnos una buena limpieza facial, para ello utilizaremos en primer lugar un gel facial adecuado a nuestro tipo de piel. No es necesario ningún otro instrumento para la maniobra.

Pondremos el agua templada; ya que facilitará el trabajo y además es mucho más agradable que el agua fría, nos humedecemos la cara y seguidamente depositamos el gel facial en la mano y vamos masajeando el rostro con movimientos circulares. Una vez finalizado, retiraremos con abundante agua.

No tiene por qué haberse retirado todo, ya que los dedos no llegan a limpiar todas las superficies de la cara al 100%.

– Segundo paso: Desmaquillante

Para este paso necesitaremos un desmaquillante (a poder ser uno específico de ojos y boca y otro general para el resto del rostro) y varios discos desmaquillantes.

Siempre es mejor tener un desmaquillante específico para cada zona del rostro ya que de esta forma no dañaremos ninguna de éstas y además retiraremos el maquillaje con mayor facilidad.

Para empezar, depositaremos unas gotas de desmaquillante en el disco y empezaremos apoyándolo sobre un ojo dejándolo actuar unos 5 segundos por ojo. De esta manera podremos observar como el maquillaje se retira mucho más fácilmente y sin dañarnos. Los movimientos deben ser suaves y circulares.

TIP: Si seguimos viéndonos la zona de los ojos oscura, podemos coger un bastoncillo de algodón y echarle unas gotas de desmaquillante, lo pasaremos con cuidado por la zona de las pestañas y terminaremos de retirarlo del todo.

Finalmente realizaremos la misma maniobra por el resto de la cara.

– Tercer paso: Tónico

Aquí empieza el momento “relax”. Ya nos hemos quitado el trabajo sucio, ahora nos relajamos y desconectamos.

Pondremos unas gotas de tónico en un disco y lo pasaremos por todo el rostro a toquecitos (evitando la zona de la ojera, ojos y boca). Dejaremos que el rostro absorba el producto antes de pasar al siguiente paso.

– Cuarto paso: Agua Termal

Este es un paso opcional, pero si disponéis de uno os recomiendo que lo utilicéis ya que aporta frescura, luminosidad y aporta una sensación muy agradable a la piel. Tan solo tenemos que hacernos tres “flis flis” con ojos y boca cerrada, y dejar que la piel absorba.

– Quinto paso: Sérum

Siempre es recomendable tener uno ya que unifica bastante la piel y la deja tersa y suave. Hay distintos formatos pero el más común es el de tipo ampolla. Si tenemos este, debemos aplicar unas cuatro o cinco gotas en las yemas de los dedos e ir distribuyéndolo por todo el rostro (evitando nuevamente la zona de la ojera, ojos y boca).

– Sexto paso: Hidratante

Debemos recordar que esto es una rutina facial de MAÑANA. por lo que en este paso evitaremos los aceites y las cremas excesivamente densas. Optaremos mejor por cremas hidratantes ligeras o efecto gel para que a lo largo del día nuestro rostro no se engrase. Si la crema contiene protección solar mucho mejor, de esta forma al mismo tiempo que hidratamos, también protegemos.

Pondremos un pegotito del tamaño de una lenteja en la frente, nariz, barbilla y mejillas. Seguidamente iremos distribuyéndolo por toda la cara con movimientos circulares y ascendentes, pasaremos también por la zona del cuello con lo que nos sobre (si se da el caso).

Para la zona de la ojera y ojos utilizaremos un contorno de ojos hidratante pero ligero y lo aplicaremos a toquecitos con los dedos anulares ya que son los que menos presión harán.


Y esta ha sido mi rutina facial diaria, y la que podéis usar al completo siempre escogiendo los productos indicados a vuestro tipo de piel.

Espero que os haya servido de ayuda y podáis ponerlo en práctica.

¡Hasta la próxima!

Relacionado