Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Mi primera vez

Digitalmente hablando claro…

Dicen que la primera imagen que verán los marcianos será la de Hitler haciendo no se qué. Yo solo espero que no sea la que subí cuando tenía 14 años en mi primer blog de MySpace, eso si que da miedo. Era un esperpento en plena pubertad. Un cuasi humano con aparato y resignado al acné. Era un primer selfie poniendo una pionera cara de pato y conseguí ser una de las primeras frikis de la historia 1.0. Lo confieso, fuí otra más que agravó el asunto de exterminar las fotos normales. Me creía Cindy Sherman y en realidad era una cibernauta sin control. Era gratis, eso sí, y no hacía daño a nadie… aunque para mi misma fuese un suicidio, eso era obvio puesto que seré uno de los primeros objetivos de nuestros amigos del más hallá. En serio, sólo espero que no sea esa la primera foto que anda rulando por el espacio ni ninguna otra de cualquier amiga choni con cara de ganso “enfadao”, porque si no, esos alienígenas que quieran invadir nuestro planeta van a pensar que lo tienen más que chupado. O puede que, una vez aterrizados, salgan de la nave con su palo selfie y se hagan una foto de grupo para subirla al marcianogram. Ahora no tenemos una vida activa si no una colección de fotos. Puede que ellos también. Porque cuantos más hobbies, más histories en las redes sociales. Viajamos por “selfies en” y no por “aprender de”. El afán no es llevar una vida completa, si no un Instagram actualizado. ¿Y qué le voy a contar yo a mis hijos? si lo podrán ver todo en mi perfil. En realidad nos estamos volviendo unos sosos, unos macarras, unos paletos y unos “desgracios” de lo digital. Y los extraterrestres lo saben. Saben que hay más ácido hialurónico que agua en el mar y que somos unos “aplatanaos”. Y nos creemos muy listos… pero los marcianos son más y en vez de pintarse las cejas con rotulador ellos no tienen. Y van en bolas por la vida, puede que sea porque cuando llegan a la tierra viajan con ryanair pero, tampoco sé si se ponen pijama porque nunca he visto a uno durmiendo. Y… ¿por qué son verdes? ¿Será porque llevan una dieta vegetariana muy estricta? Lo que está claro es que ninguno sufre de obesidad, si no de todo lo contrario. No sé si hacen deporte porque así, mazaos, no se le ve a ninguno. En realidad son unos tirillas con super poderes y más vagos que un perro en verano ¿os habéis fijado? no articulan ni media palabra. Y para reproducirse sólo les basta con tocarse la punta de un dedo, son unos “cansaos” hasta para eso… En fin… que marcianos, cuando leáis esto, que os quiero mucho. Y que sea como sea, cuando vengáis traeros un wifi que funcione de lujo… porque el jamón ya lo pongo yo… digo el tofu.

Relacionado